×

Toráh Semanal

Blog: Spanish Weekly Torah Portion

Naso

Posted by Cepher Publishing Group on 5/7/2020

9 Mayo, 2020 - 15 Mayo, 2020 

17 Ziv (Iyyar) - 23 Ziv (Iyyar)
 
PARASHÁ: Bemidbar (Números) 4:21 - 7:89

Habló Yahuah a ‘El-Moshéh, diciendo: 22 “Haz también את un censo de los hijos de Gershon, en sus casas paternas, por sus familias. 23 Los contarás desde los treinta años hasta los cincuenta, todo el que sea apto en el servicio para realizar el trabajo del Tabernáculo de la asamblea. 24 Este será el ministerio de las familias de los Gereshunniym, para servir y para transportar. 25 Llevarán את las cortinas del Tabernáculo, את el Tabernáculo de la asamblea, su cubierta y la cubierta de las pieles de antílope que está encima de él, את la cortina de la entrada del Tabernáculo de la asamblea, 26 את las cortinas del atrio, את el velo de la entrada del atrio que está alrededor del Tabernáculo y del altar, את sus cuerdas, את todos los utensilios de su servicio y את todo lo que se utiliza para el servicio. Así servirán. 27 Según la orden de Aharón y de sus hijos será todo el ministerio de los hijos de los Gereshunniym, en todos sus deberes, y en todos sus servicios. Los designarás a ellos como responsables de את toda su carga. 28 Este es el ministerio de las familias de los hijos de Gershon en el Tabernáculo de la asamblea. Los deberes de ellos estarán bajo la dirección de Iythamar, hijo de Aharón, el sacerdote.

29 En cuanto a los hijos de Merariy, los contarás por sus familias, por sus casas paternas 30 los contarás desde los treinta años hasta los cincuenta, todo el que sea apto en el servicio para realizar את la obra del Tabernáculo de la asamblea.  31 Esta es la responsabilidad de su carga, de acuerdo con todo su servicio en el Tabernáculo de la asamblea: Los tablones del Tabernáculo, sus varas, sus pilares y sus basas, 32 los pilares alrededor del atrio, sus basas, sus clavijas y sus cuerdas, con todos sus utensilios y con todo su servicio. Les asignarás por nombre את todos los utensilios que han de transportar. 33 Este es el servicio de las familias de los hijos de Merariy, de acuerdo con todo su ministerio, en el Tabernáculo de la asamblea, bajo la dirección de Iythamar, hijo de Aharón, el sacerdote.”

34 Así pues, Moshéh, Aharón y los jefes de la asamblea, contaron את los hijos de los qohathiym según sus familias y por sus casas paternas. 35 De los treinta años hasta los cincuenta, todo el que entraba en el servicio para realizar la obra del Tabernáculo de la asamblea, 36 los que fueron contados por sus familias fueron dos mil setecientos cincuenta. 37 Estos fueron los contados de las familias de los qohathiym, todos los que podían servir en el Tabernáculo de la asamblea, que Moshéh y Aharón contaron de acuerdo con el mandamiento de Yahuah por mano de Moshéh. 38 Los contados de los hijos de Gershon, por todas sus familias, y por sus casas paternas, 39 de los treinta años en adelante hasta los cincuenta años, todo el que entraba al servicio, para realizar la obra en el Tabernáculo de la asamblea, 40 los contados de ellos, por sus familias, por sus casas paternas, fueron dos mil seiscientos treinta. 41 Estos son los contados de las familias de los hijos de Gershon, de todos los que podían servir en el Tabernáculo de la asamblea, a quienes Moshéh y Aharón contaron según el mandamiento de Yahuah.

42 Estos fueron los contados de las familias de los hijos de Merariy, por sus familias, por sus casas paternas, 43 de treinta años en adelante hasta los cincuenta años, todo el que entraba al servicio, para realizar la obra en el Tabernáculo de la asamblea. 44 Los contados de ellos por sus familias, fueron tres mil doscientos. 45 Estos son los contados de las familias de los hijos de Merariy, que Moshéh y Aharón contaron de acuerdo con la Palabra de Yahuah por mano de Moshéh. 46 Todos los contados de את los Leviyiym, que Moshéh, Aharón y los jefes de Yashar'el contaron, por sus familias, por sus casas paternas, 47 de los treinta años en adelante, hasta los cincuenta años, todo el que entraba para realizar la obra del servicio y para transportar cargas en el Tabernáculo de la asamblea, 48 los contados por ellos, fueron ocho mil quinientos ochenta. 49 Según el mandamiento de Yahuah, fueron contados por mano de Moshéh, cada uno de acuerdo con su servicio y según su carga, así fueron contados por él, como Yahuah ordenó a את Moshéh.

CAPÍTULO 5

HABLÓ Yahuah a ‘El-Moshéh, diciendo: 2 “Ordena את a los hijos de Yashar'el que expulsen del campamento a todo leproso, todo el que tuviere flujo y cualquiera que se haya contaminado con cadáver; 3 tanto hombres como mujeres pondréis fuera del campamento, para que no profanen את sus campamentos, en medio de los cuales yo habito.” 4 Los hijos de Yashar’el hicieron así, y los expulsaron fuera del campamento, tal como Yahuah había hablado a Moshéh; así lo hicieron los hijos de Yashar’el.

5 Y Yahuah habló a Moshéh, diciendo: 6 “Habla a los hijos de Yashar’el: ‘Cuando un hombre o una mujer cometiere cualquier pecado con los que los hombres pecan, prevaricando contra Yahuah, y esa persona sea culpable, 7 entonces confesará את el pecado que hubiere cometido, compensará את el daño completamente, y añadirá a ello la quinta parte, y ​​se la dará a aquel contra quien ha transgredido. 8 Pero si el hombre no tuviere parientes al cual restituir el daño, la restitución del daño será para Yahuah, para el sacerdote; además del carnero de la expiación, con el cual se hará expiación por él. 9 Toda ofrenda de las cosas qodeshiym de los hijos de Yashar’el, que trajeren al sacerdote, será de él. 10 Y las cosas את sagradas de toda persona, serán suyas. Todo lo que un hombre diere al sacerdote, será suyo.’”

11 Y habló Yahuah a Moshéh, diciendo: 12 “Habla a los hijos de Yashar'el, y diles: ‘Si la mujer de alguno se descarriare y cometiere ofensa contra él, 13 y un hombre se acostare con ella carnalmente, a escondidas de su marido, y ella se hubiere contaminado ocultamente, pues no hubo testigo contra ella, ni fue sorprendida en el acto, 14 y el ruaj[1] de los celos le sobreviniere, apoderándose de él, y tuviere celos de את su mujer, habiéndose ella contaminado, o si el ruaj de los celos se apoderase de él, y tuviere celos de את su mujer, sin haberse ella contaminado, 15 entonces el marido llevará את su mujer al sacerdote, y llevará את su ofrenda por ella, la décima parte de un efa de harina de cebada. No derramará aceite sobre ella, ni pondrá incienso sobre ella; porque es una ofrenda de celos, una ofrenda conmemorativa, que trae a la memoria la iniquidad. 16 El sacerdote la acercará y la pondrá delante de Yahuah. 17 Y él tomará agua consagrada en una vasija de barro; también tomará del polvo que hay en el suelo del Tabernáculo, y lo pondrá en el agua. 18 El sacerdote hará que את la mujer esté en pie delante de Yahuah, descubrirá את la cabeza de la mujer, y pondrá את la ofrenda conmemorativa en sus manos, que es la ofrenda de los celos. Y el sacerdote tendrá en su mano las aguas amargas que acarrean maldición. 19 El sacerdote la pondrá bajo juramento, y dirá a la mujer: “Si ninguno se ha acostado contigo, y si no te has descarriado de tu marido a la inmundicia, que seas libre de estas aguas amargas que acarrean maldición. 20 Pero את si te has descarriado de tu marido, y te has contaminado, y alguno se ha acostado את contigo, 21 entonces el sacerdote conjurará a la את mujer con juramento de maldición, y el sacerdote dirá a la mujer: ‘Yahuah te haga por maldición y por execración entre tu pueblo. Yahuah haga que את tu muslo se pudra y את tu vientre se hinche. 22 Esta agua que acarrea maldición entrará en tus entrañas, y hará que tu vientre se hinche, y tu muslo se pudra. Y la mujer dirá: Amén, Amén.” 23 Y el sacerdote escribirá את estas maldiciones en un cefer, y las borrará con las aguas amargas. 24 Y dará a beber a את la mujer את las aguas amargas que acarrean maldición. Y las aguas que acarrean maldición entrarán en ella, y se volverán amargas. 25 Entonces el sacerdote tomará la ofrenda de celos de la mano את de la mujer, mecerá את la ofrenda ante Yahuah, y la ofrecerá sobre el altar. 26 Luego el sacerdote tomará un puñado de la ofrenda, como את su ofrenda memorial, la hará arder sobre el altar, y después hará que את la mujer beba el agua. 27 Cuando le haya hecho beber את el agua, entonces ocurrirá que si ella estuviere contaminada y hubiere sido infiel a su marido, el agua que acarrea maldición entrará en ella y se volverá amarga; y su vientre se hinchará, su muslo se pudrirá, y la mujer será maldición entre su pueblo. 28 Pero si la mujer no estuviere contaminada, sino limpia; entonces ella será libre, y será fecunda. 29 Esta es la Toráh de los celos, cuando una mujer se descarriare de su marido y se contaminare; 30 o cuando le sobreviniere el ruaj[2] de los celos y estuviere celoso de את su mujer, hará que את la mujer esté en pie delante de Yahuah, y el sacerdote ejecutará sobre ella את toda esta Toráh. 31 Entonces aquel varón no cargará la culpa de la iniquidad, pero esta mujer llevará את su iniquidad.’”

CAPÍTULO 6

HABLÓ Yahuah a ‘El-Moshéh, diciendo: 2 “Habla a los hijos de Ya-shar'el, y diles: ‘Cuando un hombre o una mujer se apartare para hacer un voto de naziyr para dedicarse a Yahuah, 3 se abstendrá de vino y de licor; no beberá vinagre de vino, ni de licor, ni beberá ningún licor de uvas, tampoco comerá uvas frescas ni secas. 4 Durante todos los días de su consagración no comerá nada que proviniere de la vid, desde las semillas hasta los pámpanos; 5 todo el tiempo del voto de su consagración, no pasará navaja de rasurar sobre su cabeza, hasta que se cumplan los días de su consagración a Yahuah, será qadosh, y dejará crecer los cabellos de su cabeza. 6 Todos los días en que estuviere consagrado para Yahuah, no se acercará a ningún cadáver; 7 no se hará impuro por su padre, ni por su madre, ni por su hermano, ni por su hermana, cuando murieren; porque la consagración de su Elohiym está sobre su cabeza. 8 Todos los días de su consagración será qadosh para Yahuah. 9 Si alguno muriere repentinamente a su lado, contaminando así la cabeza de su consagración, entonces rasurará su cabeza en el día de su purificación, el séptimo día se la rasurará. 10 Y al octavo día traerá al sacerdote, a la puerta del Tabernáculo de la asamblea, dos tórtolas o dos palominos. 11 Y el sacerdote ofrecerá uno como ofrenda por el pecado, y el otro como ofrenda de humo ascendente. Y hará expiación por él, en lo que pecó relacionado con el cadáver; y santificará su את cabeza el mismo día. 12 Rededicará a Yahuah את los días de su consagración, y traerá un cordero de un año como ofrenda por la culpa. Pero los días anteriores serán anulados, porque su consagración fue contaminada.

13 Esta es la Toráh del naziyr, cuando se cumplieren los días de su consagración: Será llevado a la puerta del Tabernáculo de la asamblea 14 y traerá את su ofrenda a Yahuah, un cordero de un año sin defecto como ofrenda de humo ascendente, una cordera de un año sin defecto como ofrenda por el pecado y un carnero sin mancha como ofrendas de paz; 15 una canasta de matstsah,[3] tortas de harina selecta mezcladas con aceite y hojaldres de matstsah untados con aceite, y su minjáh y sus libaciones. 16 El sacerdote los presentará ante Yahuah, y ofrecerá את su ofrenda por el pecado y את su ofrenda de humo ascendente. 17 Presentará también את el carnero, como sacrificio de ofrenda de paz a Yahuah con la canasta de matstsah. El sacerdote ofrecerá también את su minjáh y את sus libaciones. 18 El naziyr rasurará la cabeza de su consagración a la puerta del Tabernáculo de la asamblea, tomará את el cabello de את la cabeza de su consagración, y lo pondrá en el fuego, que está debajo del sacrificio de las ofrendas de paz. 19 Luego el sacerdote tomará את la espaldilla cocida del carnero, una torta de matstsah de la canasta, un hojaldre de matstsah y las pondrá sobre את las manos del naziyr, después que fuere rasurada la cabeza de su consagración. 20 Entonces el sacerdote los mecerá como ofrenda mecida delante de Yahuah. Es cosa qadosh para el sacerdote, con el pecho mecido y la espaldilla alzada. Después de eso, el naziyr podrá beber vino. 21 Esta es la Toráh del naziyr que haya hecho voto y de su ofrenda a Yahuah por su consagración, además de lo que le permitiere su mano, de acuerdo con el voto que haya hecho.  Así hará conforme a la Toráh de su consagración.’”

22 Habló Yahuah a Moshéh, dicien­do: 23 “Habla a ‘El-Aharón y a sus hijos, diciendo: ‘De esta manera bendecirás a את los hijos de Yashar'el, diciéndoles: 24Yahuah te bendiga y te guarde. 25 Yahuah haga que su rostro resplandezca sobre ti, y sea misericordioso contigo. 26 Yahuah levante su rostro sobre ti, y te dé paz. 27 Y ellos pondrán את mi nombre sobre los hijos de Yashar’el, y Yo los bendeciré.’”

CAPÍTULO 7

EL DÍA en que Moshéh hubo establecido completamente את el Tabernáculo y lo hubo ungido y santificado con את todos sus instrumentos, asimismo את el altar y את todos sus utensilios, los ungió y los santificó, 2 aconteció que los príncipes de Yashar'el, cabezas de las casas paternas, que eran jefes de las tribus y estaban sobre los que fueron contados, ofrendaron. 3 Y trajeron su ofren­da את ante Yahuah: Seis carretas cubiertas y doce bovinos, una carreta por cada dos de los príncipes, y por cada uno, un toro; y los llevaron ante el Tabernáculo. 4 Y Yahuah habló a Moshéh diciendo: 5 “Acépta­selos y que sean para realizar את el servicio del Tabernáculo de la asamblea; y los entregarás a los Leviyiym, a cada uno según su servicio.” 6 Y Moshéh tomó את las carretas y את los bovinos y los dio a los Leviyiym. 7 A los hijos de Gershon dio את dos carretas y את cuatro toros según su servicio. 8 A los hijos de Merariy dio את cuatro carretas y את ocho toros, según su servicio, bajo la dirección de Iythamar, hijo del sacerdote Aharón. 9 Pero a los hijos de Qohath no dio nada, porque el ministerio del Santuario que estaba a su cargo, lo transportaban sobre sus hombros.

10 Los príncipes trajeron את ofrendas para la dedicación del altar, el día en que fue ungido, presentando los príncipes את su ofrenda ante el altar. 11 Y Yahuah dijo a ‘El-Moshéh: “Ellos traerán את su ofrenda, cada príncipe en su día, para la dedicación del altar.”

12 El que trajo את su ofrenda el primer día fue Najshon, hijo de Ammiynadav, de la tribu de Yahudáh. ​​13 Y su ofrenda fue una bandeja de plata, cuyo peso era ciento treinta shekels y un tazón de plata de setenta shekels, según el shekel del Santuario, ambos llenos de harina selecta mezclada con aceite para una minjáh. 14 Un cucharón de oro de diez shekels, lleno de incienso. 15 Un novillo, un carnero y un cordero de un año, para una ofrenda de humo ascendente; 16 un macho cabrío para la ofrenda por el pecado; 17 dos toros, cinco carneros, cinco cabras y cinco corderos de un año para un sacrificio de ofrendas de paz. Esta fue la ofrenda de Naj-shon, hijo de Ammiynadav.

18 El segundo día, Nethan'el, hijo de Tsu’ar, príncipe de Yisshakar, trajo su ofren­da. 19 Presentó como את ofrenda una bandeja de plata, cuyo peso era de ciento treinta shekels y un tazón de plata de setenta shekels, según el shekel del Santuario, ambos llenos de harina selecta mezclados con aceite para una minjáh. 20 Un cucharón de oro de diez shekels, lleno de incienso. 21 Un novillo, un carnero y un cordero de un año, para una ofrenda de humo ascendente; 22 un macho cabrío para una ofrenda por el pecado; 23 dos toros, cinco carneros, cinco cabras y cinco corderos de un año para un sacrificio de ofrendas de paz. Esta fue la ofrenda de Nethan'el hijo de Tsu’ar.

24 Al tercer día, Eliyav, hijo de Jelón, príncipe de los hijos de Zevulún trajo su ofrenda. 25 Su ofrenda fue una bandeja de plata, cuyo peso era ciento treinta shekels y un tazón de plata de setenta shekels, según el shekel del Santuario, ambos llenos de harina selecta mezclados con aceite para una minjáh. 26 Un cucharón de oro de diez shekels, lleno de incienso. 27 Un novillo, un carnero y un cordero de un año, para una ofrenda de humo ascendente; 28 un macho cabrío para una ofrenda por el pecado; 29 dos toros, cinco carneros, cinco cabras y cinco corderos de un año para un sacrificio de ofrendas de paz. Esta fue la ofrenda de Eliyav, hijo de Jelón.

30 Al cuarto día, Eliytsur, hijo de Shedey'ur, príncipe de los hijos de Re'uven, trajo su ofrenda. 31 Su ofrenda fue una bandeja de plata, cuyo peso era ciento treinta shekels y un tazón de plata de setenta shekels, según el shekel del Santuario, ambos llenos de harina selecta mezclados con aceite para una minjáh. 32 Un cucharón de oro de diez shekels, lleno de incienso. 33 Un novillo, un carnero y un cordero de un año para una ofrenda de humo ascendente; 34 un macho cabrío para una ofrenda por el pecado; 35 dos toros, cinco carneros, cinco cabras y cinco corderos de un año para un sacrificio de ofrendas de paz. Esta fue la ofrenda de Eliytsur, hijo de Shedey'ur.

36 Al quinto día, Shelumiy'el, hijo de Tsuriyshaddai, príncipe de los hijos de Shim'on, trajo su ofrenda. 37 Su ofrenda fue una bandeja de plata, cuyo peso era ciento treinta shekels y un tazón de plata de setenta shekels, según el shekel del Santuario, ambos llenos de harina selecta mezclados con aceite para una minjáh. 38 Un cucharón de oro de diez shekels, lleno de incienso. 39 Un novillo, un carnero y un cordero de un año, para una ofrenda de humo ascendente; 40 un macho cabrío para una ofrenda por el pecado; 41 dos toros, cinco carneros, cinco cabras y cinco corderos de un año para un sacrificio de ofrendas de paz.  Esta fue la ofrenda de She­lu­miy’el, hijo de Tsuriyshaddai.

42 Al sexto día, Elyacaf, hijo de De’u'el, príncipe de los hijos de Gad, trajo su ofrenda. 43 Su ofrenda fue una bandeja de plata, cuyo peso era ciento treinta shekels y un tazón de plata de setenta shekels, según el shekel del Santuario, ambos llenos de harina selecta mezclados con aceite para una minjáh. 44 Un cucharón de oro de diez shekels, lleno de incienso. 45 Un novillo, un carnero y un cordero de un año, para una ofrenda de humo ascendente; 46 un macho cabrío para la ofrenda por el pecado; 47 dos toros, cinco carneros, cinco cabras y cinco corderos de un año para un sacrificio de ofrendas de paz. Esta fue la ofrenda de Elyacaf, hijo de De’u'el.

48 Al séptimo día, Eliyshama, hijo de Ammiyhud, príncipe de los hijos de Efráyim, trajo su ofrenda. 49 Su ofrenda fue una bandeja de plata, cuyo peso era ciento treinta shekels y un tazón de plata de setenta shekels, según el shekel del Santuario, ambos llenos de harina selecta mezclados con aceite para una minjáh. 50 Un cucharón de oro de diez shekels, lleno de incienso. 51 Un novillo, un carnero y un cordero de un año, para una ofrenda de humo ascendente; 52 un macho cabrío para una ofrenda por el pecado; 53 dos toros, cinco carneros, cinco cabras y cinco corderos de un año para un sacrificio de ofrendas de paz.  Esta fue la ofrenda de Eliyshama, hijo de Ammiyhud.

54 Al octavo día trajo su ofrenda, Gamliy’el, hijo de Pedahtsur, príncipe de los hijos de Menashsheh. 55 Su ofrenda fue una bandeja de plata, cuyo peso era ciento treinta shekels y un tazón de plata de setenta shekels, según el shekel del Santuario, ambos llenos de harina selecta mezclados con aceite para una minjáh. 56 Un cucharón de oro de diez shekels, lleno de incienso. 57 Un novillo, un carnero y un cordero de un año para una ofrenda de humo ascendente; 58 un macho cabrío para una ofrenda por el pecado; 59 dos toros, cinco carneros, cinco cabras y cinco corderos de un año para un sacrificio de ofrendas de paz.  Esta fue la ofrenda de Gamliy'el, hijo de Pedahtsur.

60 Al noveno día, Aviydan, hijo de Gid'oniy, príncipe de los hijos de Binyamiyn, trajo su ofrenda. 61 Su ofrenda fue una bandeja de plata, cuyo peso era ciento treinta shekels y un tazón de plata de setenta shekels, según el shekel del Santuario, ambos llenos de harina selecta mezclados con aceite para una minjáh. 62 Un cucharón de oro de diez shekels, lleno de incienso. 63 Un novillo, un carnero y un cordero de un año, para una ofrenda de humo ascendente; 64 un macho cabrío para una ofrenda por el pecado; 65 dos toros, cinco carneros, cinco cabras y cinco corderos de un año para un sacrificio de ofrendas de paz.   Esta fue la ofrenda de Aviydan, hijo De Gid'oniy.

66 Al décimo día, Ajiy'ezer, hijo de Ammiyshaddai, príncipe de los hijos de Dan, trajo su ofrenda. 67 Su ofrenda fue una bandeja de plata, cuyo peso era ciento treinta shekels y un tazón de plata de setenta shekels, según el shekel del Santuario, ambos llenos de harina selecta mezclados con aceite para una minjáh. 68 Un cucharón de oro de diez shekels, lleno de incienso. 69 Un novillo, un carnero y un cordero de un año, para una ofrenda de humo ascendente; 70 un macho cabrío para una ofrenda por el pecado; 71 dos toros, cinco carneros, cinco cabras y cinco corderos de un año para un sacrificio de ofrendas de paz.   Esta fue la ofrenda de Ajiy'ezer, hijo de Ammiyshaddai.

72 Al undécimo día, Pag’iy'el, hijo de Okran, príncipe de los hijos de Asher, trajo su ofrenda. 73 Su ofrenda fue una bandeja de plata, cuyo peso era ciento treinta shekels y un tazón de plata de setenta shekels, según el shekel del Santuario, ambos llenos de harina selecta mezclados con aceite para una minjáh. 74 Un cucharón de oro de diez shekels, lleno de incienso. 75 Un novillo, un carnero y un cordero de un año, para una ofrenda de humo ascendente; 76 un macho cabrío para una ofrenda por el pecado; 77 dos toros, cinco carneros, cinco cabras y cinco corderos de un año para un sacrificio de ofrendas de paz.  Esta fue la ofrenda de Pag’iy'el, hijo de Okran.

78 Al duodécimo día, Ajiyra, hijo de Eynan, príncipe de los hijos de Naftaliy, trajo su ofrenda. 79 Su ofrenda fue una bandeja de plata, cuyo peso era ciento treinta shekels y un tazón de plata de setenta shekels, según el shekel del Santuario, ambos llenos de harina selecta mezclados con aceite para una minjáh. 80 Un cucharón de oro de diez shekels, lleno de incienso. 81 Un novillo, un carnero y un cordero de un año, para una ofrenda de humo ascendente; 82 un macho cabrío para la ofrenda por el pecado; 83 dos toros, cinco carneros, cinco cabras y cinco corderos de un año, para un sacrificio de ofrendas de paz.  Esta fue la ofrenda de Ajiyra, hijo de Eynan. 84 Esta fue la dedicación del altar, el día en que fue ungido, por los príncipes de Yashar'el. Doce bandejas de plata, doce tazones de plata, doce cucharones de oro; 85 cada bandeja de plata pesaba ciento treinta shekels y cada tazón setenta shekels. Todos los utensilios de plata pesaban dos mil cuatrocientos shekels, según el shekel del Santuario. 86 Los doce cucharones de oro, llenos de incienso, pesaban diez shekels cada uno, según el shekel del Santuario. Todo el oro de los cucharones fue ciento veinte shekels. 87 Todos los toros para ofrenda de humo ascendente fueron doce, doce carneros y doce corderos de un año, con su minjáh, y doce los machos cabríos para ofrenda por el pecado. 88 Todos los toros de las ofrendas de paz fueron veinticuatro; los carneros, sesenta; las cabras, sesenta y los corderos de un año, sesenta. Esta fue la dedicación del altar después que fue ungido. 89 Y cuando Moshéh entraba al Tabernáculo de la asamblea para hablar con Él, escuchaba את la voz de Uno que le hablaba desde el asiento de la misericordia que estaba sobre el Arca del testimonio, entre los dos keruviym. Entonces hablaba con Él.

HAFTORÁH: Shofetiym (Jueces) 13:2-25

Y había cierto hombre de Tsor’ah, de la familia de los daniym, cuyo nombre era Manoaj. Y su mujer era estéril, y nunca había tenido hijos. 3 Pero el ángel de Yahuah se le apareció a la mujer y le dijo: “He aquí, את eres estéril y no has tenido hijos; pero concebirás y darás a luz un hijo. 4 Ahora pues, cuídate y no bebas vino, ni licor, ni comas nada inmundo. 5 Porque he aquí, concebirás y darás a luz un hijo; no pasará navaja sobre su cabeza, porque el niño será un naziyr para Elohiym desde el vientre, y él comenzará a librar a את Yashar’el de la mano de los pelishtiym.”

6 Entonces la mujer fue y le habló a su marido diciendo: “Un varón de Elohiym vino a mí, y su semblante era como el rostro de un ángel de Elohiym, temible en gran manera; pero no le pregunté de dónde era, ni él me declaró את su nombre. 7 Pero él me dijo: ‘He aquí, concebirás, y darás a luz un hijo; por tanto, ahora no bebas vino ni licor, ni comas nada inmundo; porque el niño será un naziyr para Elohiym desde el vientre hasta el día de su muerte’.”

8 Entonces Manoaj imploró a ‘El-Yahuah, y dijo: “Oh Yahuah, que el varón de Elohiym que enviaste venga otra vez a nosotros y nos enseñe qué haremos con el niño que nacerá.” 9 Y Elohiym escuchó la voz de Manoaj; y el ángel de Elohiym se acercó a la mujer que estaba sentada en el campo, pero Manoaj su marido no estaba con ella. 10 Y la mujer corrió rápidamente, le avisó a su marido, y le dijo: “He aquí, el varón que vino a mí el otro día se me apareció.” 11 Entonces se levantó Manoaj, siguió a su mujer, se acercó al varón, y le dijo: “¿Eres tú el hombre que habló a la mujer?” Y él dijo: “Yo soy.” 12 Y dijo Manoaj: “Que se cumplan tus palabras. ¿Cómo debe ser el modo de vivir del niño y cómo haremos con él?” 13 Y el ángel de Yahuah dijo a Manoaj: “Que la mujer guarde todo lo que le dije. 14 Ella no comerá nada que proceda de la vid, no beberá vino ni licor, ni comerá nada inmundo. Todo lo que le ordené lo guardará.”

15 Y dijo Manoaj al ángel de Yahuah: “Te ruego nos permitas detenerte hasta que preparemos un cabrito para ti.” 16 Y el ángel de Yahuah dijo a Manoaj: “Aunque me detengas, no comeré de tu pan. Si presentas una ofrenda de humo ascendente, debes ofrecérsela a Yahuah.” Porque Manoaj no sabía que él era un ángel de Yahuah. 17 Y Manoaj dijo al ángel de Yahuah: “¿Cómo te llamas?” Para que, cuando se cumplan tus palabras, te honremos. 18 Y el ángel de Yahuah le dijo: “¿Por qué preguntas por mi nombre, el cual es secreto?” 19 Entonces Manoaj tomó את un cabrito con את una minjáh[4], y lo ofreció sobre una roca a Yahuah, y el ángel hizo maravillas mientras Manoaj y su mujer observaban. 20 Y aconteció que cuando la llama subía del altar al cielo, el ángel de Yahuah ascendió en la llama del altar. Y Manoaj y su mujer lo vieron y se postraron en tierra. 21 Pero el ángel de Yahuah no se apareció más a Manoaj ni a su mujer. Entonces Manoaj supo que él era un ángel de Yahuah. 22 Y Manoaj dijo a su mujer: “Ciertamente moriremos, porque hemos visto a Elohiym.” 23 Pero su mujer le dijo: “Si Yahuah se complaciera en matarnos, no hubiese recibido את una ofrenda de humo ascendente ni una minjáh de nuestras manos, ni nos hubiese mostrado todas estas cosas; tampoco nos hubiese anunciado en este tiempo cosas semejantes.”

24 Y la mujer dio a luz un hijo, y llamó את su nombre Shimshón; y el niño creció, y Yahuah lo bendijo. 25 Y el Ruaj Yahuah comenzó a manifestarse en él, a veces en el campamento de Dan entre Tsor’ah y Eshta’ol.

BESORÁH: Yojanon (Juan) 11:1-54

AHORA bien, un hombre llamado El’azar estaba enfermo, en Bethany el pueblo de Miryam y su hermana Martha. 2 (Miryam fue la que ungió a את Adonai con ungüento, y le secó los pies con sus cabellos; y su hermano El’azar estaba enfermo). 3 Por tanto, sus hermanas le mandaron decir: “Adonai, he aquí que aquel a quien amas está enfermo.” 4 Cuando Yahusha oyó esto dijo: “Esta enfermedad no es para muerte sino para la gloria de Elohiym, para que el Hijo de Elohiym sea glorificado en ella.” 5 Y Yah­usha amaba a את Martha, a su hermana y a El’azar. 6 Sin embargo, cuando oyó que estaba enfermo, permaneció aún dos días más en el lugar donde estaba, 7 y luego dijo a sus talmidiym: “Vamos de nuevo a la tierra de Yahud.”[5] 8 Sus talmidiym le dijeron: “Rabbi,[6] los yahudiym acaban de buscar apedrearte y ¿otra vez vas para allá?” 9 Yahusha respondió: “¿No hay doce horas en el día? Si alguno anda de día, no tropieza porque ve la luz de este mundo, 10 pero si alguno anda en la noche tropieza, porque no hay luz en él.” 11 Dijo estas cosas y después añadió: “Nuestro amigo El’azar duerme; pero debo ir para despertarlo del sueño.” 12 Entonces, dicen sus talmidiym: “Adonai, si duerme, estará bien.” 13 Sin embargo, Yahusha hablaba de su muerte, pero ellos pensaron que hablaba del descanso del sueño. 14 Entonces, Yahusha les dijo claramente: “El’azar está muerto. 15 Y me complace por vosotros que no estaba allí, para que creáis; de todas formas vamos a él.” 16 Entonces, dijo Ta’om, el cual es llamado Didymus, a sus compañeros talmidiym: “Vamos también nosotros, para que muramos con él.”

17 Cuando Yahusha llegó, se enteró de que ya tenía cuatro días en el sepulcro. 18 Bethany estaba cerca de Yerushaláyim, como a quince estadios, 19 y muchos de los yahudiym habían venido donde Martha y Miryam, para consolarlas por su hermano. 20 Entonces Martha, tan pronto supo que Yahusha estaba llegando, salió a su encuentro; pero Miryam siguió triste aun, en la casa. 21 Y Martha le dijo a Yahusha: “Adonai, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto. 22 Mas yo se que aun ahora, cualquier cosa que pidas de Elohiym, Elohiym te la concederá.” 23 Yahusha le dijo: “Tu hermano se levantará de nuevo.” 24 Martha le dijo: “Yo se que se levantará de nuevo en la resurrección del último día.” 25 Yahusha le dijo: “Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. 26 Y todo el que vive y cree en mí, nunca morirá. ¿Crees esto?” 27 Ella le dijo: “¡Sí Adonai, yo creo que eres Ha’Mashiaj, el Hijo de Elohiym que habría de venir al mundo!” 28 Y habiendo dicho esto, se fue y llamó a su hermana Miryam en secreto, diciendo: “El Rabbi llegó y te llama.” 29 Tan pronto oyó esto, se levantó rápidamente y fue a él. 30 Yahusha no había llegado aún al pueblo, pero estaba en el lugar donde Martha lo había encontrado. 31 Entre tanto, los yahudiym que estaban con ella en su casa y la consolaban, tan pronto vieron que Miryam se levantó rápidamente, la siguieron pensando: “Va al sepulcro a llorar allí.” 32 Luego, cuando Miryam llegó donde Yahusha estaba y lo vio, se postró a sus pies diciéndole: “Adonai, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto.” 33 Por tanto, cuando Yahusha la vio llorando, y también a los yahudiym que habían venido junto con ella, se conmovió en su ruaj[7] y fue turbado 34 y dijo: “¿Dónde lo habéis puesto?” Y le dijeron: “Adonai, ven y ve.” 35 Yahusha lloró. 36 Entonces los yahudiym decían: “¡Mirad cuanto lo amaba!” 37 Y algunos dijeron: “¿No habría podido este hombre que abrió los ojos del ciego, hacer que este hombre no hubiera muerto?” 38 Yahusha, por tanto, de nuevo conmovido dentro de sí, se acercó al sepulcro. Era una cueva y tenía una piedra puesta encima. 39 Yahusha dijo: “Retirad la piedra.” Martha, la hermana del que estaba muerto le dijo: “Adonai, para hoy ya hiede porque ha estado muerto por cuatro días.” 40 Yahusha le dijo: “¿No te dije que si crees verás la gloria de Elohiym?” 41 Entonces quitaron la piedra del lugar donde yacía el muerto. Y Yahusha alzó sus ojos y dijo: “Padre, te agradezco que me has escuchado. 42 Yo sabía que siempre me escuchas, pero por la gente que esta aquí es que lo dije, para que crean que tú me has enviado.” 43 Y cuando terminó de hablar, clamó a gran voz: “¡El’azar, ven!” 44 Y el que estaba muerto, salió atado de manos y pies con vendas, y su rostro estaba envuelto con una tela. Yahusha les dijo: “Suéltenlo y déjenlo ir.” 45 Entonces, muchos de los yahudiym que habían ido donde Miryam y habían visto lo que Yahusha hizo, creyeron en él. 46 Pero algunos de ellos fueron donde los parashiym y les dijeron las cosas que Yahusha había hecho.

47 Entonces, los sumos sacerdotes y los parashiym llamaron a un concilio y dijeron: “¿Qué hacemos? Porque este hombre hace muchos milagros. 48 Si lo dejamos en paz, todos los hombres le creerán; y los romaiym vendrán y nos quitarán tanto nuestro lugar, como nuestra nación.” 49 Y uno de ellos, llamado Qayafa, siendo el sumo sacerdote ese mismo año, les dijo: “No sabéis nada, 50 ni entendéis que es conveniente para nosotros que un hombre muera por el pueblo, y no que la nación entera perezca.” 51 Y esto lo dijo no por sí mismo, sino porque siendo el sumo sacerdote ese año, profetizó que Yahusha debía morir por la nación, 52 y no solo por la nación, sino también para reunir en uno solo a los hijos de Elohiym que estaban esparcidos. 53 Entonces, desde ese día consultaron juntos para matarlo. 54 Yah­usha por lo tanto, ya no andaba públicamente entre los yahudiym, sino que se fue hacia un territorio cerca del desierto, a una ciudad llamada Efrayim, y allí permaneció con sus talmidiym.

 

[1] Viento; por semejanza: aliento, es decir una exhalación suave (o violenta).

[2] Viento; por semejanza: aliento, es decir una exhalación suave (o violenta).

[3] Pan sin levadura.

[4] Ofrenda vegetal, de cereal o de alimento.

[5] La tierra o región de Judea.

[6] Maestro.

[7] Espíritu.

  • Jubileos 12

    Y sucedió que en el sexto septenario, en el séptimo año, Avram habló a su padre Teraj diciendo: “¡Padre!” 2 Y él respondió: “Heme aquí, hijo mío”. Y aquél le dijo: “¿Qué ayuda y provecho tienes de esos ídolos que adoras, delante de los cuales haces reverencia? ... 

    LEER MAS 


  • Janok 1-9

    La palabra de la bendición de Janok, como bendijo a los elegidos y a los justos, que debían existir en el tiempo de la angustia, rechazando a todos los injustos e inicuos. Janok, un hombre justo, que con ELOHIYM, respondió y habló, mientras sus ojos estaban abiertos, y vio una visión santa en los cielos. Esto me mostraron los ángeles...

    LEER MAS 


  • Tefillah (Oración) de Azaryahu

    Y caminaron en medio del fuego, alabando a ELOHIYM y bendiciendo a YAHUAH. 2 Entonces Azaryahu se levantó y oró de esta manera y abriendo su boca en medio del fuego dijo:..

    LEER MAS


  • 2 Ezra (Esdras) 2

    Así dice YAHUAH: Saqué a este pueblo de la esclavitud y les di mis mandamientos por medio de los siervos los profetas, a los que no oyeron, sino que despreciaron mis consejos. 2 La madre que los concibió les dice: “Hijos, tomad vuestro camino, porque soy viuda y abandonada; ...

    LEER MAS 


  • Besorah (Evangelio) según Mattityahu (Mateo) 5-7

    Y viendo las multitudes, se fue a lo alto de una montaña, y cuando se hubo sentado sus talmidiym vinieron a él, 2 y abrió su boca y les enseñó, diciendo:
    3 “Bienaventurados son los pobres en ruaj, porque de ellos es el Reino de los Cielos”.
    4 “Bienaventurados son los afligidos, porque serán consolados”.
    5 “Bienaventurados son los humildes, porque recibirán...

     

    LEER MAS


  • Sabiduría de Salomón 14

    De nuevo, uno que se prepara para navegar, y está a punto de atravesar las olas furiosas, clama a un pedazo de madera más podrido que la nave que lo lleva. 2 Porque a la nave, un auténtico deseo de lucro la creó, y el artífice la fabricó con su habilidad; ...

    LEER MAS 


  • Yashar (Jaser) 8 

    Fue la noche que nació Avram, que todos los siervos de Teraj y todos los sabios de Nimrod y sus magos, vinieron comieron y bebieron en la casa de Teraj, y esa noche se regocijaron con él. 2 Y saliendo todos los sabios y magos de la casa de Teraj, alzaron los ojos al cielo aquella noche para mirarlas estrellas, y observaron que una gran estrella venía del oriente y corría en el cielo, y se tragó las cuatro estrellas de los cuatro lados de los cielos...

    LEER MAS


  • 2 Baruk 29-32

    Y Él, respondiendo me dijo: “Lo que aconteciere entonces, sucederá a toda la tierra; por lo tanto, todos los que viven lo experimentarán. 2 Porque en ese tiempo protegeré solo a aquellos que se hallan en esos mismos días en esta tierra. 3 Y sucederá, cuando se cumpla todo lo que debía suceder en esos lugares, que entonces Ha’Mashiaj comenzará a revelarse....

    LEER MAS


  • Hechos de los Apóstoles 29

    Y Pa'al lleno de bendiciones del Mashiaj, y lleno del Ruaj Ha’Qo­desh, salió de Roma, decidido a ir a España, puesto que desde largo tiempo atrás deseaba viajar allá; y planeaba también, ir hasta Gran Bretaña, 2 porque había escuchado en Fenicia, según los profetas, que parte de los hijos de Yashar’el, en el tiempo de la esclavitud en la tierra de Ashshur, habían escapado por mar hacia las islas lejanas, o Gran Bretaña, así llamadas por los romaiym...

    LEER MAS


  • Siraj - Eclesiástico 42-43

    De estas cosas no te avergüences, y no aceptes a persona alguna, que peque de este modo: 2 De la Toráh de El Elyon, y de su pacto; de la sentencia que disculpa a los malvados; 3 de hacer cuentas con tus socios y viajeros; o del regalo de la herencia de amigos; 4 de comprobar la balanza y de sus pesas; o de obtener ganancias grandes o pequeñas; 5 y de la venta desinteresada...

    LEER MAS


  • Toviyahu (Tobías) 1

    Cefer de las palabras de Toviyahu, hijo de Toviy'el, hijo de Ananiy’el, hijo de Ad`u'el, hijo de Gavay'el, de la descendencia de Aca'el, de la tribu de Naftaliy; 2 quien, en el tiempo de Enemessar, rey de Ashshur, fue llevado cautivo de Thisbe, que está a la derecha de esa ciudad, que se llama debidamente Naftaliy en Galiyl, arriba de Asher. 3 Yo, Toviyahu, he caminado todos los días de mi vida por los caminos de la verdad y la justicia, e hice muchos actos de generosidad a mis hermanos, y a mi nación, que vino conmigo a Niyneveh, a la tierra de Ashshur. 4 Y cuando estaba en mi propio país...

    LEER MAS


  • Mishlei - Proverbios 23

    Cuando te sientes a comer את con un gobernante, considera con diligencia את lo que tienes ante ti, 2 y pon un cuchillo a tu garganta, si eres un hombre de gran apetito; 3 no te muestres deseoso de sus manjares, porque son comida engañosa.

     

    4 Trabaja, no para ser rico; cesa de tu propia sabiduría. 5 ¿Pondrás tus ojos en lo que no es? Porque ciertamente las riquezas se hacen alas y como un águila vuelan hacia el cielo.

    LEER MAS


  • Tehilliym - Salmos 151-153

    Yo era el menor entre mis hermanos y un joven en la casa de mi padre. Solía alimentar el rebaño de mi padre y encontré un león y un lobo, los maté y los destrocé. 2 Mis manos hicieron una flauta y mis dedos formaron un arpa. ¿Quién me mostrará a mi Adonai? Él, mi Adonai, se ha convertido en mi Elohiym4 Envió a su ángel y me sacó del rebaño de mi padre y me ungió con el aceite de la unción. 5 Hermanos míos, hermosos y grandes, en ellos Yahuah no tuvo complacencia alguna. 6 Y salí para encontrarme con el pelishtiy...

    LEER MAS


  • Shushanah - Susana

    Un hombre llamado Yahuyaqiym habitaba en Babel, 2 y tomó por mujer, a Shushanah, la hija de Qelkyahu, una mujer muy hermosa que temía a Yahuah. 3 Sus padres también eran justos y enseñaron a su hija de acuerdo con la Toráh de Moshéh. 4 Ahora bien, Yahuyaqiym era un gran hombre rico, y tenía un hermoso jardín al lado de su casa; y a él recurrían los yahudiym, porque era más honorable que todos los demás. 5 El mismo año fueron designados como jueces, dos de los ancianos del pueblo, de aquellos a los que se refirió Yahuah diciendo: “La iniquidad proviene de Babel de jueces ancianos, que se hacen gobernantes del pueblo”. 6 Estos pasaban mucho tiempo en la casa de Yahuyaqiym y todos los que tenían...

    LEER MAS

© 2020 Cepher Publishing Group. All Rights Reserved. Website By Efinitytech