¿Por qué el CEFER tiene más de 66 libros?

Hemos escuchado la objeción en cuanto a los libros en el Canon y los libros por fuera del Canon, lo que plantea la pregunta: ¿Cómo un libro llega a ser parte del Canon? El Concilio de Nicea fue el primero en crear un Canon (lea: el gobierno de la recién formada Iglesia Católica o "universal"), sin embargo, la formación de tal Canon (la lista oficial de los libros que se permitirían leer), no fue uno de los temas importantes según los decretos aprobados por el Concilio en esta reunión.

Los libros incluídos en el Canon no son los mismos que tiene en su Biblia, a menos que esta incluya a Judith y el Apocalipsis de Pedro; además si su biblia contiene Revelación - Apocalipsis, entonces Usted está leyendo un texto no incluído en el Canon, al menos de acuerdo con Nicea.

Uno podría hacer la pregunta: ¿Qué criterios se utilizaron para formar el Canon? Respuesta: ¿Quién lo sabe? La respuesta más obvia parece haber sido: "Creemos que estos son los libros que se debieran estar ahí".

Posteriormente, recibimos un nuevo Canon del consejo de Laodicea (sí, de la boca de los "tibios") incluyendo una lista diferente de libros. Sí; diferente de los libros que hoy incluye la Biblia. Finalmente, el Concilio de Trento (desarrollado entre 1545-1563) definió el Canon de la Biblia Católica moderna que incluye los libros apócrifos. Por su parte, la Biblia King James, también incluía a los apócrifos hasta 1857, eliminando toda duda de que tales libros existían tanto en las Biblias Católicas como en las Protestantes. De manera que podemos decir que si Usted no está leyendo los Libros Apócrifos, entonces está ignorando los textos del Canon de aquella época.

Sin embargo, los que aceptamos el Shabbath como se establece en las Escrituras (que es el séptimo día, no el octavo ni el primero), no nos inclinamos a aceptar la opinión de aquellos que crearon una religión que fusionó las doctrinas de la Fe con elementos del paganismo como los que practicaban los romanos en ese momento, y que convenientemente crearon un "Canon". En su lugar, nos fijamos en el Textus Receptus, el texto que hemos recibido en griego, arameo y hebreo.

La cautividad ha sido liberada de la esclavitud romana y de su marca, que es la adoración en el domingo (lo cual no se describe en ninguna parte del "Canon").

Antes de considerar rápidamente que Usted no puede leer 4 Ezra, 1 Macabeos, la Sabiduría de Siraj, el Libro de Enoc o los Jubileos porque no fueron puestos en el Canon, considere la procedencia de los mismos. Los esenios de Qumran consideraron que los textos de Enoc y Jubileos eran lo suficientemente valiosos como para hacer múltiples copias de ellos, mostrando así su desacuerdo con Roma. Tal vez deberíamos considerar su opinión acerca de los romanos.