×

Toráh Semanal

Blog: Spanish Weekly Torah Portion

Beha'alotja

Posted by Cepher Publishing Group on 5/14/2020

16 Mayo, 2020 - 22 Mayo, 2020 

24 Ziv  (Iyyar) - 1 Sheliyshiy Jodesh (Ciyvan)
 
PARASHÁ: Bemidbar (Números) 8:1 - 12:16

HABLÓ Yahuah a ‘El-Moshéh, diciendo: 2 “Habla a ‘El-Aharón, y dile: ‘Cuando enciendas las lámparas, las siete lámparas alumbrarán al frente de את la menoráh.[1] 3 Y así lo hizo Aharón; él encendió las lámparas hacia adelante de la menoráh, como Yahuah había ordenado a את Moshéh. 4 Esta era la hechura de la menoráh, de oro labrado desde su tallo hasta sus flores, una obra labrada, según el modelo que Yahuah había mostrado a את Moshéh. Así hizo את la menoráh.’”

5 Y habló Yahuah a Moshéh, dicien­do. 6 “Toma a los את Leviyiym de entre los hijos de Yashar’el, y purifícalos. 7 Así harás con ellos para purificarlos: Rociarás agua de purificación sobre ellos, que hagan pasar navaja por todo su cuerpo, que laven sus vestidos, y así se purificarán. 8 Luego tomarán un novillo con su minjáh, harina selecta mezclada con aceite, y tomarás otro novillo para la ofrenda por el pecado. 9 Traerás a את los Leviyiym ante el Tabernáculo de la asamblea, y reunirás a את toda la asamblea de los hijos de Yashar'el, 10 y presentarás a את los Leviyiym ante Yahuah, y los hijos de Yashar’el pondrán את sus manos sobre los Leviyiym. 11 Entonces Aharón presentará a את los Leviyiym ante Yahuah como una ofrenda de los hijos de Yashar'el, para que cumplan את el ministerio de Yahuah. 12 Los Leviyiym את pondrán sus manos sobre las cabezas de los novillos, y presentarás את uno como ofrenda por el pecado y את el otro como ofrenda de humo ascendente a Yahuah, para hacer expiación por los Leviyiym. 13 Luego harás estar en pie a את los Leviyiym delante de Aharón y delante de sus hijos, y los ofrecerás como ofrenda a Yahuah. 14 Así separarás a את los Leviyiym de entre los hijos de Yashar’el; y los Leviyiym serán míos. 15 Después de eso, los Leviyiym entrarán para cumplir el ministerio del את Tabernáculo de la asamblea; y tú los limpiarás y los presentarás como ofrenda. 16 Porque entre los hijos de Yashar’el, ellos son enteramente dedicados a mí, en lugar de todo aquel que abre matriz. Los he tomado para mí en lugar de los primogénitos de todos los hijos de Yashar’el. 17 Porque todos los primogénitos de los hijos de Yashar’el son míos, hombres y animales. El día que hice morir a todos los primogénitos en la tierra de Mitsrayim, los santifiqué para mí. 18 He tomado a את los Leviyiym en lugar de todos los primogénitos de los hijos de Yashar’el. 19 Y he dado a את los Leviyiym como un presente a Aharón y a sus hijos de entre los hijos de Yashar'el, את para que cumplan el ministerio de los hijos de Yashar'el en el Tabernáculo de la asamblea, para hacer expiación por los hijos de Yashar'el; y para que no haya plaga entre los hijos de Yashar'el, cuando se acercaren los hijos de Yashar'el al Santuario.” 20 Entonces Moshéh, Aharón y toda la asamblea de los hijos de Yashar’el procedieron con los Leviyiym, de acuerdo con todo lo que Yahuah había ordenado a את Moshéh acerca de los Leviyiym; así hicieron con ellos los hijos de Yashar’el. 21 Los Leviyiym fueron purificados y lavaron sus vestiduras. Y Aharón los presentó como ofrenda delante de Yahuah; e hizo Aharón expiación por ellos para purificarlos. 22 Después de esto, los Leviyiym entraron את al Tabernáculo de la asamblea ante Aharón y ante sus hijos, como Yahuah había ordenado a את Moshéh acerca de los Leviyiym; así hicieron con ellos.

23 Habló Yahuah a Moshéh, dicien­do: 24 “Esto es lo concerniente a los Leviyiym. Desde los veinticinco años en adelante, entrarán a prestar servicio en el Tabernáculo de la asamblea. 25 Y a los cincuenta años dejarán de prestar su servicio. No servirán más. 26 Sin embargo, podrán ministrar con את sus hermanos en el Tabernáculo de la asamblea, para hacer la guardia, y no harán ningún servicio; así harás con los Leviyiym en cuanto a sus obligaciones.”

CAPÍTULO 9

HABLÓ Yahuah a ‘El-Moshéh en el desierto de Ciynai, el primer mes del segundo año después de su salida de la tierra de Mitsrayim, diciendo: 2 “Que los hijos de Yashar’el guarden también את el Pecaj[2] en su tiempo señalado. 3 En el décimo cuarto día de este mes, por la tarde lo guardarás en el tiempo señalado, conforme a todos sus esta­tu­tos y conforme a todas sus ordenanzas, lo guardarás. 4 Entonces Moshéh habló a los hijos de Yashar’el, para que guardaran el Pecaj. 5 Y guardaron את el Pecaj el día catorce del primer mes por la tarde, en el desierto de Ciynai; conforme a todo lo que Yahuah había ordenado a את Moshéh, así también hicieron los hijos de Yashar’el.  

6 Hubo algunos varones, que estaban impuros por causa de un hombre muerto y no pudieron guardar el Pecaj ese día, y vinieron ante Moshéh y Aharón aquel día. 7 Y aquellos hombres le dijeron: “Nosotros estamos impuros por el cadáver de un hombre, ¿por qué seremos impedidos de traer את una ofrenda ante Yahuah en su tiempo señalado entre los hijos de Yashar'el?” 8 Y Moshéh les dijo: “Quedaos quietos, y oiré lo que Yahuah ordenará acerca de vosotros.”

9 Y habló Yahuah a Moshéh, diciendo: 10 “Habla a los hijos de Yashar'el, diciendo: ‘Si alguno de vosotros o de vuestra descendencia fuere impuro por causa de un cadáver, o estuviere lejos de viaje, guardará el Pecaj para Yahuah; 11 a los catorce días del segundo mes al atardecer lo guardarán, y lo comerán con matstsah[3] y hierbas amargas. 12 No dejarán nada de él para la mañana, ni quebrarán hueso alguno de él. Conforme a todas las ordenanzas del Pecaj lo guardarán. 13 Pero el que estuviere limpio y no estuviere de viaje y se abstuviere de guardar el Pecaj, tal persona será cortada de entre su pueblo, porque no trajo la ofrenda de Yahuah en su tiempo señalado.  Tal persona llevará su pecado. 14 Y si morare con vosotros un extranjero, y guardare el Pecaj para Yahuah, conforme la ordenanza del Pecaj y conforme sus leyes, así lo hará. Una misma ordenanza tendréis, tanto para el extranjero como para el natural.’”

15 El día en que את el Tabernáculo fue levantado, la nube cubrió את el Tabernáculo, la tienda del testimonio. Y desde el anochecer hasta la mañana, había sobre el Tabernáculo como la apariencia de fuego. 16 Así fue continuamente. La nube lo cubría de día y de noche la apariencia de fuego. 17 Y cada vez que la nube era alzada del Tabernáculo, los hijos de Yashar’el partían, y en el lugar donde la nube paraba, allí los hijos de Yashar’el acampaban. 18 Al mandato de Yahuah, los hijos de Yashar'el partían, y al mandato de Yahuah ellos acampaban. Mientras la nube posaba sobre el Tabernáculo, ellos descansaban en sus tiendas. 19 Cuando la nube posaba muchos días sobre el Tabernáculo, entonces los hijos de Yashar’el guardaban את la ordenanza de Yahuah, y no partían. 20 Así sucedía; cuando la nube posaba unos días sobre el Tabernáculo, conforme al mandato de Yahuah, ellos moraban en sus tiendas, y conforme al mandato de Yahuah, partían. 21 Así sucedía; cuando la nube posaba desde la tarde hasta la mañana, y si la nube se alzaba por la mañana, entonces ellos partían. Fuere de día o de noche, cuando la nube se alzaba, ellos partían. 22 O pasados dos días, o un mes, o un año, mientras la nube reposara sobre el Tabernáculo, permaneciendo sobre él, los hijos de Yashar'el se quedaban en sus tiendas y no partían, sino cuando se alzaba, ellos partían. 23 Al mandato de Yahuah, descansaban en sus tiendas y al mandato de Yahuah, partían guardando את la ordenanza de Yahuah, como lo había mandado Yahuah por medio de Moshéh.

CAPÍTULO 10

HABLÓ Yahuah a ‘El-Moshéh, diciendo: 2 “Hazte dos trompetas de plata. Las harás de una pieza entera maciza, las cuales te servirán para convocar a la asam­blea y para hacer partir את a los campamentos. 3 Y cuando las tocaren, toda la asamblea se reunirá contigo a la entrada del Tabernáculo de la asamblea. 4 Si sonare una trompeta, entonces los príncipes, jefes de millares de Yashar’el, se congregarán ante ti. 5 Cuando hicieres sonar alarma, los campamentos que se encuentran en las partes del este, avanzarán. 6 Cuando hicieres sonar alarma por segunda vez, los campamentos que se encuentran en el lado sur, partirán. Tocarán alarma para sus partidas. 7 Pero para congregar la asamblea את tocarás, pero no darán alarma. 8 Los hijos de Aharón, los sacerdotes, tocarán las trompetas. Las tendréis como estatuto perpetuo por vuestras generaciones. 9 Cuando vayas a la guerra contra el enemigo que te oprime en vuestra tierra, tocarás alarma con las trompetas; y seréis recordados delante de Yahuah Elohay­kem, y seréis salvados de vuestros enemigos. 10 Asimismo en el día de vuestra alegría, en vuestros días solemnes, y en el comienzo de vuestros meses, tocaréis las trompetas sobre vuestras ofrendas de humo ascendente, y sobre los sacrificios de vuestras ofrendas de paz; para que os sean por memorial delante de vuestro Elohiym. Yo soy Yahuah Elohay­kem.”

11 Aconteció el día veinte del segundo mes, en el segundo año, que la nube fue alzada del Tabernáculo del testimonio. 12 Y los hijos de Yashar'el emprendieron sus jornadas desde el desierto de Ciynai y la nube posó en el desierto de Pa’ran. 13 Así emprendieron su viaje por primera vez, de acuerdo con el mandato de Yahuah por medio de Moshéh.

14 El estandarte del campamento de los hijos de Yahudáh, según sus ejércitos, marchó en primer lugar. Y Najshon, hijo de Ammiynadav, estaba sobre su ejército. 15 Sobre el ejército de la tribu de los hijos de Yisshakar, estaba Nethan'el hijo de Tsu'ar. 16 Sobre el ejército de la tribu de los hijos de Zevulún, estaba Eliy’av, hijo de Jelon. 17 Entonces el Tabernáculo fue desarmado; y los hijos de Gershon y los hijos de Merari se adelantaron, llevando el Tabernáculo.

18 El estandarte del campamento de Re’uven avanzó de acuerdo con sus ejércitos, y sobre su ejército estaba Eliytsur, hijo de Shedey’ur. 19 Sobre el ejército de la tribu de los hijos de Shim’on, estaba Shelumiy’el, hijo de Tsuriyshaddai. 20 Sobre el ejército de la tribu de los hijos de Gad, estaba Elyacaf, hijo de De'u’el. 21 Y los qohathiym se pusieron en marcha transportando el Santuario. Y entre­tanto ellos llegaban, los otros armaban את el Tabernáculo.

22 El estandarte del campamento de los hijos de Efráyim avanzó de acuerdo con sus ejércitos; y sobre su ejército estaba Eliyshama, hijo de Ammiyhud. 23 Sobre el ejército de la tribu de los hijos de Menashsheh estaba Gamliy’el, hijo de Pedahtsur. 24 Sobre el ejército de la tribu de los hijos de Binyamiyn estaba Aviydan, hijo de Gid’oniy.

25 A la retaguardia de todos los campamentos, avanzó el estandarte del campamento de los hijos de Dan, según sus ejércitos, y Ajiy'ezer, hijo de Ammiyshaddai estaba sobre sus ejércitos. 26 Sobre el ejército de la tribu de los hijos de Asher estaba Pag'iy’el, hijo de Okran. 27 Sobre el ejército de la tribu de los hijos de Naftaliy estaba Ajiyra, hijo de Eynan. 28 Este era el orden de marcha de los hijos de Yashar’el según sus ejércitos, cuando partían.

29 Moshéh dijo a Jovav, hijo de Re'u'el Midyaniy, suegro de Moshéh. Estamos partiendo hacia el lugar del cual Yahuah dijo: “Os lo daré.” Ven con nosotros y te haremos bien, porque Yahuah ha hablado bien con respecto a Yashar'el. 30 Y él le dijo: “No iré; sino que partiré a mi propia tierra y a mi parentela.” 31 Y él dijo: “Te ruego no nos dejes, por cuanto tú conoces donde debemos acampar en el desierto, y serás para nosotros en lugar de ojos. 32 Y si vinieres con nosotros, cuando Yahuah hiciere bondad con nosotros, lo mismo haremos contigo.”

33 Ellos partieron de la montaña de Yahuah camino de tres días y el Arca del Pacto de Yahuah fue delante de ellos camino de tres días, buscando un lugar de descanso para ellos. 34 Y desde que salieron del campamento, la nube de Yahuah estaba sobre ellos de día. 35 Y acontecía que cuando el Arca avanzaba, Moshéh decía: “Levántate, Yahuah, que tus enemigos sean dispersados; y que los que te aborrecen huyan delante de ti.” 36 Y cuando ella se detenía, decía: “Vuelve ¡Oh Yahuah! a los millares de Yashar’el.”

CAPÍTULO 11

ACONTECIÓ que el pueblo comen­zó a quejarse a oídos de Yahuah, y lo oyó Yahuah.  Esto disgustó a Yahuah y se encendió su ira; y el fuego de Yahuah ardió entre ellos, y consumió a aquellos que estaban en las partes más extremas del campamento. 2 El pueblo clamó a Moshéh y cuando Moshéh oró a ‘El-Yahuah, el fuego se apagó. 3 Y él llamó el nombre de aquel lugar Tav’er­ah, porque el fuego de Yahuah ardió entre ellos.

4 Y a la multitud que estaba mezclada entre ellos le vino un gran apetito, y los hijos de Yashar’el también lloraron otra vez y dijeron: “¡Quién nos diera a comer carne! 5 ¡Nos acordamos את del pescado que libremente comíamos en Mitsrayim, y de את los pepinos, את los melones, את los puerros, את las cebollas y את los ajos! 6 ¡Pero ahora nuestra alma está seca! ¡No hay nada, aparte de este manná ante nuestros ojos!” 7 Y el manná era como semilla de culantro y su color como el color del bedelio. 8 El pueblo se esparcía y lo recogía, lo molía en molinos o lo trituraba en un mortero. Lo cocía en sartenes o hacía de él pasteles, y su sabor era como el sabor del aceite fresco. 9 Cuando caía el rocío sobre el campamento de noche, el manná descendía sobre él.

10 Entonces Moshéh escuchó את que el pueblo lloraba por sus familias, cada uno a la entrada de su tienda; y la ira de Yahuah se encendió en gran manera y Moshéh también estaba disgustado. 11 Entonces Moshéh dijo a ‘El-Yahuah: “¿Por qué has afligido a tu siervo? ¿Y por qué no he hallado gracia ante tus ojos, que pones את sobre mí la carga de todo este pueblo? 12 ¿Acaso he concebido yo את a todo este pueblo? ¿Los he engendrado, para que me digas: ‘Llévalos en tu seno, como lleva la nodriza את al que mama, a la tierra que juraste a sus padres’? 13 ¿De dónde tengo yo carne para dar a todo este pueblo? Pues lloran ante mí, diciendo: ‘Danos carne para que comamos.’ 14 No puedo soportar את a todo este pueblo solo, porque es demasiado pesado para mí. 15 Si así has de את tratar conmigo, te ruego que me des muerte, si he hallado gracia ante tus ojos y no me dejes ver mi desgracia.”

16 Y Yahuah dijo a Moshéh: “Reúneme setenta varones mayores de Yashar’el, que tú sabes que son líderes del pueblo y jefes sobre ellos.  Tráelos al Tabernáculo de la asamblea, y que esperen allí contigo. 17 Entonces descenderé y hablaré allí contigo. Tomaré del Ruaj que está sobre ti y lo pondré sobre ellos; y llevarán contigo la carga del pueblo, para que no la lleves tú solo. 18 Dirás al pueblo: ‘Santificaos para mañana, y comeréis carne; porque habéis llorado a los oídos de Yahuah, diciendo: ¿Quién nos dará carne para comer? Pues ciertamente nos iba bien en Mitsrayim. Por eso Yahuah os dará carne y comeréis. 19 No comeréis un día, ni dos días, ni cinco días, ni diez días, ni veinte días; 20 sino hasta un mes entero, hasta que salga por vuestras narices, y os sea repugnante, por haber despreciado a את Yahuah que está entre vosotros, y habéis llorado ante Él, diciendo: ¿Por qué salimos de Mitsrayim?’” 21 Y Moshéh dijo:  “Seiscientos mil de a pie es el pueblo entre el cual yo estoy; y tú has dicho: ‘Les daré carne, para que coman todo un mes.’ 22 ¿Se degollarán para ellos los rebaños y las manadas para satisfacerlos? ¿O se את juntarán todos los peces del mar para que les baste?”’ 23 Y Yahuah dijo a Moshéh: “¿Se ha acortado la mano de Yahuah? Ya verás si se cumple mi palabra o no.”

24 Moshéh salió y le dijo al pueblo את las palabras de Yahuah, y reunió a los setenta varones de los ancianos del pueblo, y los hizo estar alrededor del Tabernáculo. 25 Entonces Yahuah descendió en una nube y le habló, y tomó del Ruaj que estaba sobre él, y se lo dio a los setenta líderes. Aconteció que cuando el Ruaj reposó sobre ellos, entonces profetizaron y no cesaron. 26 Pero habían quedado dos de los hombres en el campamento. El nombre de uno era Eldad y el nombre del otro, Meydad sobre los cuales reposó el Ruaj. Y estaban entre los convocados pero no habían ido al Tabernáculo, y profetizaron en el campamento. 27 Y corrió un joven, y le dio aviso a Moshéh, y dijo. “Eldad y Meydad están profetizando en el campamento.” 28 Entonces Yahusha, hijo de Nun, siervo de Moshéh desde su juventud, respondió y dijo: “Mi adoniy Moshéh, ¡prohíbeselos! 29 Y Moshéh le dijo” ¿Tienes celos por causa mía? ¡Quisiera Elohiym que todo el pueblo de Yahuah fuesen profetas, y que Yahuah pusiera את su Ruaj sobre ellos! 30 Y Moshéh regresó al campamento; él y los líderes de Ya-shar’el.

31 Y salió un viento de Yahuah, que trajo codornices del mar y las dejó caer cerca del campamento, como un día de camino por un lado, y un día de camino del otro lado, alrededor del campamento, a casi dos codos de altura sobre la superficie de la tierra. 32 El pueblo estuvo de pie todo el día, toda la noche y todo el día siguiente recogiendo את codornices. El que reunió menos, juntó diez hómeres. Y las tendieron todas alrededor del campamento. 33 Pero mientras la carne todavía estaba entre sus dientes, antes de ser masticada, la ira de Yahuah se encendió contra el pueblo, y Yahuah hirió al pueblo con una plaga muy grande. 34 Y llamó את el nombre de aquel lugar, Qivrot Hat-Ta’avah, porque allí sepultaron את al pueblo codicioso. 35 Y de Qivrot Hat-Ta’avah, el pueblo partió a Jatseroth; y habitó en Jatseroth.

CAPÍTULO 12

MIRYAM y Aharón hablaron contra Moshéh a causa de la mujer kushiyth[4] con quien se había casado, pues se había casado con una mujer kushiyth. 2 Ellos dijeron: “¿Acaso habla Yahuah solamente a través de Moshéh? ¿No ha hablado también a través de nosotros?” Y Yahuah lo escuchó. 3 (Pero Moshéh era muy manso, más que todos los hombres que estaban sobre la faz de la tierra), 4 y repentinamente Yahuah habló a ‘El- Moshéh, a ‘El-Aharón y a Miryam: “Salid vosotros tres al Tabernáculo de la asamblea.” Y los tres salieron. 5 Y Yahuah descendió en la columna de nube, se paró a la entrada del Tabernáculo y llamó a Aharón y a Miryam. Y ambos salieron. 6 Entonces Él dijo: “Escuchad ahora mis palabras: Cuando haya pro­feta entre vosotros, Yo Yahuah me daré a conocer en visión y le hablaré en sueño. 7 Pero no así a mi siervo Moshéh, quien es fiel en toda mi casa. 8 Con él hablaré boca a boca, claramente y no en dichos oscuros; y contemplará la apariencia de Yahuah. ¿Por qué pues, no temisteis hablar contra mi siervo Mo­shéh?” 9 Entonces la ira de Yahuah se encendió contra ellos; y se fue. 10 Y la nube se apartó del Tabernáculo; y he aquí, Miryam se volvió leprosa, blanca como la nieve.  Aharón miró a Miryam y he aquí, estaba leprosa. 11 Aharón dijo a Moshéh: “Ay, mi adoniy, te ruego que no nos cargues este pecado, por el cual hemos obrado neciamente y con el que hemos pecado. 12 No sea ella como el que nace muerto, que al salir del vientre de su madre, su carne ya se ha consumido a medias.” 13 Entonces Moshéh clamó a ‘El-Yahuah, diciendo: “¡Sánala ahora Oh ‘El, te lo suplico!”

14 Dijo Yahuah a Moshéh: “Si su padre le hubiese escupido en el rostro, ¿no debería llevar su vergüenza por siete días? Que permanezca siete días fuera del campamento y después sea admitida nuevamente.” 15 Estuvo pues Miryam fuera del campamento por siete días, y el pueblo no partió hasta que trajeron nuevamente a Miryam. 16 Después, el pueblo partió de Jatseroth y acamparon en el desierto de Pa’ran.

HAFTORÁH: Zakaryahu (Zacarias) 7:1-10

ACONTECIO en el cuarto año del rey Dareyavesh, que vino la Palabra de Yahuah a Zakaryahu, el cuarto día del noveno mes, Kislev; 2 cuando ellos habían enviado a la Casa de ‘El a Shar'etser y a Regem Melek y a sus hombres, a implorar delante de את Yahuah, 3 y a preguntar a los sacerdotes que estaban en la casa de Yahuah Tseva’oth y a los profetas, diciendo: “¿Debemos llorar y apartarnos en el mes quinto como lo hemos hecho todos estos años?

4 Entonces la Palabra de Yahuah Tseva’oth vino a mí diciendo: 5 “Habla a todo el pueblo de la tierra y a los sacerdotes, diciendo: Cuando ayunasteis y os lamentasteis en el quinto y séptimo mes estos setenta años, ¿acaso ayunabais para mí? ¿Era por mí? 6 Y cuando comisteis y bebisteis, ¿no comisteis y bebisteis para vosotros mismos? 7 ¿No deberíais haber escuchado את las palabras que Yahuah proclamó por medio de los antiguos profetas, cuando Yerushalayim estaba habitada y era próspera así como las ciudades a su alrededor, cuando también el Neguev y la llanura estaban habitadas?”

8 Entonces vino la palabra de Yah­uah a Zakaryahu diciendo: 9 “Así habla Yah­uah Tseva’oth, diciendo: Impartid juicio verdadero y mostrad misericordia y compasión cada cual con את su hermano. 10 No oprimáis a la viuda, ni al huérfano, ni al extranjero, ni al pobre y ninguno de vosotros piense mal en su corazón contra su hermano.”

BESORÁH: Luqas (Lucas) 17:11 - 18:14

Y sucedió que estando en camino hacia Yerushaláyim, pasó por en medio de Shomeron y Galiyl. 12 Y entrando en una aldea, se encontró con diez leprosos, que se pararon a distancia. 13 Y alzaron sus voces y dijeron: “¡Yahusha, Rabbi,[5] ten misericordia de nosotros!” 14 Y cuando los vio, les dijo: “Id y mostraos ante los sacerdotes.” Y sucedió que mientras iban, fueron limpiados. 15 Y uno de ellos, cuando vio que fue sanado, se regresó y con gran voz alabó a Elohiym; 16 y se postró de cara ante sus pies, dándole gracias; era un shomeroniy. 17 Y Yahusha respondiendo dijo: “¿No fueron diez los limpiados? y ¿dónde están los nueve? 18 ¿No hubo nadie que volviera a dar gloria a Elohiym, más que este extranjero?” 19 Y le dijo: “¡Levántate y sigue tu camino! Tu fe te ha sanado.”

20 Y cuando le fue preguntado por los parashiym: “¿Cuándo habrá de venir el Reino de Elohiym?” les respondió y dijo: “El Reino de Elohiym no viene con señales; 21 tampoco dirán: ‘¡Mirad, aquí está o allá!’ Porque he aquí, el Reino de Elohiym está entre vosotros.” 22 Y dijo a los talmidiym: “Vendrán días cuando desearéis ver uno de los días del Hijo de A’dam, y no lo veréis.” 23 Y os dirán: ‘¡Miradlo aquí!’ O: ‘¡miradlo allá!’ no vayáis, no los sigáis; 24 porque como el relámpago resplandece desde un extremo hasta el otro bajo del cielo, así también será el Hijo de A’dam en su día. 25 Mas primero, es necesario que padezca muchas cosas, y que sea rechazado por esta nación. 26 Y tal como fue en los días de Noaj, así será en los días del Hijo de A’dam; 27 comían, bebían, se casaban y se daban en matrimonio, hasta el día en que Noaj entró en el arca, y llegó el diluvio y los destruyó a todos. 28 Igualmente sucedió en los días de Lot; comían, bebían, compraban, vendían, plantaban y edificaban; 29 pero el mismo día en que Lot salió de Cedom, Yahuah hizo llover fuego y azufre desde el cielo, y los destruyó a todos. 30 De la misma manera será en el día en que el Hijo de A’dam sea revelado. 31 En aquel día el que esté en la terraza, y tenga sus cosas en la casa, no baje a tomarlas; y así mismo, el que esté en el campo, no regrese. 32 Acordaos de la mujer de Lot. 33 El que busque salvar su vida la perderá; y el que pierda su vida la conservará. 34 Sucederá, os digo, que dos estarán en una cama; uno será recibido y el otro dejado; 35 sucederá que dos estarán profesando la Verdad[6] por igual; uno será recibido y el otro dejado; 36 sucederá que dos estarán en el campo; uno será recibido y el otro dejado.” 37 Ellos respondieron y le dijeron: “¿Dónde Adonai?” Y les dijo: “Donde sea que esté el cuerpo, allí se juntarán las águilas.”

CAPÍTULO 18

Y LES refirió una parábola respecto de que deben orar siempre y no desfallecer, 2 diciendo: “Había un juez en una ciudad, que no tenía temor de Elohiym, ni respetaba a hombre. 3 Y había una viuda en esa ciudad que vino a él diciendo: ‘Hazme justicia ante mi adversario’; 4 y no lo hizo por algún tiempo, pero después se dijo a sí mismo: ‘Aunque no tengo temor de Elohiym, ni respeto a hombre, 5 mas porque esta viuda me molesta, la vindicaré, no sea que me desgaste con su continuo venir’.” 6 Y Adonai dijo: “Oíd lo que el juez injusto dice. 7 Y ¿No vindicará Elohiym a sus propios elegidos, que le claman día y noche, aunque se tarde? 8 Os digo que les hará justicia prontamente. Sin embargo, cuando el Hijo de A’dam venga ¿encontrará fe en la tierra?” 9 Y le dijo esta parábola a unos que se consideraban justos a sí mismos, y despreciaban a otros: 10 “Dos hombres subieron a orar al Templo; uno era parashiy y el otro publicano. 11 El parashiy, puesto en pie oró para sí: ‘Elohiym, te agradezco que no soy como otros hombres, extorsionadores, injustos, adúlteros, o como este publicano; 12 ayuno dos veces en el Shabbath y את doy diezmos de todo lo que poseo’. 13 Y el publicano, parado a la distancia, no quería ni levantar sus ojos al cielo, sino que hería su pecho, diciendo: ‘Elohiym ten misericordia de mí, pecador’. 14 Os digo que este hombre regresó justificado a su casa, mas no el otro; porque todo el que se exalte a sí mismo, será humillado; y el que se humille, será exaltado.”

 

[1] Candelabro de siete brazos.

[2] Pascua.

[3] Pan sin levadura.

[4] Yashar (Jaser) 72:37.

[5]Maestro.

[6] Tehilliym (Salmos) 119:142.

  • Jubileos 12

    Y sucedió que en el sexto septenario, en el séptimo año, Avram habló a su padre Teraj diciendo: “¡Padre!” 2 Y él respondió: “Heme aquí, hijo mío”. Y aquél le dijo: “¿Qué ayuda y provecho tienes de esos ídolos que adoras, delante de los cuales haces reverencia? ... 

    LEER MAS 


  • Janok 1-9

    La palabra de la bendición de Janok, como bendijo a los elegidos y a los justos, que debían existir en el tiempo de la angustia, rechazando a todos los injustos e inicuos. Janok, un hombre justo, que con ELOHIYM, respondió y habló, mientras sus ojos estaban abiertos, y vio una visión santa en los cielos. Esto me mostraron los ángeles...

    LEER MAS 


  • Tefillah (Oración) de Azaryahu

    Y caminaron en medio del fuego, alabando a ELOHIYM y bendiciendo a YAHUAH. 2 Entonces Azaryahu se levantó y oró de esta manera y abriendo su boca en medio del fuego dijo:..

    LEER MAS


  • 2 Ezra (Esdras) 2

    Así dice YAHUAH: Saqué a este pueblo de la esclavitud y les di mis mandamientos por medio de los siervos los profetas, a los que no oyeron, sino que despreciaron mis consejos. 2 La madre que los concibió les dice: “Hijos, tomad vuestro camino, porque soy viuda y abandonada; ...

    LEER MAS 


  • Besorah (Evangelio) según Mattityahu (Mateo) 5-7

    Y viendo las multitudes, se fue a lo alto de una montaña, y cuando se hubo sentado sus talmidiym vinieron a él, 2 y abrió su boca y les enseñó, diciendo:
    3 “Bienaventurados son los pobres en ruaj, porque de ellos es el Reino de los Cielos”.
    4 “Bienaventurados son los afligidos, porque serán consolados”.
    5 “Bienaventurados son los humildes, porque recibirán...

     

    LEER MAS


  • Sabiduría de Salomón 14

    De nuevo, uno que se prepara para navegar, y está a punto de atravesar las olas furiosas, clama a un pedazo de madera más podrido que la nave que lo lleva. 2 Porque a la nave, un auténtico deseo de lucro la creó, y el artífice la fabricó con su habilidad; ...

    LEER MAS 


  • Yashar (Jaser) 8 

    Fue la noche que nació Avram, que todos los siervos de Teraj y todos los sabios de Nimrod y sus magos, vinieron comieron y bebieron en la casa de Teraj, y esa noche se regocijaron con él. 2 Y saliendo todos los sabios y magos de la casa de Teraj, alzaron los ojos al cielo aquella noche para mirarlas estrellas, y observaron que una gran estrella venía del oriente y corría en el cielo, y se tragó las cuatro estrellas de los cuatro lados de los cielos...

    LEER MAS


  • 2 Baruk 29-32

    Y Él, respondiendo me dijo: “Lo que aconteciere entonces, sucederá a toda la tierra; por lo tanto, todos los que viven lo experimentarán. 2 Porque en ese tiempo protegeré solo a aquellos que se hallan en esos mismos días en esta tierra. 3 Y sucederá, cuando se cumpla todo lo que debía suceder en esos lugares, que entonces Ha’Mashiaj comenzará a revelarse....

    LEER MAS


  • Hechos de los Apóstoles 29

    Y Pa'al lleno de bendiciones del Mashiaj, y lleno del Ruaj Ha’Qo­desh, salió de Roma, decidido a ir a España, puesto que desde largo tiempo atrás deseaba viajar allá; y planeaba también, ir hasta Gran Bretaña, 2 porque había escuchado en Fenicia, según los profetas, que parte de los hijos de Yashar’el, en el tiempo de la esclavitud en la tierra de Ashshur, habían escapado por mar hacia las islas lejanas, o Gran Bretaña, así llamadas por los romaiym...

    LEER MAS


  • Siraj - Eclesiástico 42-43

    De estas cosas no te avergüences, y no aceptes a persona alguna, que peque de este modo: 2 De la Toráh de El Elyon, y de su pacto; de la sentencia que disculpa a los malvados; 3 de hacer cuentas con tus socios y viajeros; o del regalo de la herencia de amigos; 4 de comprobar la balanza y de sus pesas; o de obtener ganancias grandes o pequeñas; 5 y de la venta desinteresada...

    LEER MAS


  • Toviyahu (Tobías) 1

    Cefer de las palabras de Toviyahu, hijo de Toviy'el, hijo de Ananiy’el, hijo de Ad`u'el, hijo de Gavay'el, de la descendencia de Aca'el, de la tribu de Naftaliy; 2 quien, en el tiempo de Enemessar, rey de Ashshur, fue llevado cautivo de Thisbe, que está a la derecha de esa ciudad, que se llama debidamente Naftaliy en Galiyl, arriba de Asher. 3 Yo, Toviyahu, he caminado todos los días de mi vida por los caminos de la verdad y la justicia, e hice muchos actos de generosidad a mis hermanos, y a mi nación, que vino conmigo a Niyneveh, a la tierra de Ashshur. 4 Y cuando estaba en mi propio país...

    LEER MAS


  • Mishlei - Proverbios 23

    Cuando te sientes a comer את con un gobernante, considera con diligencia את lo que tienes ante ti, 2 y pon un cuchillo a tu garganta, si eres un hombre de gran apetito; 3 no te muestres deseoso de sus manjares, porque son comida engañosa.

     

    4 Trabaja, no para ser rico; cesa de tu propia sabiduría. 5 ¿Pondrás tus ojos en lo que no es? Porque ciertamente las riquezas se hacen alas y como un águila vuelan hacia el cielo.

    LEER MAS


  • Tehilliym - Salmos 151-153

    Yo era el menor entre mis hermanos y un joven en la casa de mi padre. Solía alimentar el rebaño de mi padre y encontré un león y un lobo, los maté y los destrocé. 2 Mis manos hicieron una flauta y mis dedos formaron un arpa. ¿Quién me mostrará a mi Adonai? Él, mi Adonai, se ha convertido en mi Elohiym4 Envió a su ángel y me sacó del rebaño de mi padre y me ungió con el aceite de la unción. 5 Hermanos míos, hermosos y grandes, en ellos Yahuah no tuvo complacencia alguna. 6 Y salí para encontrarme con el pelishtiy...

    LEER MAS


  • Shushanah - Susana

    Un hombre llamado Yahuyaqiym habitaba en Babel, 2 y tomó por mujer, a Shushanah, la hija de Qelkyahu, una mujer muy hermosa que temía a Yahuah. 3 Sus padres también eran justos y enseñaron a su hija de acuerdo con la Toráh de Moshéh. 4 Ahora bien, Yahuyaqiym era un gran hombre rico, y tenía un hermoso jardín al lado de su casa; y a él recurrían los yahudiym, porque era más honorable que todos los demás. 5 El mismo año fueron designados como jueces, dos de los ancianos del pueblo, de aquellos a los que se refirió Yahuah diciendo: “La iniquidad proviene de Babel de jueces ancianos, que se hacen gobernantes del pueblo”. 6 Estos pasaban mucho tiempo en la casa de Yahuyaqiym y todos los que tenían...

    LEER MAS

© 2020 Cepher Publishing Group. All Rights Reserved. Website By Efinitytech