×

Toráh Semanal

Blog: Spanish Weekly Torah Portion

Emor

Posted by Cepher Publishing Group on 4/9/2020

11 Abril, 2020 - 17 Abril, 2020 

19 Aviyv (Niycan) - 26 Aviyv (Niycan)
 
PARASHÁ: Vayiqra (Levítico) 21:1 - 24:23

DIJO Yahuah a Moshéh: “Habla a los sacerdotes hijos de Aharón, y diles: Ninguno se ha de contaminar con los muertos entre su pueblo. 2 Pero por sus parientes cercanos, es decir, por su madre, por su padre, por su hijo, por su hija, por su hermano, 3 por su hermana virgen, cercana a él, que no haya tenido marido, por ella podrá hacerse impuro; 4 pero no se contaminará profanándose a si mismo, siendo un gobernante entre su pueblo. 5 No harán tonsura sobre su cabeza, ni rasurarán el borde de su barba, ni harán ningún corte en su carne. 6 Serán qodeshiym para su Elohiym, y no profanarán el nombre de su Elohiym, porque ellos presentan את las ofrendas encendidas delante de Yahuah y el pan de su Elohiym. Por tanto, serán qodeshiym. 7 No tomarán por mujer a una ramera o profana; ni tomarán por mujer a una repudiada de su marido, pues el sacerdote es qadosh para su Elohiym. 8 Lo santificarás, porque él ofrece את el pan de tu Elo­hiym. Él será qadosh para ti, porque Yo Yahuah, que te santifico, soy Qadosh.

9 Si la hija de cualquier sacerdote, se deshonra prostituyéndose, ella ha deshonrado את a su padre; será quemada con fuego. 10 El que sea sumo sacerdote entre sus hermanos, sobre cuya cabeza haya sido derramado el aceite de la unción, y que haya sido consagrado para את ponerse את las vestiduras no descubrirá את su cabeza, ni rasgará sus vestiduras. 11 No entrará donde haya cadáver, ni por su padre ni por su madre se contaminará. 12 No saldrá del Santuario, ni profanará את el Santuario de su Elohiym, porque la diadema del aceite de la unción de su Elohiym está sobre él. Yo soy Yahuah. 13 Tomará una virgen por mujer. 14 De éstas no tomará: Viuda, mujer divorciada, profana o ramera, sino que tomará por mujer את una virgen de su propio pueblo; 15 así no profanará su descendencia entre su pueblo, porque Yo Yahuah lo santifico.”

16 Habló Yahuah a Moshéh, dicien­do: 17 “Habla a ‘El-Aharón, diciendo: Ninguno de tus descendientes, por sus generaciones, que tuviere algún defecto, se acercará para ofrecer el pan de su Elohiym; 18 porque cualquiera que tuviere algún defecto, no se acercará: Ni un ciego o un cojo, o el que tuviere nariz mutilada, o algo deformado, 19 o varón con el pie o la mano quebrada, 20 o jorobado, o enano, o con nube en el ojo, o con tiña, o con sarna, o que tuviere sus testículos atrofiados. 21 Ningún varón de la descendencia del sacerdote Aharón que tuviere algún defecto se acercará para presentar את ofrendas ígneas ante Yahuah; él tiene un defecto, no se acercará a ofrecer את el pan de su Elohiym. 22 Él comerá el pan de su Elohiym, tanto de las cosas qodeshiym como de las santísimas. 23 Solo que no entrará detrás del velo, ni se acercará al altar, porque tiene un defecto. No profanará את mi Santuario, porque Yo Yahuah lo santifico.” 24 Moshéh dijo esto a ‘El-Aharón, a sus hijos y a todos los hijos de Yashar’el.

CAPÍTULO 22

HABLÓ Yahuah a Moshéh, diciendo: 2 “Habla a ‘El-Aharón y a sus hijos, que se abstengan de las cosas qodeshiym que los hijos de Yashar'el me han consagrado, y no profanen את mi nombre qadosh. Yo soy Yahuah.” 3 Diles: “Cualquiera de toda vuestra descendencia en vuestras generaciones, que se acercare a las cosas qodeshiym que los hijos de Yashar'el santifiquen a Yahuah, estando inmundo, esa persona será cortada de mi presencia. Yo soy Yahuah. 4 Cualquier varón descendiente de Aharón que fuere leproso o padeciere de flujo, no comerá de las cosas qodeshiym hasta que esté limpio. Y quien tocare cualquier cosa contaminada por un cadáver, o el varón que haya tenido emisión de semen, 5 o cualquiera que tocare animal que se arrastra, que lo haya hecho inmundo, o a un varón por el cual viniere a ser impuro, por cualquier impureza que éste tuviere, 6 la persona que lo hubiere tocado será inmunda hasta el atardecer. No comerá de las cosas qodeshiym, a menos que haya lavado su cuerpo con agua, 7 y cuando el sol se hubiere ocultado, ella será limpia. Y después podrá comer de las cosas qodeshiym, porque son su alimento. 8 No comerá nada mortecino ni despezado por fieras. No comerá nada que lo hiciere impuro. Yo soy Yahuah. 9 Por tanto, guardarán את mi ordenanza, no sea que acarreen pecado por ello, y mueran por profanarlo. Yo, Yahuah, que los santifico. 10 Ningún extraño comerá cosa sagrada.  Ni huésped del sacerdote, ni jornalero comerá cosa sagrada. 11 Pero si el sacerdote comprare un esclavo por dinero, él podrá comer de ella. También el nacido en su casa podrá comer de su alimento. 12 Si la hija del sacerdote estuviere casada con un extraño, no podrá comer de la ofrenda de las cosas sagradas. 13 Pero si la hija del sacerdote fuere viuda, o divorciada, no tuviere hijos y fuere devuelta a la casa de su padre, como en su juventud, podrá comer del alimento de su padre, pero no podrá comerla un extraño.

14 Si un varón comiere cosa sagrada sin saberlo, añadirá la quinta parte, y se la dará al sacerdote את con la cosa sagrada. 15 No profanará את las cosas qodeshiym que los hijos de Yashar’el את ofrecen a Yahuah, 16 cargando la iniquidad por la culpa, cuando haya comido את las cosas qodeshiym de ellos; pues Yo Yahuah los santifico.”

17 Yahuah habló a ‘El-Moshéh, diciendo: 18 “Habla a ‘El-Aharón, a sus hijos y a todos los hijos de Yashar'el, y diles: Cualquier varón de la casa de Yashar'el, o de los extranjeros en Yashar'el, que presentaren ofrenda por todos sus votos, o por todas sus ofrendas voluntarias que llevaren delante de Yahuah como ofrenda de humo ascendente, 19 ofrecerán voluntariamente un macho sin defecto, del ganado, de las ovejas o de las cabras; 20 pero cualquiera que tuviere defecto no lo ofreceréis, pues no os será acepto. 21 Cualquiera que ofreciere un sacrificio de ofrenda de paz a Yahuah para cumplir un voto, o como ofrenda voluntaria, sea de ganado u oveja, será perfecto para ser aceptado. No habrá defecto alguno en él. 22 Lo ciego, perniquebrado, mutilado, o que tuviere llaga, o tiña, o sarna, no ofreceréis a Yahuah; ni de ellos pondréis ofrenda encendida sobre el altar delante de Yahuah. 23 Ya sea toro o cordero que tuviere algo de más o de menos en sus miembros, podréis ofrecerlo como ofrenda voluntaria; pero como voto no será aceptado. 24 No ofreceréis a Yahuah aquello que estuviere magullado, o aplastado, o roto, o cortado. Ni cuando estéis en vuestra tierra lo haréis. 25 Tampoco de mano de un extraño tomaréis estos animales para ofrecerlos como את el pan de tu Elohiym, porque su corrupción está en ellos. Hay defecto en ellos y no os serán aceptos.”

26 Yahuah habló a Moshéh, dicien­do: 27 “Cuando un becerro, o una oveja, o una cabra naciere; estará siete días con su madre; y desde el octavo día en adelante será acepto como ofrenda encendida a Yahuah. 28 Ya sea vaca u oveja, no la degollaréis את el mismo día con su cría. 29 Cuando ofreciereis un sacrificio de acción de gracias a Yahuah, lo ofreceréis de modo que sea aceptable. 30 Se comerá el mismo día, no dejaréis nada de él hasta la mañana; Yo soy Yahuah. 31 Por tanto, guardaréis mis mandamientos, y los cumpliréis. Yo soy Yahuah. 32 No profanaréis את mi nombre qadosh; sino que seré santificado entre los hijos de Yashar’el. Yo soy Yahuah que os santifico, 33 que os sacó de la tierra de Mitsrayim para ser vuestro Elo­hiym. Yo soy Yahuah.

CAPÍTULO 23

HABLÓ Yahuah a Moshéh, diciendo: 2 “Habla a los hijos de Yashar’el y diles: Estas son las Fiestas de Yahuah, que vosotros proclamaréis como convocaciones qodeshiym. Estas serán mis Fiestas. 3 Seis días se trabajará, pero el séptimo día es el Shabbath de reposo, una convocación qadosh. No haréis ningún trabajo en él.  Es el Shabbath de Yahuah en todas vuestras moradas.

4 Estas son las Fiestas de Yahuah, las convocaciones qodeshiym, que vosotros proclamaréis en sus tiempos señalados. 5 En el mes primero, el decimocuarto día del mes al atardecer, es el Pecaj[1] de Yahuah. 6 Y a los quince días del mismo mes será la Fiesta de Matstsah[2] para Yahuah. Por siete días comeréis matstsah. 7 En el primer día tendréis una convocación qadosh. Ningún trabajo de siervo haréis. 8 Por siete días presentaréis ofrenda encendida a Yahuah. Y en el séptimo día habrá convocación qadosh. Ningún trabajo de siervo haréis.”

9 Habló Yahuah a Moshéh, diciendo: 10 “Habla a los hijos de Yashar'el y diles: Cuando hayáis entrado a la tierra que Yo os doy, y recogiereis את vuestra cosecha, entonces traeréis את una gavilla de las primicias de vuestra cosecha al sacerdote. 11 Él mecerá את la gavilla ante Yahuah, para que seáis aceptos; al día siguiente del Shabbath el sacerdote la mecerá. 12 Aquel día en que meciereis את la gavilla, ofreceréis un cordero de un año sin defecto, como ofrenda de humo ascendente a Yahuah. 13 La minjáh[3] será de dos décimas de flor de harina selecta mezclada con aceite; una ofrenda encendida a Yahuah como olor grato.  Y su libación será de vino, la cuarta parte de un hin. 14 No comeréis pan, ni grano tostado, ni espiga fresca, hasta ese mismo día que hayáis traído את ofrenda a vuestro Elohiym. Será estatuto perpetuo por todas vuestras generaciones en todas vuestras moradas.

15 Contaréis desde el día siguiente al Shabbath, desde el día en que trajisteis את la ofrenda de la gavilla mecida, contaréis siete Shabbaths completos. 16 Hasta el día siguiente del séptimo Shabbath contaréis cincuenta días; y presentaréis una minjáh renovada a Yahuah. 17 De vuestras moradas llevaréis, dos panes para ofrenda mecida, de dos décimas de efa de flor de harina selecta, cocidos con levadura. Son las primicias para Yahuah. 18 Juntamente con el pan ofreceréis siete corderos de un año, sin defecto, un novillo y dos carneros. Serán para ofrenda de humo ascendente a Yahuah, con la minjáh, sus ofrendas y sus libaciones. Ofrenda encendida de olor grato a Yahuah. 19 Entonces sacrificaréis un macho cabrío como ofrenda por el pecado, y dos corderos de un año como sacrificio de ofrenda de paz. 20 El sacerdote los mecerá con el pan de las primicias y con los dos corderos como ofrenda mecida delante de Yahuah.  Serán cosa sagrada a Yahuah para el sacerdote. 21 Ese mismo día proclamaréis convocación qadosh. No haréis ningún trabajo de siervo. Será estatuto perpetuo en todas vuestras moradas a lo largo de vuestras generaciones.

22 Y cuando recogiereis את la cosecha de vuestra tierra, no lo haréis hasta el último rincón de tu campo, ni rebuscaréis nada de vuestra cosecha.  Le dejaréis al pobre y al extranjero. Yo soy Yahuah Elohaykem.”

23 Habló Yahuah a Moshéh, diciendo: 24 “Habla a los hijos de Yashar'el y diles: En el mes séptimo, el primer día del mes, tendréis un Shabbath, un memorial al sonar de los shofars. Una convocación qadosh. 25 No haréis ningún trabajo de siervo en él, sino que presentaréis ofrenda encendida a Yahuah.”

26 Habló Yahuah a Moshéh, diciendo: 27 “También en el décimo día de este séptimo mes será Yom Kippuriym[4]. Tendréis convocación qadosh, afligiréis את vuestras almas y ofreceréis ofrenda encendida a Yahuah. 28 No haréis ningún trabajo en ese mismo día, porque es Yom Kippuriym, para hacer expiación por vosotros ante Yahuah Elohaykem. 29 Cualquier persona que no se afligiere en ese mismo día, será cortada de entre su pueblo. 30 Y cualquiera que hiciere cualquier trabajo ese mismo día, Yo destruiré a את tal persona de entre su pueblo. 31 Ningún tipo de trabajo haréis. Será estatuto perpetuo por todas vuestras generaciones en todas vuestras moradas. 32 Será para vosotros un Shabbath de reposo y afligiréis את vuestras almas. En el noveno día del mes por la tarde, de tarde a tarde, celebraréis vuestro Shabbath.”

33 Y habló Yahuah a Moshéh, diciendo: 34 “Habla a los hijos de Yashar’el, diciendo: El decimoquinto día de este séptimo mes será la Fiesta de Cukkoth[5] para Yahuah por siete días. 35 El primer día habrá convocación qadosh. Ningún trabajo de siervo haréis. 36 Durante siete días presentaréis ofrenda encendida a Yahuah. El octavo día tendréis convocación qadosh y presentaréis ofrenda encendida a Yahuah. Es una convocación solemne. Ningún trabajo de siervo haréis. 37 Estas son las Fiestas de Yahuah, que vosotros proclamaréis como convocaciones qodeshiym, para presentar ofrenda encendida a Yahuah, ofrenda de humo ascendente, minjáh,[6] sacrificio y libación; cada cosa en su día, 38 además de los Shabbaths de Yahuah, de vuestros dones, de todos vuestros votos, y de todas vuestras ofrendas voluntarias, las cuales presentáis ante Yahuah. 39 También en el decimoquinto día del séptimo mes, cuando hayáis recogido את el fruto de la tierra, celebraréis את una Fiesta para Yahuah durante siete días. El primer día será Shabbath, y el octavo día también será Shabbath. 40 El primer día tomaréis ramas de árboles hermosos: Ramas de palmeras, ramas de árboles frondosos, sauces del arroyo, y os regocijaréis ante Yahuah Elohaykem durante siete días. 41 Celebraréis Fiesta para Yahuah durante siete días cada año. Será estatuto perpetuo en vuestras generaciones. En el mes séptimo la celebraréis. 42 Habitaréis siete días en cukkoth.[7] Todo natural de Ya-shar’el habitará en cukkoth, 43 para que sepan vuestros descendientes que hice morar en cukkoth a את los hijos de Yashar’el, cuando los saqué de la tierra de Mitsrayim. Yo soy Yahuah Elohaykem.” 44 Y Moshéh declaró את a los hijos de Yashar’el las Fiestas de Yahuah.

CAPÍTULO 24

HABLÓ Yahuah a Moshéh, diciendo: 2 “Ordena את a los hijos de Yashar’el, que te traigan aceite puro de olivas machacadas para la iluminación, para hacer que las lámparas ardan continuamente. 3 Aharón las dispondrá al exterior del velo del testimonio, en el Tabernáculo de la asamblea, desde la tarde hasta la mañana delante de Yahuah continuamente. Será estatuto perpetuo por vuestras generaciones. 4 Él colocará את las lámparas sobre la menoráh[8] de oro puro delante de Yahuah continuamente.

5 Tomarás flor de harina selecta, y hornearás con ella doce tortas. Cada torta será de dos décimas de efa. 6 Las pondrás en dos hileras, seis en cada hilera, sobre la mesa de oro puro delante de Yahuah. 7 Pondrás incienso puro en cada fila, y será para el pan como memorial; será ofrenda encendida a Yahuah. 8 Cada Shabbath él lo pondrá continuamente en orden delante de Yahuah, en nombre de los hijos de Yashar’el por pacto eterno. 9 Serán para Aharón y sus hijos; lo comerán en el lugar qadosh, porque es cosa santísima para Él, de las ofrendas encendidas a Yahuah por estatuto perpetuo.”

10 Por aquellos días el hijo de una mujer yashar'e'liyth, cuyo padre era un Mitsriy, salió entre los hijos de Yashar'el; y este hijo de la mujer yashar’e'liyth y un hombre de Yashar'el, riñeron en el campamento. 11 El hijo de la mujer yashar'e’liyth blasfemó את el nombre de Yahuah y maldijo. Y lo trajeron a Moshéh. (el nombre de su madre era Shelomiyth, hija de Divriy, de la tribu de Dan) 12 Y lo pusieron bajo custodia, hasta que les fuese mostrada la sentencia de Yahuah. 13 Entonces Yahuah habló a Moshéh, diciendo: 14 “Saca al את blasfemo fuera del campamento; y que todos los que lo oyeron, את pongan sus manos sobre su cabeza, y que toda la asamblea lo apedree. 15 Y hablarás a los hijos de Yashar’el, diciendo: “Cualquiera que maldijere a su Elohiym cargará su pecado. 16 Y el que blasfemare el nombre de Yahuah, ciertamente será condenado a muerte, y toda la asamblea lo apedreará. Tanto el extranjero, como el natural cuando blasfemare el nombre de Yahuah, será condenado a muerte.

17 Cualquiera que hiriere de muerte a un varón, ciertamente morirá. 18 Y el que hiriere de muerte un animal lo restituirá; animal por animal. 19 Si un varón causare alguna lesión en su prójimo; así como él hizo, le será hecho a él. 20 Fractura por fractura, ojo por ojo, diente por diente. Según la lesión que le ha causado a otro, así se le hará a él. 21 El que hiriere de muerte a un animal, lo restituirá. Mas el que hiriere de muerte a un hombre, será condenado a muerte. 22 Tendrás una misma ley, tanto para el extranjero, como para el natural del país, porque Yo soy Yahuah Elohaykem.

23 Y Moshéh habló a los hijos de Ya-shar’el, para que sacaran al את blasfemo fuera del campamento, y lo apedrearan. Y los hijos de Yashar'el hicieron lo que Yahuah ordenó a את Moshéh.

HAFTORÁH: Yejezq'el (Ezequiel) 44:15-31

Pero los sacerdotes Leviyiym, los hijos de Tsadoq, que se ocupaban de את la guardia de mi Santuario cuando los hijos de Yashar'el se apartaron de mí, se acercarán para atenderme y estarán delante de mí para ofrecerme la grosura y la sangre, dice Adonai Yahuah.” 16 Entrarán en mi Santuario y se acercarán a mi mesa para ministrarme, y guardar  את mis ordenanzas.

17 Y acontecerá que cuando entren por las puertas del atrio interior, estarán vestidos con ropa de lino y ninguna lana pondrán sobre ellos, entre tanto ministran en las puertas del atrio interior y adentro del Templo. 18 Tendrán turbantes de lino sobre sus cabezas, y calzoncillos de lino sobre sus lomos; no se ceñirán con nada que les cause sudor. 19 Y cuando salgan al atrio exterior, al atrio del pueblo, se quitarán את las vestiduras con las que ministraron adentro, y las depositarán en las cámaras sagradas, y se pondrán otras vestiduras; y no santificarán את al pueblo con sus vestiduras. 20 No afeitarán sus cabezas, y no se dejarán crecer el cabello por largo tiempo; sólo recortarán el cabello de את sus cabezas. 21 Los sacerdotes no beberán vino cuando entren en el atrio interior. 22 Tampoco tomarán para sí mujeres viudas, ni repudiadas, sino que tomarán doncellas de la descendencia de la casa de Yashar’el, o una viuda de un sacerdote. 23 Y enseñarán a את mi pueblo la diferencia entre lo qadosh y lo profano, y les harán discernir entre lo inmundo y lo limpio. 24 Y en los casos de controversia estarán para juzgar y juzgarán conforme a mis juicios, y guardarán את mi Toráh y את mis estatutos en todas mis asambleas y santificarán mis Shabbaths. 25 Y no se acercarán a ninguna persona muerta para profanarse; pero por el padre, la madre, el hijo, la hija, el hermano, o la hermana que no haya tenido marido, podrán contaminarse. 26 Y después que él se haya purificado, le contarán siete días. 27 Y el día que vaya al Santuario, al atrio interior para ministrar en el Santuario, presentará su ofrenda por el pecado,” dice Adonai Yahuah. 28 “Y seré para ellos por heredad; Yo soy su heredad; y no les daréis posesión en Yashar’el: Yo soy su posesión. 29 Comerán la minjáh[9] y la ofrenda por el pecado y la ofrenda por la transgresión, y cada cosa dedicada en Yashar’el será de ellos. 30 Y lo primero de todas los primeros frutos de todo, y toda ofrenda de toda clase de vuestras ofrendas, serán del sacerdote. También daréis al sacerdote las primicias de vuestra masa, para que haga reposar la bendición sobre vuestras casas. 31 Los sacerdotes no comerán de nada que haya muerto, o que haya sido desgarrado ya sea por ave o por bestia.”

BESORÁH: Luqas (Lucas) 11:1 - 12:59

Y SUCEDIÓ que mientras estaba orando en un lugar, y hubo terminado, uno de sus talmidiym le dijo: “Adonai, enséñanos a orar, así como Yahujanon también enseñó a sus talmidiym.” 2 Y les dijo: “Cuando oréis, decid así: 

Padre Nuestro que estableciste yeshu’ah[10] en los cielos. Alabado sea tu nombre. Venga tu Reino. Hágase tu voluntad en la tierra, como lo es en los cielos. 3 Danos el את pan de cada día. 4 Y perdona nuestras transgresiones, porque nosotros también perdonamos a todos los que han transgredido contra nosotros y no nos conduzcas a la inclinación maligna, mas líbranos de la oscuridad externa.”

5 Y les dijo: “¿Quién de vosotros, teniendo un amigo, va y le dice a media noche: ‘Amigo, préstame tres panes, 6 porque un amigo mío ha venido a mí de camino, y no tengo nada que ofrecerle?’ 7 Y le contestará y dirá: ‘No me perturbes, la puerta está cerrada ya y mis hijos están en cama conmigo; no puedo levantarme y dártelos’. 8 Os digo, que aunque no se levante a darle por ser su amigo, por su insistencia, se levantará y le dará cuantos necesite. 9 Y os digo: pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y os será abierto; 10 porque el que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abre. 11 Y si un hijo le pide pan a uno de vosotros que es padre, ¿le dará una piedra? o si le pide un pescado, en vez de pescado ¿le dará una serpiente? 12 O si le pide un huevo, ¿le ofrecerá un escorpión? 13 Si vosotros pues, siendo malos, sabéis dar buenos regalos a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Ruaj Ha’Qodesh a los que le pidan?”

14 Y estaba echando a un demonio que era mudo. Y aconteció que cuando el demonio salió, el mudo habló, y la gente se asombró. 15 Pero algunos decían: “Echa demonios por Ba’al Zebub, el jefe de los demonios.” 16 Y otros, tentándolo, buscaban una señal del cielo. 17 Mas sabiendo sus pensamientos, les dijo: “Todo reino dividido contra sí mismo es desolado; y una casa dividida contra sí misma, cae. 18 Si Satanás también estuviera dividido contra sí mismo, ¿cómo estaría en pie su reino? Porque decís que echo demonios por Ba’al Zebub. 19 Y si, por Ba’al Zebub, echo demonios, ¿por quién los echan, vuestros hijos? Por tanto, que sean ellos vuestros jueces. 20 Mas si con el dedo de Elohiym echo demonios, no hay duda de que el Reino de Elohiym ha llegado a vosotros. 21 Cuando un hombre fuerte, armado guarda su palacio, sus bienes están en paz. 22 Mas cuando uno más fuerte viene en su contra, y lo vence, toma toda su armadura, en la que confiaba, y reparte su botín. 23 El que no está conmigo, está en mi contra; y el que no recoge conmigo, dispersa. 24 Cuando el ruaj[11] inmundo sale del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo; y al no encontrarlo, dice: ‘Regresaré a mi casa, de la que salí’. 25 Y cuando regresa, la encuentra barrida y arreglada; 26 luego va, y trae otros siete ruajoth[12] más malos que él, y entran y habitan allí, siendo el estado final del hombre peor que el inicial.”

27 Y sucedió que mientras decía estas cosas, una mujer del grupo alzó su voz y le dijo: “Bendito es el vientre que te trajo y los pechos que te amamantaron.” 28 Mas dijo: “Antes, benditos son los que oyen את la Palabra de Elohiym y la guardan.”

29 Y cuando mucha gente se reunió, empezó a decir: “Ésta es una nación malvada, que busca señal; pero no le será dada más señal que la de Yonah el profeta. 30 Porque así como Yonah fue señal para los habitantes de Niyneveh, así también lo será el Hijo de A’dam para esta nación. 31 La reina del Sur se levantará en el juicio con los hombres de esta nación y los condenará; porque ella vino desde los lugares más distantes de la tierra, para escuchar la sabiduría de Shalomah; y mirad, uno más importante que Shalomah está aquí. 32 Los hombres de Niyneveh se levantarán en el juicio con esta nación, y la condenarán porque se arrepintieron con la predicación de Yonah; y mirad, uno más importante que Yonah está aquí. 33 Nadie habiendo encendido una vela, la pone en un lugar secreto, ni debajo de un recipiente, sino en una menoráh,[13] para que los que entren, vean la luz. 34 La luz del cuerpo, es el ojo; por lo tanto, si tu ojo es puro, tu cuerpo entero también está lleno de luz; mas cuando tu ojo es malo, tu cuerpo también está lleno de tinieblas. 35 Presta atención, entonces, que la luz que hay en ti no sea tinieblas. 36 Si todo tu cuerpo está lleno de luz, no teniendo parte alguna en tinieblas, todo será luminoso, así como cuando el resplandor de una vela te ilumina.” 

37 Y mientras hablaba, un parashiy le rogó que cenara con él; y entró y se sentó a cenar. 38 Y cuando el parashiy lo vio, se asombró porque no se había lavado antes de cenar. 39 Y Adonai le dijo: “Ahora, vosotros parashiym limpiáis lo de afuera del vaso y del plato, mas vuestro interior está lleno de rapiña y maldad. 40 ¡Necios! ¿Acaso el que hizo lo de afuera, no hizo también lo de adentro? 41 Mas bien de lo que tenéis, dad dádivas; y mirad, את todo os será limpiado. 42 Mas, ¡Ay de vosotros, parashiym! Porque diezmáis menta y ruda, y toda clase de especias, mas pasáis de largo el juicio y el amor de Elohiym; pues estas cosas era necesario hacer sin dejar de hacer las otras. 43 ¡Ay de vosotros parashiym! porque amáis las sillas prominentes en las sinagogas, y los saludos en las plazas. 44 ¡Ay de vosotros escribas y parashiym hipócritas! porque sois como sepulturas que no se ven, y los hombres que caminan por encima, no las ven.

45 Luego, respondió un docto de la Toráh, y le dijo: “Rabbi,[14] por consiguiente, también nos reprochas.” 46 Y le dijo: “¡Ay de vosotros también doctos de la Toráh! Porque agobiáis a los hombres con cargas dolorosas de llevar, y no tocáis las cargas ni con uno de vuestros dedos. 47 ¡Ay de vosotros! Porque edificáis los sepulcros de los profetas, y vuestros padres los mataron. 48 Ciertamente, dais testimonio que aprobáis los hechos de vuestros padres; porque de verdad ellos los mataron, y vosotros edificáis sus sepulcros. 49 Por lo tanto, también dice la sabiduría de Elohiym: ‘Os enviaré profetas y apóstoles, y a algunos de ellos matarán y perseguirán’; 50 y la sangre de todos los profetas que ha sido derramada desde la fundación del mundo, será demandada a esta nación, 51 desde la sangre de H’avel hasta la sangre de Zakaryahu, quien murió entre el altar y el Templo; de cierto os digo, será demandada a esta nación. 52 ¡Ay de vosotros sabios de la Toráh! Porque habéis quitado la llave del conocimiento: no entrasteis vosotros, y a los que estaban entrando, les impedisteis.” 53 Y mientras les decía estas cosas, los escribas y los parashiym empezaron a instarlo enérgicamente, y a provocarlo para que dijera muchas cosas, 54 acechándolo, y buscando agarrar algo de su boca para acusarlo.       

CAPÍTULO 12

ENTRE tanto, habiéndose reunido una inmensa multitud de gente, tanto así que se empujaban unos a otros,  empezó a decir a sus talmidiym: “Primeramente, guardaos de  la levadura de los parashiym, que es la hipocresía; 2 porque no hay nada oculto que no haya de ser revelado, ni tampoco escondido, que no haya de ser conocido. 3 Por lo tanto, lo que habéis dicho en tinieblas, será oído a la luz; y lo que habéis dicho al oído, en las cámaras, será anunciado sobre los tejados. 4 Y os digo, mis amigos, no temáis a los que matan al cuerpo, y después no pueden hacer más. 5 Mas os advierto a quién את deberéis temer: Temed al que después de haber dado muerte, tiene el poder de echar en el Gey Hin­nom.[15] Si, os digo: ¡Temedle! 6 ¿No son vendidos cinco gorriones por dos pequeñas monedas? y ninguno de ellos es olvidado delante de Elohiym. 7 Mas aún, los cabellos de vuestra cabeza están todos contados; por tanto, no temáis, porque sois de más valor que muchos gorriones. 8 También os digo, que el que me confiese delante de los hombres, así mismo, el Hijo de A’dam le confesará delante de los ángeles de Elohiym; 9 mas el que me niegue delante de los hombres, será negado delante de los ángeles de Elohiym. 10 Y al que profiera palabra en contra del Hijo de A’dam, le será perdonado; pero al que blasfeme en contra del Ruaj Ha’Qodesh no le será perdonado. 11 Y cuando os lleven a las sinagogas, y ante los magistrados y poderosos, no os preocupéis por cómo o qué habéis de responder, o qué habéis de decir; 12 porque el Ruaj Ha’Qodesh os enseñará en esa misma hora lo que habréis de decir.”

13 Y uno del grupo le dijo: “Rabbi, habla con mi hermano, que reparta la herencia conmigo.” 14 Y le dijo: “Hombre, ¿quién me hizo juez o repartidor entre vosotros?” 15 Y les dijo: “Prestad atención, y estad atentos a la codicia, porque la vida de un hombre no consiste en la abundancia de las cosas que posee.” 16 Y les habló una parábola diciendo: “El terreno de un hombre rico produjo en abundancia. 17 Y pensó para sí mismo, diciendo: ‘¿Qué debo hacer porque no tengo suficiente espacio para almacenar mis frutos?’ 18 Y dijo: ‘Esto haré: derribaré mis graneros y edificaré más grandes, y allí almacenaré todos mis frutos y mis bienes.’ 19 Y diré a mi alma: ‘Alma, tienes muchos bienes guardados para muchos años, relájate, come, bebe y se feliz.’ 20 Mas Elohiym le dijo: ‘¡Necio! Esta noche tu alma te será requerida, entonces ¿de quién serán esas cosas, que has guardado?’ 21 Así es el que guarda tesoros para sí, y no es rico para Elohiym.”

22 Y les dijo a sus talmidiym: “Por tanto os digo, no os preocupéis por vuestra vida, que comeréis; tampoco por vuestro cuerpo, que vestiréis. 23 La vida es más que la comida, y el cuerpo es más que el vestido. 24 Considerad los cuervos, que ni siembran, ni siegan, que tampoco tienen ni almacén, ni granero; y Elohiym los alimenta, ¿cuánto más importantes sois que las aves? 25 ¿Y quién de vosotros con afán, puede agregar a su estatura un codo? 26 Pues, si no podéis hacer aún lo que es menos, ¿Por qué afanarse por el resto? 27 Considerad los lirios, como crecen; no labran, ni hilan; y aún os digo, que Shalomah en toda su gloria, no estuvo tan adornado como uno de estos. 28 Si entonces, Elohiym viste así a la hierba, que hoy está en el campo, y mañana es echada al horno, ¿Cuánto más os vestirá a vosotros, Oh hombres de poca fe? 29 Y no busquéis lo que has de comer, o lo que has de beber, ni tampoco seáis de mente dudosa. 30 Porque todas estas cosas, buscan las naciones del mundo; y vuestro Padre sabe que tenéis necesidad de estas cosas.”

31 “Mas buscad את el Reino de Elohiym y todas estas cosas os serán añadidas. 32 No temáis, rebañito, porque es complacencia para el Padre daros את el Reino. 33 Vended lo que tengáis, y dad dádivas; haceos bolsas que no se envejezcan, un tesoro en los cielos que no faltará, donde el ladrón no se acerca, ni la polilla corrompe. 34 Porque donde estuviere vuestro tesoro, allí también estará vuestro corazón. 35 Estén ceñidos vuestros vientres, y vuestras luces encendidas; 36 y vosotros, sed como hombres que esperan cuando su adoniy ha de regresar de las bodas, que cuando llega y toca, le abren de inmediato. 37 Bienaventurados son aquellos siervos, a quienes el adoniy, cuando regrese, halle velando. De cierto os digo, que se ceñirá y hará que se sienten a la mesa, y vendrá y les servirá. 38 Y aunque venga a la segunda vigilia, o venga a la tercera vigilia, y así los halle, bienaventurados son aquellos siervos. 39 Y sabed esto: que si el hombre bueno de la casa hubiera sabido cuándo el ladrón vendría, habría velado y no habría permitido que su casa fuera saqueada. 40 Por tanto, estad vosotros preparados también, porque el Hijo de A’dam viene a una hora que no pensáis.”

41 Entonces Kefa le dijo: “Adonai, ¿Nos dices esta parábola a nosotros, o a todos?” 42 Y Adonai dijo: “¿Quién es pues, ese fiel y sensato mayordomo, a quien su adoniy pondrá a cargo de su casa, para que les dé su porción en su tiempo? 43 Bienaventurado es aquel siervo, que cuando su adoniy llegue, lo encuentra haciendo así. 44 De cierto os digo, que lo pondrá sobre todo lo que posee. 45 Mas si el siervo dijera en su corazón: ‘mi adoniy tarda en venir, puedo empezar a golpear siervos y siervas, y a comer y a beber, y a embriagarme’. 46 El adoniy de ese siervo vendrá en un día que no lo espera, y en una hora que no sabe, y lo apartará, y le dará su porción con los incrédulos. 47 Y ese siervo que sabía la voluntad de su adoniy, y no se preparó, ni hizo de acuerdo a su voluntad, será azotado rigorosamente. 48 Mas el que no sabía, pero cometió cosas dignas de azotes, será azotado con menos rigor. Porque al que mucho le es dado, más le será requerido. Y a quien los hombres le hayan encargado mucho, más se le exigirá.”

49 “He venido a enviar fuego a la tierra; ¿Y qué quiero, si está encendido ya? 50 Pero tengo un bautismo con el cual debo ser bautizado; y cómo me angustio hasta que se cumpla. 51 ¿Pensáis que he venido a la tierra a dar paz? No, os digo, sino división; 52 porque de ahora en adelante, habrá cinco divididos en una casa, tres contra dos, y dos contra tres. 53 El padre estará contra el hijo, y el hijo contra el padre; la madre contra la hija, y la hija contra la madre; la suegra contra la nuera, y la nuera contra la suegra.”

54 Y decía también al pueblo: “Cuando veis una nube levantarse en el occidente, luego decís: lluvia viene; y así es. 55 Y cuando veis el viento del sur soplar, decís: habrá calor; y así sucede. 56 ¡Hipócritas! podéis discernir la faz del cielo y de la tierra; ¿pero cómo es que no discernís este tiempo? 57 Sí; ¿y por qué, aún entre vosotros mismos, no juzgáis lo que es justo?”

58 “Cuando vayas al magistrado con tu adversario, mientras van por el camino, sé diligente y trata de librarte de él; no sea que te lleve ante el juez, y el juez te entregue al alguacil, y el alguacil te ponga en prisión. 59 Te digo que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último céntimo.”

 

[1] Pascua.

[2] Pan sin levadura.

[3] Ofrenda vegetal, de cereal o de alimento.

[4] Día de la Expiación.

[5] Tabernáculos, tiendas o enramadas.

[6] Minjáh: Ofrenda vegetal, de cereal o de alimento.

[7] Tabernáculos, tiendas o enramadas.

[8] Candelabro de siete brazos.

[9] Ofrenda vegetal, de cereal o de alimento.

[10] Salvación.

[11] Espíritu.

[12] Espíritus.

[13] Candelabro de siete brazos.

[14] Maestro.

[15] Ghehennah. El Valle de Hinnom; figurativamente. El lugar del castigo eterno.

  • Jubileos 12

    Y sucedió que en el sexto septenario, en el séptimo año, Avram habló a su padre Teraj diciendo: “¡Padre!” 2 Y él respondió: “Heme aquí, hijo mío”. Y aquél le dijo: “¿Qué ayuda y provecho tienes de esos ídolos que adoras, delante de los cuales haces reverencia? ... 

    LEER MAS 


  • Janok 1-9

    La palabra de la bendición de Janok, como bendijo a los elegidos y a los justos, que debían existir en el tiempo de la angustia, rechazando a todos los injustos e inicuos. Janok, un hombre justo, que con ELOHIYM, respondió y habló, mientras sus ojos estaban abiertos, y vio una visión santa en los cielos. Esto me mostraron los ángeles...

    LEER MAS 


  • Tefillah (Oración) de Azaryahu

    Y caminaron en medio del fuego, alabando a ELOHIYM y bendiciendo a YAHUAH. 2 Entonces Azaryahu se levantó y oró de esta manera y abriendo su boca en medio del fuego dijo:..

    LEER MAS


  • 2 Ezra (Esdras) 2

    Así dice YAHUAH: Saqué a este pueblo de la esclavitud y les di mis mandamientos por medio de los siervos los profetas, a los que no oyeron, sino que despreciaron mis consejos. 2 La madre que los concibió les dice: “Hijos, tomad vuestro camino, porque soy viuda y abandonada; ...

    LEER MAS 


  • Besorah (Evangelio) según Mattityahu (Mateo) 5-7

    Y viendo las multitudes, se fue a lo alto de una montaña, y cuando se hubo sentado sus talmidiym vinieron a él, 2 y abrió su boca y les enseñó, diciendo:
    3 “Bienaventurados son los pobres en ruaj, porque de ellos es el Reino de los Cielos”.
    4 “Bienaventurados son los afligidos, porque serán consolados”.
    5 “Bienaventurados son los humildes, porque recibirán...

     

    LEER MAS


  • Sabiduría de Salomón 14

    De nuevo, uno que se prepara para navegar, y está a punto de atravesar las olas furiosas, clama a un pedazo de madera más podrido que la nave que lo lleva. 2 Porque a la nave, un auténtico deseo de lucro la creó, y el artífice la fabricó con su habilidad; ...

    LEER MAS 


  • Yashar (Jaser) 8 

    Fue la noche que nació Avram, que todos los siervos de Teraj y todos los sabios de Nimrod y sus magos, vinieron comieron y bebieron en la casa de Teraj, y esa noche se regocijaron con él. 2 Y saliendo todos los sabios y magos de la casa de Teraj, alzaron los ojos al cielo aquella noche para mirarlas estrellas, y observaron que una gran estrella venía del oriente y corría en el cielo, y se tragó las cuatro estrellas de los cuatro lados de los cielos...

    LEER MAS


  • 2 Baruk 29-32

    Y Él, respondiendo me dijo: “Lo que aconteciere entonces, sucederá a toda la tierra; por lo tanto, todos los que viven lo experimentarán. 2 Porque en ese tiempo protegeré solo a aquellos que se hallan en esos mismos días en esta tierra. 3 Y sucederá, cuando se cumpla todo lo que debía suceder en esos lugares, que entonces Ha’Mashiaj comenzará a revelarse....

    LEER MAS


  • Hechos de los Apóstoles 29

    Y Pa'al lleno de bendiciones del Mashiaj, y lleno del Ruaj Ha’Qo­desh, salió de Roma, decidido a ir a España, puesto que desde largo tiempo atrás deseaba viajar allá; y planeaba también, ir hasta Gran Bretaña, 2 porque había escuchado en Fenicia, según los profetas, que parte de los hijos de Yashar’el, en el tiempo de la esclavitud en la tierra de Ashshur, habían escapado por mar hacia las islas lejanas, o Gran Bretaña, así llamadas por los romaiym...

    LEER MAS


  • Siraj - Eclesiástico 42-43

    De estas cosas no te avergüences, y no aceptes a persona alguna, que peque de este modo: 2 De la Toráh de El Elyon, y de su pacto; de la sentencia que disculpa a los malvados; 3 de hacer cuentas con tus socios y viajeros; o del regalo de la herencia de amigos; 4 de comprobar la balanza y de sus pesas; o de obtener ganancias grandes o pequeñas; 5 y de la venta desinteresada...

    LEER MAS


  • Toviyahu (Tobías) 1

    Cefer de las palabras de Toviyahu, hijo de Toviy'el, hijo de Ananiy’el, hijo de Ad`u'el, hijo de Gavay'el, de la descendencia de Aca'el, de la tribu de Naftaliy; 2 quien, en el tiempo de Enemessar, rey de Ashshur, fue llevado cautivo de Thisbe, que está a la derecha de esa ciudad, que se llama debidamente Naftaliy en Galiyl, arriba de Asher. 3 Yo, Toviyahu, he caminado todos los días de mi vida por los caminos de la verdad y la justicia, e hice muchos actos de generosidad a mis hermanos, y a mi nación, que vino conmigo a Niyneveh, a la tierra de Ashshur. 4 Y cuando estaba en mi propio país...

    LEER MAS


  • Mishlei - Proverbios 23

    Cuando te sientes a comer את con un gobernante, considera con diligencia את lo que tienes ante ti, 2 y pon un cuchillo a tu garganta, si eres un hombre de gran apetito; 3 no te muestres deseoso de sus manjares, porque son comida engañosa.

     

    4 Trabaja, no para ser rico; cesa de tu propia sabiduría. 5 ¿Pondrás tus ojos en lo que no es? Porque ciertamente las riquezas se hacen alas y como un águila vuelan hacia el cielo.

    LEER MAS


  • Tehilliym - Salmos 151-153

    Yo era el menor entre mis hermanos y un joven en la casa de mi padre. Solía alimentar el rebaño de mi padre y encontré un león y un lobo, los maté y los destrocé. 2 Mis manos hicieron una flauta y mis dedos formaron un arpa. ¿Quién me mostrará a mi Adonai? Él, mi Adonai, se ha convertido en mi Elohiym4 Envió a su ángel y me sacó del rebaño de mi padre y me ungió con el aceite de la unción. 5 Hermanos míos, hermosos y grandes, en ellos Yahuah no tuvo complacencia alguna. 6 Y salí para encontrarme con el pelishtiy...

    LEER MAS


  • Shushanah - Susana

    Un hombre llamado Yahuyaqiym habitaba en Babel, 2 y tomó por mujer, a Shushanah, la hija de Qelkyahu, una mujer muy hermosa que temía a Yahuah. 3 Sus padres también eran justos y enseñaron a su hija de acuerdo con la Toráh de Moshéh. 4 Ahora bien, Yahuyaqiym era un gran hombre rico, y tenía un hermoso jardín al lado de su casa; y a él recurrían los yahudiym, porque era más honorable que todos los demás. 5 El mismo año fueron designados como jueces, dos de los ancianos del pueblo, de aquellos a los que se refirió Yahuah diciendo: “La iniquidad proviene de Babel de jueces ancianos, que se hacen gobernantes del pueblo”. 6 Estos pasaban mucho tiempo en la casa de Yahuyaqiym y todos los que tenían...

    LEER MAS

© 2020 Cepher Publishing Group. All Rights Reserved. Website By Efinitytech