×

Toráh Semanal

Blog: Spanish Weekly Torah Portion

Shelaj

Posted by Cepher Publishing Group on 5/21/2020

23 Mayo, 2020 - 29 Mayo, 2020 

2 Sheliyshiy Jodesh (Ciyvan) - 8 Sheliyshiy Jodesh (Ciyvan)
 
PARASHÁ: Bemidbar (Números) 13:1 - 15:41

HABLÓ Yahuah a Moshéh, dicien­do: 2 “Envía varones a fin de que exploren את la tierra de Kena’an, la cual Yo doy a los hijos de Ya-shar'el. De cada tribu de sus padres, enviaréis un varón, cada uno, jefe entre ellos.” 3 Entonces Moshéh, por mandato de Yahuah, los envió desde el desierto de Pa’ran. Todos esos varones eran jefes de los hijos de Yashar’el. 4 Estos eran sus nombres: De la tribu de Re’uven, Sammua, hijo de Zakkur. 5 De la tribu de Shim’on, Safat, hijo de Cori. 6 De la tribu de Yahudáh, Kalev, hijo de Yefunneh. 7 De la tribu de Yisshakar, Yig’al, hijo de Yosef. 8 De la tribu de Efráyim, Husha, hijo de Nun. 9 De la tribu de Bin­yamiyn, Paltiy, hijo de Rafu. 10 De la tribu de Zevulún, Gaddiy’el, hijo de Codiy. 11 De la tribu de Yosef, es decir de la tribu de Menashsheh, Gaddiy hijo de Cuciy. 12 De la tribu de Dan, Ammiyl’el hijo de Gemalliy. 13 De la tribu de Asher, Cethur, hijo de Miyka’el. 14 De la tribu de Naftaliy, Najbiy, hijo de Vofciy. 15 De la tribu de Gad, Ge’u’el, hijo de Makiy. 16 Estos son los nombres de los varones que Moshéh envió para espiar את la tierra. Y a Husha, hijo de Nun, Moshéh le puso por nombre, Yahusha.

17 Moshéh los envió a espiar את la tierra de Kena’an, y les dijo: “Subid por el sur y remontad את la montaña. 18 Observad את la tierra cómo es; y את al pueblo que habita allí, si son fuertes o débiles, pocos o muchos; 19 cómo es la tierra habitada, buena o mala; cómo son las ciudades habitadas, si son campamentos o fortificadas; 20 cómo es el terreno, si es fértil o estéril, si hay árboles o no. ¡Tened buen ánimo! y traed del fruto de la tierra.” Este era el tiempo de las primeras uvas.

21 Entonces ellos subieron y exploraron את la tierra desde el desierto de Tsin hasta Rejov. Y los varones entraron a Jamath. 22 Subieron pues por el Neguev, y llegaron a Jevrón donde estaban Ajiyman, Sheshai y Talmai, hijos de Anaq. (Jevrón había sido edificada siete años antes de Tso’an en Mitsrayim). 23 Llegaron al arroyo de Eshkol y de allí cortaron un sarmiento con un racimo de uvas, y entre dos lo llevaron en un palo; además trajeron granadas e higos. 24 Se llamó aquel lugar Najal Eshkol, debido al racimo de uvas que los hijos de Yashar’el cortaron de allí. 25 Y volvieron de explorar la tierra después de cuarenta días.

26 Regresaron y llegaron donde ‘El-Moshéh, ‘El- Aharón y toda la asamblea de los hijos de Yashar’el, al desierto de Pa’ran, en Qadesh. Dieron cuenta a ellos y את a toda la asamblea y les mostraron את el fruto de la tierra. 27 Entonces les contaron, y dijeron: “Fuimos a la tierra donde nos enviaste. La que ciertamente fluye leche y miel y éste es el fruto de ella. 28 Sin embargo, las personas que habitan la tierra son fuertes y las ciudades son muy grandes y amuralladas.; además vimos allí a los hijos de Anaq. 29 Los Amaleqiym habitan la tierra del Neguev; los Jittiym, los Yevuciym y los Emoriym, habitan en las montañas; y los Kena’aniym habitan junto al mar y por la costa del Yardán.” 30 Entonces Kalev calmó את al pueblo que estaba delante de Moshéh, y dijo: “Subamos de inmediato y poseámosla; porque podemos vencerlos.” 31 Mas los varones que subieron con él dijeron: “No podemos subir contra el pueblo, porque son más fuertes que nosotros.” 32 Y trajeron a los hijos de Yashar’el, un informe malo de la tierra que habían explorado, diciendo: “La tierra a través de la cual anduvimos para explorarla, es una tierra que traga a sus moradores; y todo el pueblo que vimos en ella son varones de gran estatura. 33 Y allí vimos a את los Nefiliym; hijos de Anaq son descendientes de los Nafaliym;[1] y éramos ante nuestros propios ojos como saltamontes y así parecíamos ante ellos.”

CAPÍTULO 14

ENTONCES toda la asamblea alzó את su voz y clamó; y el pueblo lloró esa noche. 2 Todos los hijos de Yashar’el murmuraron contra Moshéh y contra Aharón, y toda la asamblea les dijo: ¡Nos hubiese Elohiym dado muerte en la tierra de Mitsrayim! o ¡Nos hubiese dado muerte Elohiym en este desierto! 3 ¿Por qué nos ha traído Yahuah a esta tierra, para caer a filo de espada, para que nuestras mujeres y nuestros hijos sean por presa? ¿No sería mejor para nosotros regresar a Mitsrayim?” 4 Y se dijeron unos a otros: “Designemos un capitán y volvamos a Mitsrayim.” 5 Entonces Moshéh y Aharón se postraron sobre sus rostros ante toda la asamblea de la multitud de los hijos de Yashar’el.

6 Yahusha, hijo de Nun, y Kalev, hijo de Yefunneh, quienes fueron de los que exploraron את la tierra, rasgaron sus ropas, 7 y hablaron a toda la congregación de los hijos de Yashar'el, diciendo: “La tierra, a la cual pasamos para explorar, es una tierra extrema­damente buena. 8 Si Yahuah se deleita en nosotros, entonces Él nos llevará a esta tierra y nos la dará. Una tierra que fluye leche y miel. 9 No os rebeléis contra Yahuah, ni temáis את al pueblo de la tierra; porque ellos serán pan para nosotros. Su defensa se ha apartado de ellos y Yahuah está con nosotros; no les temáis.” 10 Pero toda la asamblea hablaba de apedrearlos. Y la gloria de Yahuah apareció en el Tabernáculo de la asamblea ante todos los hijos de Yashar’el.

11 Entonces, Yahuah dijo a Moshéh: “¿Hasta cuándo me provocará este pueblo? y ¿Hasta cuándo no me creerán, con todas las señales que he hecho en medio de ellos? 12 Los heriré con pestilencia, los desheredaré y haré de ti una nación más grande y más poderosa que ellos.”

13 Y Moshéh dijo a ‘El-Yahuah: “Entonces los mitsriym lo escucharán, (pues sacaste a את este pueblo de en medio de ellos con tu gran poder). 14 Y lo contarán a los habitantes de esta tierra, los cuales han oído que tú Yahuah estás en medio de este pueblo. Que tú Yahuah apareces cara a cara, que tu nube está sobre ellos, y que de día vas delante de ellos en una columna de nube, y de noche en una columna de fuego.

15 Ahora, si haces morir a את todo este pueblo como un solo hombre, entonces las naciones que han escuchado את tu fama hablarán, diciendo: 16 ‘Por cuanto Yahuah no pudo meter a את este pueblo a la tierra que les juró, por eso los ha matado en el desierto.’ 17 Ahora, te suplico, que el poder de mi Yahuah sea engrandecido, como lo has declarado, diciendo: 18Yahuah, paciente y grande en misericordia, que perdona la iniquidad y la transgresión, y que de ninguna manera deja sin castigo al culpable, y visita la iniquidad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación.’ 19 Perdona, te suplico, la iniquidad de este pueblo, según la grandeza de tu misericordia, como has perdonado a este pueblo desde Mitsrayim hasta ahora.” 20 Y Yahuah dijo: “Lo he perdonado conforme a tu dicho. 21 Pero tan cierto como vivo Yo, y la gloria de Yahuah llena את toda la tierra, 22 todos aquellos que vieron את mi gloria y את mis milagros que hice en Mitsrayim y en el desierto, que me han tentado diez veces, y no han escuchado mi voz, 23 ciertamente no verán את la tierra que juré a sus padres, ni ninguno de los que me provocaron, la verá. 24 Pero por cuanto en mi siervo Kalev hubo otro ruaj[2] y me ha seguido plenamente, lo introduciré en la tierra donde entró; y su descendencia la poseerá. 25 (Aunque ahora, los Amaleqiym y los Kena’aniym moren en el valle). Volved mañana y salid al desierto por el camino del Mar Rojo.

26 Yahuah habló a ‘El-Moshéh y a ‘El-Aharón, diciendo: 27 “¿Hasta cuándo aguan­taré esta asamblea malvada que murmura contra mí? He oído את las quejas de los hijos de Yashar’el, con las cuales murmuran contra mí. 28 Dile a ellos: ‘Tan cierto como vivo, dice Yahuah, tal como habéis hablado a mis oídos, así haré con vosotros.

29 Vuestros cadáveres caerán en este desierto; y todos los contados entre vosotros de veinte años arriba, los cuales han murmurado contra mí, 30 sin duda no entraréis a את la tierra, respecto de la cual juré que os haría habitar en ella, excepto Kalev, hijo de Yefunneh y Yahusha, hijo de Nun. 31 Mas vuestros pequeños, de quienes habéis dicho que serían presa, los introduciré, y ellos conocerán את la tierra que habéis despreciado. 32 Mas en cuanto a vosotros, vuestros cadáveres caerán en este desierto. 33 Y vuestros hijos vagarán por el desierto cuarenta años, y sufrirán את vuestras fornicaciones, hasta que vuestros cadáveres sean consumidos en el desierto. 34 Conforme al número de los días en los cuales explorasteis את la tierra, cuarenta días, un año por cada día. Vosotros llevaréis את vuestras iniquidades, hasta cuarenta años, y veréis את mi ruptura de la promesa. 35 Yo Yahuah he dicho: ‘Ciertamente así haré a toda esta asamblea perversa que se reúne contra mí. Serán consumidos en este desierto, y allí morirán.’” 36 Y los varones, que Moshéh envió a explorar את la tierra, que regresaron e hicieron את a toda la asamblea murmurar contra Él, al traer una difamación sobre la tierra, 37 aquellos hombres que trajeron el mal reporte de la tierra murieron a causa de una plaga delante de Yahuah. 38 Mas Yahusha, hijo de Nun y Kalev, hijo de Yefunneh, que fueron de los hombres que exploraron את la tierra, sobrevivieron. 39 Y Moshéh dijo estas palabras a את a todos los hijos de Yashar’el, y el pueblo se lamentó grandemente.

40 Y levantándose temprano de mañana, subieron a la cima de la montaña, diciendo: “Aquí estamos, subiremos al lugar que Yahuah ha prometido, porque hemos pecado.” 41 Y Moshéh dijo: “¿Por qué ahora quebrantáis את el mandato de Yahuah? Esto no prosperará. 42 No subáis, porque Yahuah no está entre vosotros; para que no seáis heridos delante de vuestros enemigos. 43 Porque los Amaleqiym y los Kena’aniym están allí delante de vosotros, y caeréis a espada, porque os apartasteis de Yahuah. Por tanto, Yahuah no estará con vosotros.” 44 Pero se atrevieron a subir a la cima del monte. Sin embargo, Moshéh y el Arca del Pacto de Yahuah, no se apartaron del campamento. 45 Entonces los Amaleqiym y los kena’aniym que habitaban en aquel monte descendieron, los hirieron y los perturbaron persiguiéndolos hasta Jorma.

CAPÍTULO 15

HABLÓ Yahuah a ‘El-Moshéh, diciendo: 2 Habla a los hijos de Yashar'el y diles: “Cuando hayáis entrado a la tierra de vuestra morada que Yo os doy, 3 y traigáis ofrenda encendida a Yahuah, ofrenda de humo ascendente, o sacrificio para cumplir un voto, u ofrenda voluntaria, o en vuestras Fiestas solemnes olor grato a Yahuah, de la manada o del rebaño, 4 entonces, el que presentare su ofrenda a Yahuah, traerá minjáh de la décima parte de un efa de flor de harina mezclada con la cuarta parte de un hin de aceite; 5 y prepararás la cuarta parte de un hin de vino para la libación, con la ofrenda de humo ascendente o el sacrificio por cada cordero; 6 o por cada carnero, prepararás para una minjáh, dos décimas de flor de harina mezclada con un tercio de un hin de aceite; 7 y para la libación ofrecerás un tercio de un hin de vino como olor grato a Yahuah. 8 Cuando presentare un novillo como ofrenda de humo ascendente o sacrificio para ofrecer voto, u ofrendas de paz a Yahuah, 9 entonces, él presentará con el novillo, una minjáh de tres décimas de flor de harina, mezclada con la mitad de un hin de aceite; 10 para la libación ofrecerá la mitad de un hin de vino como ofrenda encendida de olor grato a Yahuah11 Así se hará con cada toro, o carnero, o cordero, o cabrito. 12 Conforme al número que ofrezcáis, así haréis con cada uno según el número de ellos. 13 Todo natural de Yashar’el hará estas cosas de este modo, al presentar את una ofrenda encendida de olor grato a Yahuah. 14 Y si un extranjero morare con vosotros, o cualquiera que estuviere entre vosotros en vuestras generaciones, y presentare ofrenda encendida de olor grato a Yahuah, como vosotros hacéis, así hará él. 15 Una misma ordenanza tendréis tanto para vosotros los de la asamblea, como para el extranjero que habitare con vosotros. Un estatuto perpetuo en vuestras generaciones; tal como vosotros sois, así será el extranjero delante de Yahuah. 16 Una misma Toráh y una sola ordenanza tendréis para vosotros y para el extranjero que habitare con vosotros.” 

17 Yahuah habló a Moshéh, diciendo: 18 “Habla a los hijos de Yashar'el, y diles: ‘Cuando hayáis entrado a la tierra donde os traigo, 19 sucederá entonces que cuando comiereis del pan de la tierra, presentaréis ofrenda alzada a Yahuah. 20 De lo primero que amasareis, ofreceréis una torta como ofrenda alzada; y la haréis elevar como la ofrenda de la era; así la alzarás. 21 De la primicia de vuestra masa, darás a Yahuah una ofrenda alzada, por vuestras generaciones.

22 Y si errareis, y no observareis את todos estos mandamientos, que Yahuah ha hablado a Moshéh, 23 את todo lo que Yahuah ha ordenado a través de Moshéh, desde el día en que Yahuah le ordenó y de aquí en adelante por vuestras generaciones, 24 sucederá que, si el pecado fuere cometido por ignorancia, sin el conocimiento de la asamblea, toda la asamblea presentará un becerro como ofrenda de humo ascendente, en olor grato a Yahuah, con su minjáh y su libación, según la ordenanza, y un macho cabrío como ofrenda por el pecado. 25 Y el sacerdote hará expiación por toda la asamblea de los hijos de Ya-shar’el, y les será perdonado; porque es por ignorancia. Y traerán את sus ofrendas, un sacrificio encendido a Yahuah y sus ofrendas por el pecado ante Yahuah, por su ignorancia. 26 Y será perdonada toda la asamblea de los hijos de Yashar'el y el extranjero que mora entre ellos; por cuanto fue ignorancia de todo el pueblo.

27 Y si alguno pecare por ignorancia, traerá una cabra de un año como ofrenda por el pecado. 28 Y el sacerdote hará expiación por aquel que pecare por ignorancia. Cuando pecare por yerro delante de Yahuah, hará expiación por él y le será perdonado. 29 Tendréis una Toráh para el que pecare por ignorancia, tanto para el natural de los hijos de Yashar’el como para el extranjero que morare entre vosotros.

30 Pero aquel que lo hiciere intencionalmente, sea natural de la tierra o extranjero, él mismo vitupera a את Yahuah. Tal persona será cortada de entre su pueblo. 31 Porque ha despreciado la Palabra de Yahuah, y ha quebrantado את su mandamiento. Tal persona será completamente excluida. Su iniquidad recaerá sobre ella.

32 Estando los hijos de Yashar'el en el desierto, encontraron a un hombre que recogía leña en el Shabbath. 33 Y los que lo encontraron recogiendo leña, lo llevaron a ‘El-Moshéh, a ‘El-Aharón y a toda la asamblea. 34 Y lo pusieron bajo custodia, porque no se había declarado lo que se debía hacer con él. 35 Entonces Yahuah dijo a Moshéh: “Ciertamente el hombre ha de morir. Toda la asamblea lo apedreará fuera del campamento.” 36 Entonces toda la asamblea lo llevó fuera del campamento, lo apedreó y murió; como Yah­uah ordenó a את Moshéh.

37 Y Yahuah habló a ‘El-Moshéh, diciendo: 38 “Habla a los hijos de Yashar'el y diles que hagan tsiytsith[3] en los bordes de sus vestimentas a través de sus generaciones, y que pongan en cada tsiytsith de los bordes un cordón de azul. 39 Y el tsiytsith os servirá, para que cuando lo miréis, os acordéis de את todos los mandamientos de Yahuah y los cumpláis; y no vayáis tras vuestro corazón y vuestros propios ojos, tras los cuales os habéis prostituido, 40 para que os acordéis y cumpláis את todos mis mandamientos y seáis qodeshiym para vuestro Elohiym. 41 Yo soy Yahuah Elohaykem, que os sacó de la tierra de Mitsrayim, para ser vuestro Elohiym. Yo soy Yahuah Elohaykem.”

HAFTORÁH: Yahusha (Josue) 2:1-24

Y YAHUSHA, hijo de Nun, envió secretamente dos espías desde Shittiym, diciendo: “Id,  explorad את la tierra, especialmente את Yeriyjó.” Entonces ellos fueron y entraron en la casa de una ramera llamada Rajav, y se alojaron allí. 2 Y le fue dado aviso al rey de Yeriyjó, diciendo: “He aquí, varones de los hijos de Yashar’el han venido aquí esta noche para espiar את la tierra.” 3 Entonces el rey de Yeriyjó envió a Rajav, diciendo: “Trae a los varones que llegaron a ti y que han entrado en tu casa, porque han venido a espiar את toda la tierra.” 4 Pero la mujer tomó a את los dos varones y los escondió y dijo así: “Los varones vinieron a mí, pero no supe de dónde eran. 5 Y sucedió que a la hora de cerrar la puerta, siendo oscuro, los varones salieron y no sé adónde fueron. Seguidlos de prisa y los alcanzaréis.” 6 Pero ella los había hecho subir al terrado de la casa, y los había ocultado con los manojos de lino, los cuales ella había acomodado sobre el techo. 7 Y los hombres fueron tras ellos hasta el lugar donde el camino atraviesa el Yardán; y tan pronto como aquellos que los perseguían salieron, cerraron la puerta.

8 Y antes que se acostaran, Rajav subió a ellos al terrado. 9 Y ella le dijo a los varones: “Sé que Yahuah os ha dado את la tierra, y el terror de vosotros ha caído sobre nosotros. Todos los moradores de la tierra desmayan por causa de vosotros, 10 porque hemos oído את cómo Yahuah hizo secar את el agua del Mar Rojo delante de vosotros, cuando salisteis de Mitsrayim; y lo que hicisteis a los dos reyes de los emoriym, Ciyjón y Og los cuales estaban al otro lado del Yardán, y a quienes destruisteis por completo. 11 Y tan pronto como escuchamos estas cosas, nuestros corazones desmayaron y no hubo más aliento en ningún hombre, por causa de vosotros. Porque Yahuah Elohaykem, Él es Elohiym arriba en el cielo y abajo en la tierra. 12 Ahora, ya que he mostrado misericordia con vosotros; por tanto, os ruego, que me juréis por Yahuah, que así también vosotros mostraréis misericordia con la casa de mi padre, y me daréis una señal segura; 13 y que salvaréis la vida a את mi padre y a את mi madre, a את mis hermanos, a את mis hermanas y a את todo lo suyo; y que libraréis de la muerte את nuestras vidas.” 14 Entonces los varones le respondieron: “Nuestra vida responderá por la tuya. Si no pronunciares este את asunto nuestro, acontecerá que cuando Yahuah nos haya dado את la tierra, te trataremos con misericordia y fidelidad.” 15 Luego los hizo descender por una cuerda a través de la ventana, pues su casa estaba en la muralla de la ciudad, y ella vivía en la muralla. 16 Entonces ella les dijo: “Id al monte para que los que fueron tras vosotros no os encuentren.  Escondeos allí tres días, hasta que los que os persiguen hayan vuelto y después podréis continuar vuestro camino.” 17 Los varones le dijeron: “Seremos sin culpa de este juramento que nos hiciste jurar, 18 a menos que, cuando nosotros entremos en la tierra, ates את este cordón de hilo escarlata en la ventana por la que nos hiciste descender; y traigas a את tu padre y a את tu madre, a את tus hermanos y a את toda la casa de tu padre. 19 Y todo el que saliere de las puertas de tu casa, su sangre estará sobre su cabeza, y nosotros seremos inocentes. Acontecerá que cualquiera que estuviere en casa contigo, su sangre estará sobre nuestra cabeza, si alguien le pusiere una mano encima. 20 Y si pronunciares este את nuestro asunto, entonces estaremos libres de tu juramento con el que nos hiciste jurar.” 21 Y ella dijo: “Sea hecho conforme a vuestras palabras.” Luego los despidió, ellos se fueron y ella ató את el cordón de hilo escarlata a la ventana. 22 Cuando se marcharon, llegaron al monte y se quedaron allí tres días, hasta que sus perseguidores volvieron. Y los perseguidores los buscaron por todo el camino, pero no los hallaron.

23 Entonces los dos varones descendieron de la montaña, pasaron al otro lado, y fueron a ‘El-Yahusha, hijo de Nun, y le contaron את todas las cosas que les habían sucedido. 24 Y dijeron a ‘El-Yahusha: “Ciertamente Yahuah ha entregado en nuestras manos את toda la tierra; y además, todos los moradores de la tierra desmayan por nuestra causa.”

BESORÁH: Marqus (Marcos) 10:1-45

Y SE levantó de allí y se fue a la costa de Yahud[4] en el lado más distante del Yardán; y la gente lo rodeó de nuevo, y como era su costumbre, les enseñó otra vez.

2 Los parashiym se le acercaron para tentarlo y le preguntaron: “¿Es legal para un hombre dejar a su mujer?” 3 Y respondió y les dijo: “¿Qué os mandó Moshéh?” 4 Y dijeron: “Moshéh permitió escribir carta de divorcio, y dejarla.” 5 Y Yahusha respondió y les dijo: “Por la dureza de vuestros corazones, os dio este precepto. 6 Pero desde el comienzo de la creación, Elohiym los hizo varón y hembra.

7 Por esta razón dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer; 8 y los dos serán una sola carne.[5]

Así que ya no son dos, sino una sola carne, 9 por tanto lo que את Elohiym ha unido, no lo separe el hombre.” 10 Y en la casa, sus talmidiym le preguntaron otra vez acerca del mismo tema. 11 Y les dijo: “El que deje su mujer, y se case con otra, está quebrantando los votos matrimoniales. 12 Y si una mujer deja su esposo, y se casa con otro, está quebrantando los votos matrimoniales.”

13 Y le trajeron niños pequeños, para que los tocara, pero sus talmidiym reprendieron a quienes los traían. 14 Mas cuando Yahusha vio esto, se enojó y les dijo: “Dejad a los niños venir a mí; no se lo prohibáis, porque de los tales es el Reino de Elohiym. 15 De cierto os digo, que el que no reciba את el Reino de Elohiym como un niño, no entrará en él.” 16 Y los tomó en sus brazos, puso sus manos sobre ellos, y los bendijo.

17 Y cuando se había ido por el camino, vino alguien corriendo y se arrodillo ante él, y le preguntó: “Rabbi bueno, ¿qué debo hacer para heredar la vida eterna?” 18 Y Yahusha le dijo: “¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno, mas que uno, ese es Elohiym. 19 Conoces los mandamientos:

No romperás el matrimonio,[6]

No asesinar,[7]

No robar,[8]

No dar falso testimonio,[9]

No defraudar,[10]

Honrar a את tu padre y a את tu madre.”[11]

20 Y respondió y le dijo: “Rabbi, todos estos los he guardado desde mi juventud.” 21 Luego Yahusha mirándole, le amó, y le dijo: “Una cosa te falta: ve, vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, toma tu cruz y sígueme.” 22 Él, afligido por estas palabras, se fue muy triste, porque tenía muchas posesiones.

23 Y Yahusha miró alrededor y dijo a sus talmidiym: “¡Cuán difícil es para aquellos con riquezas, entrar al Reino de Elohiym!” 24 Y los talmidiym se asombraron de sus palabras, pero Yahusha respondió de nuevo, y les dijo: “¡Hijos, cuán difícil es para los que confían en las riquezas, entrar al Reino de Elohiym! 25 Es más fácil pasar una soga por el ojo de una aguja, que para un hombre rico, entrar al Reino de Elohiym.” 26 Y estaban asombrados sin medida, diciendo entre sí: “¿Quién pues podrá salvarse?” 27 Yahusha mirándolos, dijo: “Para el hombre es imposible, pero no para Elohiym; porque para Elohiym todas las cosas son posibles.”

28 Luego Kefa comenzó a decirle: “He aquí que lo hemos dejado todo y te hemos seguido.” 29 Y Yahusha respondió y dijo: “De cierto os digo, que no hay hombre que haya dejado casa, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, את por mi causa y del Besorah, 30 que no reciba cien veces más ahora en este tiempo, casas, hermanos, hermanas, madres, hijos, tierras, con persecuciones; y en el mundo venidero, la vida eterna. 31 Muchos que son primeros, serán últimos, y los últimos, serán primeros.

32 Estaban en camino, subiendo a Yerushalayim y Yahusha iba delante de ellos; estaban atónitos, mientras lo seguían con miedo. Y tomó a los doce de nuevo y comenzó a decirles las cosas que le sucederían, 33 diciendo: “He aquí, subimos a Yerushaláyim; y el Hijo de A’dam será entregado a los líderes sacerdotes, y a los escribas, y lo condenarán a muerte, y lo entregarán a las otras naciones. 34 Y lo escarnecerán, lo azotarán, lo escupirán, y lo matarán; y en el tercer día resucitará.

35 Ya’aqov y Yojanon, los hijos de Zavdiy, se le acercaron, diciendo: “Rabbi,[12] queremos que hagas por nosotros lo que te pidamos.” 36 Y les dijo: “¿Qué queréis que haga por vosotros?” 37 Le dijeron “Concédenos que en tu gloria, nos sentemos uno a tu mano derecha, y el otro a tu mano izquierda. 38 Pero Yahusha les dijo: “¿Sabéis lo que את pedís? ¿Podéis tomar de la copa que yo tomo y ser bautizados en el bautismo con el que soy bautizado?” 39 Y ellos le dijeron: “Podemos.” Y Yahusha les dijo: “La verdad, beberéis de la copa que voy a beber, y con el bautismo con el que seré bautizado, seréis bautizados; 40 pero el sentaros a mi diestra o a mi izquierda no es mío concederlo, sino que será dado a aquellos para quienes está preparado.”

41 Y cuando los diez lo oyeron, comenzaron a disgustarse con Ya’aqov y Yojanon. 42 Pero Yahusha los reunió y les dijo: “Sabéis que los que son tenidos por gobernantes de las otras naciones, ejercen dominio sobre ellas, y los poderosos ejercen sobre ellas autoridad. 43 Pero no debe ser así entre vosotros; sino que el que quiera ser grande entre vosotros, deberá ser vuestro siervo. 44 Y el que de vosotros quiera ser el primero, deberá ser el siervo de todos. 45 Porque el Hijo de A’dam no vino a ser servido, sino a servir, y a dar su vida en rescate de muchos.”

 

[1] En Ivriyt (Hebreo), la descendencia de los Vigilantes (Ángeles) caídos.

[2] Viento; por semejanza: aliento, es decir una exhalación suave (o violenta).

[3] Una borla o fleco en los bordes de una prenda.

[4] La tierra o región de Judea.

[5] Bere’shiyth (Génesis) 2:24.

[6] Shemoth (Éxodo) 20:14; Devariym (Deuteronomio) 5:18.

[7] Shemoth (Éxodo) 20:13; Devariym (Deuteronomio) 5:17.

[8] Shemoth (Éxodo) 20:15; Devariym (Deuteronomio) 5:19.

[9] Shemoth (Éxodo) 20:16; Devariym (Deuteronomio) 5:20.

[10] Vayiqra (Levítico) 19:13.

[11] Shemoth (Éxodo) 20:12; Devariym (Deuteronomio) 5:16.

[12] Maestro.

  • Jubileos 12

    Y sucedió que en el sexto septenario, en el séptimo año, Avram habló a su padre Teraj diciendo: “¡Padre!” 2 Y él respondió: “Heme aquí, hijo mío”. Y aquél le dijo: “¿Qué ayuda y provecho tienes de esos ídolos que adoras, delante de los cuales haces reverencia? ... 

    LEER MAS 


  • Janok 1-9

    La palabra de la bendición de Janok, como bendijo a los elegidos y a los justos, que debían existir en el tiempo de la angustia, rechazando a todos los injustos e inicuos. Janok, un hombre justo, que con ELOHIYM, respondió y habló, mientras sus ojos estaban abiertos, y vio una visión santa en los cielos. Esto me mostraron los ángeles...

    LEER MAS 


  • Tefillah (Oración) de Azaryahu

    Y caminaron en medio del fuego, alabando a ELOHIYM y bendiciendo a YAHUAH. 2 Entonces Azaryahu se levantó y oró de esta manera y abriendo su boca en medio del fuego dijo:..

    LEER MAS


  • 2 Ezra (Esdras) 2

    Así dice YAHUAH: Saqué a este pueblo de la esclavitud y les di mis mandamientos por medio de los siervos los profetas, a los que no oyeron, sino que despreciaron mis consejos. 2 La madre que los concibió les dice: “Hijos, tomad vuestro camino, porque soy viuda y abandonada; ...

    LEER MAS 


  • Besorah (Evangelio) según Mattityahu (Mateo) 5-7

    Y viendo las multitudes, se fue a lo alto de una montaña, y cuando se hubo sentado sus talmidiym vinieron a él, 2 y abrió su boca y les enseñó, diciendo:
    3 “Bienaventurados son los pobres en ruaj, porque de ellos es el Reino de los Cielos”.
    4 “Bienaventurados son los afligidos, porque serán consolados”.
    5 “Bienaventurados son los humildes, porque recibirán...

     

    LEER MAS


  • Sabiduría de Salomón 14

    De nuevo, uno que se prepara para navegar, y está a punto de atravesar las olas furiosas, clama a un pedazo de madera más podrido que la nave que lo lleva. 2 Porque a la nave, un auténtico deseo de lucro la creó, y el artífice la fabricó con su habilidad; ...

    LEER MAS 


  • Yashar (Jaser) 8 

    Fue la noche que nació Avram, que todos los siervos de Teraj y todos los sabios de Nimrod y sus magos, vinieron comieron y bebieron en la casa de Teraj, y esa noche se regocijaron con él. 2 Y saliendo todos los sabios y magos de la casa de Teraj, alzaron los ojos al cielo aquella noche para mirarlas estrellas, y observaron que una gran estrella venía del oriente y corría en el cielo, y se tragó las cuatro estrellas de los cuatro lados de los cielos...

    LEER MAS


  • 2 Baruk 29-32

    Y Él, respondiendo me dijo: “Lo que aconteciere entonces, sucederá a toda la tierra; por lo tanto, todos los que viven lo experimentarán. 2 Porque en ese tiempo protegeré solo a aquellos que se hallan en esos mismos días en esta tierra. 3 Y sucederá, cuando se cumpla todo lo que debía suceder en esos lugares, que entonces Ha’Mashiaj comenzará a revelarse....

    LEER MAS


  • Hechos de los Apóstoles 29

    Y Pa'al lleno de bendiciones del Mashiaj, y lleno del Ruaj Ha’Qo­desh, salió de Roma, decidido a ir a España, puesto que desde largo tiempo atrás deseaba viajar allá; y planeaba también, ir hasta Gran Bretaña, 2 porque había escuchado en Fenicia, según los profetas, que parte de los hijos de Yashar’el, en el tiempo de la esclavitud en la tierra de Ashshur, habían escapado por mar hacia las islas lejanas, o Gran Bretaña, así llamadas por los romaiym...

    LEER MAS


  • Siraj - Eclesiástico 42-43

    De estas cosas no te avergüences, y no aceptes a persona alguna, que peque de este modo: 2 De la Toráh de El Elyon, y de su pacto; de la sentencia que disculpa a los malvados; 3 de hacer cuentas con tus socios y viajeros; o del regalo de la herencia de amigos; 4 de comprobar la balanza y de sus pesas; o de obtener ganancias grandes o pequeñas; 5 y de la venta desinteresada...

    LEER MAS


  • Toviyahu (Tobías) 1

    Cefer de las palabras de Toviyahu, hijo de Toviy'el, hijo de Ananiy’el, hijo de Ad`u'el, hijo de Gavay'el, de la descendencia de Aca'el, de la tribu de Naftaliy; 2 quien, en el tiempo de Enemessar, rey de Ashshur, fue llevado cautivo de Thisbe, que está a la derecha de esa ciudad, que se llama debidamente Naftaliy en Galiyl, arriba de Asher. 3 Yo, Toviyahu, he caminado todos los días de mi vida por los caminos de la verdad y la justicia, e hice muchos actos de generosidad a mis hermanos, y a mi nación, que vino conmigo a Niyneveh, a la tierra de Ashshur. 4 Y cuando estaba en mi propio país...

    LEER MAS


  • Mishlei - Proverbios 23

    Cuando te sientes a comer את con un gobernante, considera con diligencia את lo que tienes ante ti, 2 y pon un cuchillo a tu garganta, si eres un hombre de gran apetito; 3 no te muestres deseoso de sus manjares, porque son comida engañosa.

     

    4 Trabaja, no para ser rico; cesa de tu propia sabiduría. 5 ¿Pondrás tus ojos en lo que no es? Porque ciertamente las riquezas se hacen alas y como un águila vuelan hacia el cielo.

    LEER MAS


  • Tehilliym - Salmos 151-153

    Yo era el menor entre mis hermanos y un joven en la casa de mi padre. Solía alimentar el rebaño de mi padre y encontré un león y un lobo, los maté y los destrocé. 2 Mis manos hicieron una flauta y mis dedos formaron un arpa. ¿Quién me mostrará a mi Adonai? Él, mi Adonai, se ha convertido en mi Elohiym4 Envió a su ángel y me sacó del rebaño de mi padre y me ungió con el aceite de la unción. 5 Hermanos míos, hermosos y grandes, en ellos Yahuah no tuvo complacencia alguna. 6 Y salí para encontrarme con el pelishtiy...

    LEER MAS


  • Shushanah - Susana

    Un hombre llamado Yahuyaqiym habitaba en Babel, 2 y tomó por mujer, a Shushanah, la hija de Qelkyahu, una mujer muy hermosa que temía a Yahuah. 3 Sus padres también eran justos y enseñaron a su hija de acuerdo con la Toráh de Moshéh. 4 Ahora bien, Yahuyaqiym era un gran hombre rico, y tenía un hermoso jardín al lado de su casa; y a él recurrían los yahudiym, porque era más honorable que todos los demás. 5 El mismo año fueron designados como jueces, dos de los ancianos del pueblo, de aquellos a los que se refirió Yahuah diciendo: “La iniquidad proviene de Babel de jueces ancianos, que se hacen gobernantes del pueblo”. 6 Estos pasaban mucho tiempo en la casa de Yahuyaqiym y todos los que tenían...

    LEER MAS

© 2020 Cepher Publishing Group. All Rights Reserved. Website By Efinitytech