×

Toráh Semanal

Blog: Spanish Weekly Torah Portion

Qoraj

Posted by Cepher Publishing Group on 5/28/2020

30 Mayo, 2020 - 5 Junio, 2020 

9 Sheliyshiy Jodesh (Ciyvan) - 15 Sheliyshiy Jodesh (Ciyvan)
 
PARASHÁ: Bemidbar (Números) 16:1 - 18:32

AHORA bien, Qoraj hijo de Yitshar, hijo de Qohath, hijo de Leviy, Dathán y Aviyram, hijos de Eliy’av y On, hijo de Peleth, hijos de Re'uven, reunieron hombres, 2 y se levantaron contra Moshéh, con doscientos cincuenta jefes de la asamblea de los hijos de Yashar'el, varones de renombre. 3 Y se juntaron contra Moshéh y Aharón, y les dijeron: “¡Vosotros habéis ido demasiado lejos! Si toda la asamblea es qadosh, cada uno de ellos, y Yahuah está entre ellos, ¿por qué pues, os levantáis por encima de la asamblea de Yahuah?” 4 Y cuando Moshéh lo oyó, se postró sobre su rostro. 5 Y habló a Qoraj y a toda su comitiva, diciendo: “Mañana Yahuah mostrará את quién es suyo, את y quién es qadosh; y a quien את haya elegido, hará que se le acerque a Él. 6 Haced esto: “Tomad incensarios, Qoraj y toda tu comitiva; 7 mañana, poned fuego en ellos y poned en ellos incienso delante de Yahuah; y acontecerá que el hombre a quien Yahuah eligiere, ese será qadosh. ¡Habéis ido demasiado lejos, hijos de Leviy!” 8 Moshéh dijo a Qoraj: “Escuchad, os ruego, hijos de Leviy. 9 ¿Os parece poco que el Elohai de Yashar'el os haya separado de la asamblea de Yashar'el acercán­doos a Él para que ministréis את el servicio del Tabernáculo de Yahuah, y estéis delante de la asamblea para ministrarles? 10 Y os ha acercado a Él, y a את todos vuestros hermanos, los hijos de Leviy con vosotros, ¿acaso también queréis el sacerdocio? 11 ¿Por qué tú y toda tu comitiva os juntáis contra Yahuah? ¿Y qué es Aharón, para que murmuréis contra él?”

12 Entonces, Moshéh mandó llamar a Dathán y a Aviyram, hijos de Eliy'av, pero ellos dijeron: “No subiremos. 13 ¿Es cosa pequeña que nos hayas sacado de una tierra que fluye leche y miel para matarnos en el desierto, sino que también pretendes erigirte como príncipe sobre nosotros? 14 Además, tampoco nos has traído a una tierra que fluye leche y miel, ni nos has dado heredades de campos y viñedos. ¿sacaréis los ojos a estos hombres? ¡No subiremos!” 15 Moshéh se enojó mucho y dijo a ‘El-Yahuah: “No recibas su ofrenda. No les he quitado ni un asno, ni he herido a את ninguno de ellos.” 16 Y Moshéh dijo a Qoraj: “Mañana, tú y toda tu comitiva, presentaos delante de Yahuah. Tú, ellos y Aharón. 17 Tome cada uno su incensario y pongan incienso en ellos, y presentaos delante de Yahuah, cada uno con su incensario; doscientos cincuenta incensarios; también tú y Aharón, cada uno su incensario.” 18 Entonces cada uno tomó su incensario, pusieron fuego e incienso en ellos, y se mantuvieron en pie a la entrada del Tabernáculo de la asamblea con Moshéh y Aharón. 19 Qoraj reunió a את toda la asamblea en contra de ellos a la entrada del Tabernáculo de la asamblea; y la gloria de Yahuah apareció a toda la asamblea. 20 Y Yahuah habló a ‘El-Moshéh y a ‘El-Aharón, diciendo: 21 “Apartaos de esta asam­blea, para que los consuma en un momento.” 22 Pero ellos se postraron sobre sus rostros y dijeron: “Oh ‘El, el Elohai de los ruajoth[1] de toda carne, ¿pecará un hombre y te enojarás con toda la asamblea?”

23 Entonces Yahuah habló a Mo­shéh, diciendo: 24 “Habla a la asamblea, di­cien­do: ‘Levantaos y apartaos de alrededor de la tienda de Qoraj, Dathán y Aviyram.’” 25 Y Moshéh se levantó y fue a Dathán y a Aviy­ram. Y los jefes de Yashar’el fueron tras él. 26 Y habló a la asamblea, diciendo: “Salid, os ruego de las tiendas de estos hombres perversos y no toquéis nada de ellos, no sea que seáis consumidos en todos sus pecados.” 27 Entonces ellos se apartaron de las tiendas de Qoraj, Dathán y Aviyram; pero Dathán y Aviyram salieron y se pusieron de pie a la entrada de sus tiendas, con sus mujeres, sus hijos y sus pequeños. 28 Entonces Moshéh dijo: “En esto conoceréis que Yahuah me ha enviado para hacer את todas estas obras; pues no las he hecho de mi propia voluntad. 29 Si éstos hombres murieren de muerte común como mueren todos los hombres, o si ellos al ser visitados, siguen la suerte de todos los hombres, entonces Yahuah no me ha enviado. 30 Pero si Yahuah hiciere algo nuevo y la tierra abriere את su boca y los tragare con את todo lo que les pertenece y prontamente descendieren al abismo; entonces compren­deréis que estos hombres han provocado a Yahuah.”

31 Y sucedió que, al terminar de hablar את todas estas palabras, la tierra debajo de ellos se partió, 32 y la tierra abrió את su boca y los tragó a ellos, a את sus casas, a את todos los hombres de Qoraj y a את todos sus bienes; 33 descendieron vivos al abismo en el fondo de la tierra junto con todo lo que les pertenecía, y la tierra se cerró sobre ellos y perecieron en medio de la asamblea. 34 Y todo Yashar’el, los que estaban alrededor huyeron al grito de ellos, pues decían: “No sea que la tierra también nos trague”; 35 luego salió fuego de la presencia de Yahuah, que consumió a את los doscientos cincuenta hombres que ofrecían incienso.

36 Y Yahuah habló a ‘El-Moshéh, diciendo: 37 “Habla a El’azar, hijo del sacerdote Aharón, que tome את los incensarios de en medio del incendio porque están santificados y disperse את las brasas a lo lejos. 38 Con את los incensarios de éstos que pecaron contra sus propias almas, que se hagan láminas para cubrir el altar, ya que los ofrecieron delante de Yahuah. Por tanto, son santificados y serán una señal para los hijos de Yashar'el.” 39 Y el sacerdote El’azar tomó את los incensarios de bronce con que aquellos que fueron quemados se habían presentado; e hicieron láminas para cubrir el altar, 40 como memorial para los hijos de Yashar’el, para que ningún extraño, que no sea de la descendencia de Aharón, se acerque a ofrecer incienso ante Yahuah. Para que no le suceda como a Qoraj y a su comitiva, conforme Yahuah se lo dijo a través de Moshéh.”

41 Sin embargo, al día siguiente, toda la asamblea de los hijos de Yashar’el murmuró contra Moshéh y Aharón, diciendo: “Habéis matado את al pueblo de Yahuah.” 42 Y aconteció que cuando la asamblea estaba reunida contra Moshéh y contra Aharón, miraron hacia el Tabernáculo de la asamblea; y he aquí, la nube lo cubrió, y apareció la gloria de Yahuah. 43 Y Moshéh y Aharón llegaron ante el Tabernáculo de la asamblea.

44 Y Yahuah habló a Moshéh, diciendo: 45 “Apartaos de en medio de esta asamblea, para consumirlos en un momento.” Y ellos cayeron sobre sus rostros.

46 Entonces Moshéh dijo a ‘El-Aharón: “Toma את el incensario, enciende fuego del altar y pon incienso sobre él; y ve rápido a la asamblea y haz expiación por ellos; porque la ira ha salido de Yahuah. La plaga ha comenzado.” 47 Y tal como Moshéh había mandado, Aharón lo tomó y corrió hacia la asamblea; y he aquí, la plaga había comenzado entre el pueblo, y él puso את el incienso e hizo expiación por el pueblo. 48 Y se puso entre los muertos y los vivos; y la plaga cesó. 49 Los que murieron por la plaga fueron catorce mil setecientos, junto a los que murieron por el asunto de Qoraj. 50 Y Aharón volvió a Moshéh a la puerta del Tabernáculo de la asamblea y la plaga se había detenido.

CAPÍTULO 17

HABLÓ Yahuah a Moshéh, diciendo: 2 “Habla a los hijos de Yashar'el y toma de cada uno de ellos una vara según sus casas paternas, de todos los jefes según sus casas paternas, doce varas y escribirás את el nombre de cada uno sobre su vara. 3 Y escribirás el nombre de את Aharón sobre la vara de Leviy, porque cada jefe de familia de sus padres tendrá una vara. 4 Y las guardarás en el Tabernáculo de la asamblea delante del testimonio, donde me reuniré contigo. 5 Y acontecerá que la vara del varón a quien Yo escogiere, florecerá; y haré que cesen delante de mí את las quejas de los hijos de Yashar’el, con las cuales murmuran contra vosotros.”

6 Habló Moshéh a los hijos de Ya-shar’el y cada uno de sus jefes le dio una vara, por cada jefe, de acuerdo con las casas de sus padres. En total doce varas, y la vara de Aharón estaba entre las varas de ellos. 7 Y Mo­shéh colocó את las varas delante de Yahuah en el Tabernáculo del testimonio. 8 Y aconteció que al día siguiente, Moshéh entró en el Tabernáculo del testimonio, y he aquí, la vara de Aharón de la casa de Leviy había brotado; echó retoños, floreció y produjo almendras. 9 Entonces Moshéh sacó את todas las varas de delante de Yahuah a los hijos de Yashar’el y ellos las vieron, y cada uno tomó su vara.

10 Y dijo Yahuah a ‘El-Moshéh: “Trae de nuevo la vara de את Aharón ante el testimonio, para que sea guardada como señal contra los hijos rebeldes, y harás cesar completamente sus murmuraciones de delante de mí, para que no mueran.” 11 Y Mo­shéh lo hizo así. Como Yahuah le ordenó, así lo hizo. 12 Y los hijos de Yashar’el hablaron a Moshéh, diciendo: “He aquí, ¡nosotros somos muertos! ¡Estamos perdidos! ¡Todos perecemos! 13 Cualquiera que se acercare al Tabernáculo de Yahuah, morirá. ¿Hemos de perecer todos?”

CAPÍTULO 18

DIJO Yahuah a “El-Aharón: Tú y tus hijos y la casa de tu padre contigo llevaréis את la iniquidad del Santuario. Y tú y tus hijos contigo llevaréis את la iniquidad de vuestro sacerdocio. 2 También haz que את tus hermanos, la tribu de Leviy, la tribu de tu padre, venga contigo para que se una a ti y te sirva; pero tú y tus hijos contigo ministraréis ante el Tabernáculo del testimonio. 3 Ellos te servirán en tu ministerio; y en el ministerio del Tabernáculo, pero no se acercarán a los utensilios del Santuario ni al altar, para que no mueran, ni ellos, ni vosotros. 4 Se juntarán a vosotros, y tendrán את la guardia del Tabernáculo de la asamblea, en todo el servicio del Tabernáculo; y ningún extraño se acercará a vosotros. 5 Y vosotros tendréis את el cuidado del Santuario y את el cuidado del altar, para que no venga más ira sobre los hijos de Ya-shar’el. 6 He aquí, Yo he tomado a את vuestros hermanos los Leviyiym de entre los hijos de Yashar’el, y os los he dado como un regalo para Yahuah, para realizar את el servicio del Tabernáculo de la asamblea. 7 Por tanto, tú y tus hijos contigo guardaréis את vuestro sacerdocio en todo lo relacionado con el altar detrás del velo y serviréis. Os he dado את como regalo el servicio del sacerdocio; y el extraño que se acercaré, morirá.” 

8 Habló Yahuah a ‘El-Aharón: “He aquí, también te he dado את la custodia de mis ofrendas alzadas. Todas las cosas consagradas de los hijos de Yashar’el te las he dado a ti y a tus hijos por causa de la unción, como estatuto perpetuo. 9 Esto será tuyo de las cosas qodeshiym, reservadas del fuego: Todo don de ellos, toda minjáh de ellos, y toda ofrenda por el pecado de ellos, y toda ofrenda de ellos por transgresión, que me sean presentadas, serán las más qadosh para ti y para tus hijos. 10 La comerás en un lugar santísimo. Todo varón la comerá; será cosa qadosh para ti. 11 Esto también será tuyo: La ofrenda de dádiva de sus contribuciones, con todas las ofrendas alzadas de los hijos de Ya-shar'el, te las he dado a ti, a tus hijos y a tus hijas contigo, por estatuto perpetuo. Cualquiera que estuviere limpio en tu casa la comerá. 12 Todo lo selecto del aceite, del vino y del trigo, las primicias de ellos que ofrecerán a Yahuah, te las he dado. 13 Los primeros frutos de todo lo de la tierra, los cuales traerán a Yahuah, serán tuyos. Cualquiera que estuviere limpio en tu casa comerá de ellos. 14 Todo lo consagrado en Yashar’el será tuyo. 15 Todo lo que abra matriz de toda carne, que presenten a Yahuah, tanto de hombre como de animal, será tuyo. Sin embargo, את el primogénito del hombre, ciertamente redimirás, y את el primogénito del animal inmundo, redimirás. 16 De un mes redimirás, los que han de ser rescatados, según tu estimación, por el precio de cinco shekels, conforme el shekel del Santuario, que es de veinte gerahs. 17 Pero el primogénito de una vaca, o el primogénito de una oveja, o el primogénito de una cabra, no redimirás. Son qodeshiym. Rociarás את su sangre sobre el altar y harás arder את la grosura de ellos, como ofrenda encendida de olor grato a Yahuah, 18 y la carne de ellos será tuya; lo mismo que el pecho alzado y la espaldilla derecha, son tuyos. 19 Todas las ofrendas alzadas de las cosas qodeshiym que los hijos de Yashar'el ofrecen a Yahuah, te las he dado a ti, a tus hijos y a tus hijas contigo, como estatuto perpetuo. Es pacto de sal perpetuo ante Yahuah para ti y tu descendencia contigo.”

20 Y habló Yahuah a ‘El-Aharón: “No tendrás herencia en su tierra, ni tendrás porción alguna entre ellos. Yo soy tu porción y tu herencia entre los hijos de Yashar’el. 21 He aquí, he dado en herencia a los hijos de Leviy los diezmos de Yashar’el, por el servicio que prestan, en el את ministerio del Tabernáculo de la asamblea. 22 No se acercarán más los hijos de Yashar’el al Tabernáculo de la asamblea, no sea que carguen pecado y mueran. 23 Pero los Leviyiym harán את el servicio del Tabernáculo de la asamblea y llevarán su iniquidad. Será un estatuto perpetuo por todas las generaciones.  No tendrán herencia entre los hijos de Yashar’el. 24 Pero את los diezmos de los hijos de Yashar'el, los cuales presentan como ofrenda levantada ante Yahuah, lo he dado a los Leviyiym como herencia.” Por eso les he dicho: “Entre los hijos de Yashar'el no tendréis herencia.”

25 Y Yahuah habló a Moshéh, diciendo: 26 “Así hablarás a los Leviyiym, y les dirás: Cuando tomareis את los diezmos de los hijos de Yashar'el que os he dado por herencia, entonces presentaréis una ofrenda alzada a Yahuah de la décima parte del diezmo. 27 Y esta vuestra ofrenda alzada os será contada, como grano de la era, y como la totalidad del mosto. 28 Así también presentaréis a Yahuah la ofrenda de todos los diezmos que recibáis de los hijos de Yashar’el; y daréis de ellos la ofrenda alzada de Yahuah את al sacerdote Aharón. 29 De todos vuestros dones presentaréis ofrenda alzada a Yahuah, את de todo lo mejor ofreceréis את la porción que ha de ser santificada. 30 Por tanto, les dirás: Cuando hayáis sacado lo mejor de ellos, será contado a את los Leviyiym como el producto de la era, y como el producto del lagar. 31 Lo comeréis en cualquier lugar, vosotros y vuestras familias, porque es vuestra recompensa por vuestro servicio en el Tabernáculo de la asamblea. 32 No acarrearéis pecado por ello, cuando hayáis levantado את la mejor parte de todo. No profanaréis את las cosas qodeshiym de los hijos de Yashar’el, no sea que perezcáis.”

HAFTORÁH: Shemu'el Ri'shon (1 Samuel) 11:14 - 12:22

Entonces Shemu'el dijo al pueblo: “¡Venid, vamos a Gilgal y renovemos el reino allí!” 15 Y todo el pueblo fue a Gilgal y allí invistieron a את Sha’ul por rey delante de Yahuah en Gilgal; y allí presentaron sacrificios de ofrendas de paz delante de Yahuah. Allí se regocijaron grandemente Sha’ul y todos los hombres de Yashar’el.

CAPÍTULO 12

DIJO Shemu'el a todo Ya-shar’el: “He aquí, he escuchado vuestra voz en todo lo que me habéis dicho, y he puesto un rey sobre vosotros. 2 Ahora pues, he aquí, el rey camina delante de vosotros y yo soy anciano y lleno de canas; pero he aquí, mis hijos están con vosotros, y yo he andado delante de vosotros desde mi infancia hasta este día. 3 Aquí estoy, testificad contra mí delante de Yahuah y delante de su ungido: ¿A quién le he quitado un buey? ¿o de quién he tomado un asno? ¿a quién את he defraudado? ¿a quién את he oprimido? ¿de qué mano he recibido algún soborno por el cual haya cubierto mis ojos? y yo os lo restituiré.” 4 Y dijeron: “No nos has defraudado, ni nos has oprimido, ni has tomado algo de mano de hombre alguno.” 5 Y él les dijo: “Yahuah es testigo para vosotros y su ungido es testigo hoy, de que no habéis hallado cosa alguna en mis manos.” Y ellos respondieron: “Él es testigo.”

6 Y Shemu'el dijo al pueblo: “Es Yahuah quien designó a את Moshéh y את Aharón, y sacó a את vuestros padres de la tierra de Mitsrayim. 7 Ahora por tanto, estad quietos, para que pueda razonar con vosotros delante de Yahuah acerca de את todos los actos justos de Yahuah, los cuales Él hizo por vosotros y por vuestros padres. 8 Cuando Ya'aqov llegó a Mitsrayim y vuestros padres clamaron a ‘El-Yahuah, entonces Yahuah envió a את Moshéh y a את Aharón, quienes sacaron a את vuestros padres de Mitsrayim y los hicieron habitar en este lugar. 9 Y cuando ellos se olvidaron de את Yahuah Elohayhem, Él los vendió en manos de Ciycera, capitán del ejército de Jatsor; y en manos de los pelishtiym y en la mano del rey de Mo'av, y lucharon contra ellos. 10 Entonces ellos clamaron a ‘El-Yahuah, y dijeron: “Hemos pecado, porque hemos abandonado a את Yahuah, y hemos servido a los את ba’aliym y a את Ashtaroth; pero ahora líbranos de la mano de nuestros enemigos y te serviremos.” 11 Y Yahuah envió a את Yerubba’al, a את Bedan, a את Yiftaj, y a את Shemu’el, y os libró de la mano de vuestros enemigos alrededor, y habitasteis seguros. 12 Y cuando visteis que Najash, rey de los hijos de Ammón, se acercaba a vosotros, me dijisteis: “¡No, sino que un rey reinará sobre nosotros!,” cuando era Yahuah Elohaykem vuestro rey. 13 Ahora pues, he aquí el rey que habéis elegido y el que habéis deseado; Yahuah ha puesto un rey sobre vosotros. 14 Si temiereis a את Yahuah y le sirviereis y obedeciereis su voz, y no fuereis rebeldes contra את el mandamiento de Yahuah, entonces ambos, vosotros y también el rey que reina sobre vosotros, irán de continuo en pos de Yahuah Elohaykem. 15 Pero si no obedeciereis la voz de Yahuah, sino que fuereis rebeldes contra את el mandamiento de Yahuah, entonces la mano de Yahuah estará contra vosotros, como estuvo contra vuestros padres.

16 Ahora por tanto, deteneos y contemplad את esta gran cosa, que Yahuah hará ante vuestros ojos. 17 ¿No es hoy la cosecha de trigo? Clamaré a ‘El-Yahuah y Él enviará truenos y lluvias para que reconozcáis y veáis que vuestra maldad es grande, la cual habéis cometido a los ojos de Yahuah, pidiendo rey para vosotros.” 18 Entonces Shemu'el clamó a ‘El-Yahuah y Yahuah envió truenos y lluvias ese día; y todo el pueblo temió en gran manera a את Yahuah y a את Shemu’el. 19 Y todo el pueblo dijo a ‘El-Shemu'el: “Ruega por tus siervos a ‘El-Yahuah Elohayka, para que no perezcamos, porque hemos añadido a todos nuestros pecados este mal, al pedir rey para nosotros.”

20 Y Shemu'el dijo al pueblo: “¡No temáis! Habéis cometido את toda esta maldad; sin embargo, no os apartéis de en pos de Yahuah, sino servid a את Yahuah con todo vuestro corazón, 21 y no os apartéis para seguir cosas vanas, que no aprovechan ni libran, porque son vanas; 22 porque Yahuah no abandonará a את su pueblo por el bien de su gran nombre; porque a Yahuah le ha complacido haceros pueblo suyo.

BESORÁH: Luqas (Lucas) 18:35 - 19:28

Y sucedió, que mientras se acercaba a Yeriyjo, un ciego estaba sentado a la orilla del camino, mendigando. 36 Y oyendo a la multitud pasar, preguntó que era aquello. 37 Y le dijeron: “Yahusha el netseriy está pasando.” 38 Y clamó, diciendo: “¡Yahusha, Hijo de David, ten misericordia de mí!” 39 Y los que iban delante lo reprendieron para que se callara, pero más gritaba: “Hijo de David, ten misericordia de mí.” 40 Y Yahusha se detuvo y ordenó que se lo trajeran; cuando estuvo cerca, le preguntó 41 diciendo: “¿Qué quieres que te haga?” Y dijo: “Adonai, que reciba mi vista.” 42 Y Yahusha le dijo: “Recibe tu vista, tu fe te ha salvado.” 43 E inmediatamente, recibió la vista, y lo siguió glorificando a Elohiym; y toda la gente al ver esto, alabó a Elohiym.

CAPÍTULO 19

Y YAHUSHA entró y pasó por Yeriyjo. 2 Y he aquí, un hombre llamado Zakkai, quien era jefe de los publicanos y rico, 3 procuraba ver quien era Yahusha; pero a causa de la multitud, no podía porque era de baja estatura. 4 Y corrió adelantándose y se trepó en un sicómoro para verlo, porque iba a pasar por allí. 5 Y cuando Yahusha llegó al lugar, miró hacia arriba, y lo vio y le dijo: “Zakkai, apúrate y baja, porque hoy me quedaré en tu casa.” 6 Y él se apresuró y bajo, y lo recibió con alegría. 7 Y cuando lo vieron, todos murmuraban diciendo que iba a ser huésped de un hombre que era pecador. 8 Y Zakkai se paró y le dijo a Adonai: “He aquí, Adonai, la mitad de mis bienes, doy a los pobres, y si he tomado algo de alguien por falsa acusación, lo repongo en cuatro tantos.” 9 Y Yahusha le dijo: “Hoy la salvación ha llegado a esta casa, por cuanto él es también, hijo de Avraham. 10 Porque el Hijo de A’dam vino a buscar y a salvar lo que estaba perdido.” 11 Y cuando ellos oyeron estas cosas, agregó y dijo una parábola, porque ya estaba cerca de Yerushaláyim, y porque ellos creían que el Reino de Elohiym debía mostrarse inmediatamente. 12 Entonces dijo: “Un noble se fue a un país lejano a recibir para él un reino, y regresar. 13 Y llamó a sus diez siervos y les dio diez maniym[2] y les dijo: “Ocúpense hasta que vuelva.” 14 Pero sus conciudadanos lo odiaban, y le enviaron un mensaje, diciendo: “No tendremos a este hombre reinando sobre nosotros.” 15 Y sucedió que al regresar, habiendo recibido el Reino, ordenó a estos siervos que habían recibido el dinero, venir ante él para saber cuanto habían ganado cada uno al negociar. 16 Entonces vino el primero, diciendo: “Adonai, tu mane ha ganado diez maniym.” 17 Y le dijo: “Bien, siervo bueno; porque has sido fiel con muy poco, te doy autoridad sobre diez ciudades.” 18 Y vino el segundo, diciendo: “Adonai, tu mane ha ganado cinco maniym.” 19 Y le dijo lo mismo: “Se también sobre cinco ciudades.” 20 Y vino otro diciendo: “Adonai, he aquí tu mane, la he guardado en un pañuelo; 21 porque tuve miedo de ti, que eres un hombre estricto, que tomas lo que no pusiste, y siegas lo que no sembraste.” 22 Y le dijo: “Por tu propia boca te juzgaré, siervo malo; tú sabías que soy un hombre estricto, tomando lo que no puse y segando lo que no sembré; 23 ¿por qué no diste mi dinero al banco, y a mi regreso hubiera tenido lo mío con los intereses?” 24 Y dijo a los otros que observaban: “Tomad el mane de él y dádselo al que tiene las diez maniym. 25 (Y le dijeron: ‘Adonai, él tiene diez maniym); 26 porque os digo, que a todo el que tiene se le dará; mas al que no tiene, aún lo que tiene le será quitado. 27 Y a mis enemigos que no querían que reinara sobre ellos, traedlos acá y degolladlos delante de mí.”

28 Y habiendo hablado así, se fue adelante, subiendo hacia Yerushaláyim.

 

[1] Plural de Espíritu.

[2] Un mane, (singular de maniym) era el equivalente a tres meses de salario.

  • Jubileos 12

    Y sucedió que en el sexto septenario, en el séptimo año, Avram habló a su padre Teraj diciendo: “¡Padre!” 2 Y él respondió: “Heme aquí, hijo mío”. Y aquél le dijo: “¿Qué ayuda y provecho tienes de esos ídolos que adoras, delante de los cuales haces reverencia? ... 

    LEER MAS 


  • Janok 1-9

    La palabra de la bendición de Janok, como bendijo a los elegidos y a los justos, que debían existir en el tiempo de la angustia, rechazando a todos los injustos e inicuos. Janok, un hombre justo, que con ELOHIYM, respondió y habló, mientras sus ojos estaban abiertos, y vio una visión santa en los cielos. Esto me mostraron los ángeles...

    LEER MAS 


  • Tefillah (Oración) de Azaryahu

    Y caminaron en medio del fuego, alabando a ELOHIYM y bendiciendo a YAHUAH. 2 Entonces Azaryahu se levantó y oró de esta manera y abriendo su boca en medio del fuego dijo:..

    LEER MAS


  • 2 Ezra (Esdras) 2

    Así dice YAHUAH: Saqué a este pueblo de la esclavitud y les di mis mandamientos por medio de los siervos los profetas, a los que no oyeron, sino que despreciaron mis consejos. 2 La madre que los concibió les dice: “Hijos, tomad vuestro camino, porque soy viuda y abandonada; ...

    LEER MAS 


  • Besorah (Evangelio) según Mattityahu (Mateo) 5-7

    Y viendo las multitudes, se fue a lo alto de una montaña, y cuando se hubo sentado sus talmidiym vinieron a él, 2 y abrió su boca y les enseñó, diciendo:
    3 “Bienaventurados son los pobres en ruaj, porque de ellos es el Reino de los Cielos”.
    4 “Bienaventurados son los afligidos, porque serán consolados”.
    5 “Bienaventurados son los humildes, porque recibirán...

     

    LEER MAS


  • Sabiduría de Salomón 14

    De nuevo, uno que se prepara para navegar, y está a punto de atravesar las olas furiosas, clama a un pedazo de madera más podrido que la nave que lo lleva. 2 Porque a la nave, un auténtico deseo de lucro la creó, y el artífice la fabricó con su habilidad; ...

    LEER MAS 


  • Yashar (Jaser) 8 

    Fue la noche que nació Avram, que todos los siervos de Teraj y todos los sabios de Nimrod y sus magos, vinieron comieron y bebieron en la casa de Teraj, y esa noche se regocijaron con él. 2 Y saliendo todos los sabios y magos de la casa de Teraj, alzaron los ojos al cielo aquella noche para mirarlas estrellas, y observaron que una gran estrella venía del oriente y corría en el cielo, y se tragó las cuatro estrellas de los cuatro lados de los cielos...

    LEER MAS


  • 2 Baruk 29-32

    Y Él, respondiendo me dijo: “Lo que aconteciere entonces, sucederá a toda la tierra; por lo tanto, todos los que viven lo experimentarán. 2 Porque en ese tiempo protegeré solo a aquellos que se hallan en esos mismos días en esta tierra. 3 Y sucederá, cuando se cumpla todo lo que debía suceder en esos lugares, que entonces Ha’Mashiaj comenzará a revelarse....

    LEER MAS


  • Hechos de los Apóstoles 29

    Y Pa'al lleno de bendiciones del Mashiaj, y lleno del Ruaj Ha’Qo­desh, salió de Roma, decidido a ir a España, puesto que desde largo tiempo atrás deseaba viajar allá; y planeaba también, ir hasta Gran Bretaña, 2 porque había escuchado en Fenicia, según los profetas, que parte de los hijos de Yashar’el, en el tiempo de la esclavitud en la tierra de Ashshur, habían escapado por mar hacia las islas lejanas, o Gran Bretaña, así llamadas por los romaiym...

    LEER MAS


  • Siraj - Eclesiástico 42-43

    De estas cosas no te avergüences, y no aceptes a persona alguna, que peque de este modo: 2 De la Toráh de El Elyon, y de su pacto; de la sentencia que disculpa a los malvados; 3 de hacer cuentas con tus socios y viajeros; o del regalo de la herencia de amigos; 4 de comprobar la balanza y de sus pesas; o de obtener ganancias grandes o pequeñas; 5 y de la venta desinteresada...

    LEER MAS


  • Toviyahu (Tobías) 1

    Cefer de las palabras de Toviyahu, hijo de Toviy'el, hijo de Ananiy’el, hijo de Ad`u'el, hijo de Gavay'el, de la descendencia de Aca'el, de la tribu de Naftaliy; 2 quien, en el tiempo de Enemessar, rey de Ashshur, fue llevado cautivo de Thisbe, que está a la derecha de esa ciudad, que se llama debidamente Naftaliy en Galiyl, arriba de Asher. 3 Yo, Toviyahu, he caminado todos los días de mi vida por los caminos de la verdad y la justicia, e hice muchos actos de generosidad a mis hermanos, y a mi nación, que vino conmigo a Niyneveh, a la tierra de Ashshur. 4 Y cuando estaba en mi propio país...

    LEER MAS


  • Mishlei - Proverbios 23

    Cuando te sientes a comer את con un gobernante, considera con diligencia את lo que tienes ante ti, 2 y pon un cuchillo a tu garganta, si eres un hombre de gran apetito; 3 no te muestres deseoso de sus manjares, porque son comida engañosa.

     

    4 Trabaja, no para ser rico; cesa de tu propia sabiduría. 5 ¿Pondrás tus ojos en lo que no es? Porque ciertamente las riquezas se hacen alas y como un águila vuelan hacia el cielo.

    LEER MAS


  • Tehilliym - Salmos 151-153

    Yo era el menor entre mis hermanos y un joven en la casa de mi padre. Solía alimentar el rebaño de mi padre y encontré un león y un lobo, los maté y los destrocé. 2 Mis manos hicieron una flauta y mis dedos formaron un arpa. ¿Quién me mostrará a mi Adonai? Él, mi Adonai, se ha convertido en mi Elohiym4 Envió a su ángel y me sacó del rebaño de mi padre y me ungió con el aceite de la unción. 5 Hermanos míos, hermosos y grandes, en ellos Yahuah no tuvo complacencia alguna. 6 Y salí para encontrarme con el pelishtiy...

    LEER MAS


  • Shushanah - Susana

    Un hombre llamado Yahuyaqiym habitaba en Babel, 2 y tomó por mujer, a Shushanah, la hija de Qelkyahu, una mujer muy hermosa que temía a Yahuah. 3 Sus padres también eran justos y enseñaron a su hija de acuerdo con la Toráh de Moshéh. 4 Ahora bien, Yahuyaqiym era un gran hombre rico, y tenía un hermoso jardín al lado de su casa; y a él recurrían los yahudiym, porque era más honorable que todos los demás. 5 El mismo año fueron designados como jueces, dos de los ancianos del pueblo, de aquellos a los que se refirió Yahuah diciendo: “La iniquidad proviene de Babel de jueces ancianos, que se hacen gobernantes del pueblo”. 6 Estos pasaban mucho tiempo en la casa de Yahuyaqiym y todos los que tenían...

    LEER MAS

© 2020 Cepher Publishing Group. All Rights Reserved. Website By Efinitytech