×

Toráh Semanal

Blog: Spanish Weekly Torah Portion

Ajarei Mot

Posted by Cepher Publishing Group on 3/26/2020

28 Marzo, 2020 - 3 Abril, 2020 

5 Aviyv (Niycan) - 11 Aviyv (Niycan)
 
PARASHÁ: Vayiqra (Levítico) 16:1 - 18:30

DESPUÉS de la muerte de los dos hijos de Aharón, cuando trajeron ofrenda delante de Yahuah y murieron, Yahuah habló a Moshéh. 2 Y dijo Yahuah a ‘El-Moshéh: “Dile a tu hermano ‘El-Aharón, que no venga en todo momento al lugar qadosh que está detrás del velo, delante de la silla de la misericordia, que está sobre el Arca; para que no muera. Porque apareceré en la nube sobre la silla de la misericordia. 3 De este modo entrará Aharón en el lugar qadosh: Con un becerro para la ofrenda por el pecado y un carnero para la ofrenda de humo ascendente. 4 Vestirá la túnica qadosh de lino y tendrá calzoncillos de lino sobre su cuerpo. Se ceñirá con el cinto de lino y con el turbante de lino se ataviará. Estas son vestiduras sagradas; por tanto, lavará את su cuerpo con agua, y entonces las vestirá. 5 Tomará de la asamblea de los hijos de Yashar’el, dos machos cabríos para la expiación y un carnero para la ofrenda de humo ascendente. 6 Y Aharón presentará por él, את el becerro de la ofrenda por su pecado, y hará expiación por sí mismo y por su casa. 7 Después tomará את los dos machos cabríos y los presentará delante de Yahuah a la puerta del Tabernáculo de la asamblea. 8 Aharón echará suertes sobre los dos machos cabríos. Una suerte para Yahuah y la otra para Aza’zel.[1] 9 Aharón hará traer את el macho cabrío sobre el cual cayó la suerte de Yahuah, y lo ofrecerá como ofrenda por el pecado. 10 Pero el macho cabrío, sobre el cual cayó la suerte para Aza'zel, se presentará vivo delante de Yah­uah, para hacer expiación con él y dejarlo ir al desierto para Aza’zel. 11 Entonces Aharón traerá את el becerro de la ofrenda por su pecado, y hará expiación por sí mismo y por su casa. Y degollará את el becerro de la ofrenda por su pecado, 12 y después tomará el incensario lleno de brasas de fuego del altar delante de Yahuah, y con sus manos llenas de incienso aromático molido, lo pondrá detrás del velo. 13 Pondrá את el incienso sobre el fuego delante de Yahuah, para que la nube del incienso cubra את la silla de la misericordia que está sobre el testimonio, para que no muera. 14 Luego tomará la sangre del becerro y la rociará con su dedo sobre el trono de la misericordia, hacia el este. Rociará la sangre con su dedo siete veces delante del trono de la misericordia.

15 Entonces degollará את el macho cabrío de la ofrenda por el pecado del pueblo, y llevará את su sangre detrás del velo, adentro; y hará con את esa sangre como lo hizo con la sangre del becerro. La rociará sobre la silla de la misericordia y delante de la silla de la misericordia; 16 hará expiación por el lugar qadosh a causa de la impureza de los hijos de Yashar'el, y por las transgresiones de todos sus pecados. Así lo hará por el Tabernáculo de la asamblea, que permanece entre ellos en medio de su impureza. 17 Nadie estará en el Tabernáculo de la asamblea cuando él entrare para hacer expiación en el lugar qadosh, hasta que saliere y haya hecho expiación por sí mismo, por su casa y por toda la asamblea de Yashar'el. 18 Saldrá al altar que está delante de Yahuah y hará expiación por él. Tomará de la sangre del becerro y de la sangre del macho cabrío y la pondrá sobre los cuernos del altar en derredor. 19 Rociará la sangre sobre él, con su dedo siete veces y lo purificará. Lo santificará de la impureza de los hijos de Yashar’el.

20 Cuando él hubiere terminado de hacer expiación por את el lugar qadosh, את el Tabernáculo de la asamblea y את el altar, traerá את el macho cabrío vivo. 21 Y Aharón את pondrá sus manos sobre la cabeza del macho cabrío vivo, confesará sobre él את todas las iniquidades de los hijos de Yashar'el y את todas las transgresiones de todos sus pecados, poniéndolos así sobre la cabeza del macho cabrío, y lo enviarán lejos al desierto, por la mano de un hombre dispuesto para esto. 22 El macho cabrío llevará sobre sí את todas las iniquidades de ellos, a una tierra no habitada; y él soltará את al macho cabrío en el desierto. 23 Aharón entrará en el Tabernáculo de la asamblea y se quitará את las vestiduras de lino que se puso cuando entró al lugar qadosh y las dejará allí. 24 Lavará את su cuerpo con agua en el lugar qadosh, se pondrá את sus vestiduras, saldrá, y ofrecerá את su ofrenda de humo ascendente y את la ofrenda de humo ascendente del pueblo. Hará expiación por sí mismo y por el pueblo. 25 את La grosura de la ofrenda por el pecado, la quemará sobre el altar. 26 Aquel que soltó את el macho cabrío para Aza’zel, lavará sus ropas y lavará את su cuerpo en agua, y después entrará en el campamento. 27 את El becerro y את el macho cabrío de la ofrenda por el pecado, את cuya sangre fue traída para hacer expiación en el lugar qadosh, serán llevados fuera del campamento; y quemarán en el fuego את sus pieles, את su carne y את su estiércol.  28 Y el que los quema, lavará sus vestidos, lavará את su cuerpo con agua y después entrará en el campamento.

29 Será para vosotros estatuto perpetuo: En el séptimo mes, en el décimo día del mes, afligiréis את vuestras almas y no haréis ninguna obra, ni el natural, ni el extranjero que mora entre vosotros; 30 porque en ese día el sacerdote hará expiación por vosotros, para purificaros, para que seáis limpios de todos vuestros pecados delante de Yahuah. 31 Será un Shabbath de reposo para vosotros, y afligiréis את vuestras almas, por estatuto para siempre. 32 Y el sacerdote, que fuere ungido y que fuere consagrado את para ministrar en el sacerdocio en lugar de su padre, hará la expiación, y vestirá את las vestiduras de lino, las vestiduras sagradas. 33 Él hará expiación por את el Santuario qadosh, hará expiación por את el Tabernáculo de la asamblea y por את el altar.  Hará expiación por los sacerdotes y por todo el pueblo de la asamblea. 

34 Esto será para vosotros estatuto perpetuo, para hacer expiación por los hijos de Yashar’el, por todos sus pecados una vez al año.” Y él hizo conforme lo que Yahuah había ordenado a את Moshéh.

CAPÍTULO 17

HABLÓ Yahuah a Moshéh, dicien­do: 2 “Habla a ‘El-Aharón, a sus hijos, y a todos los hijos de Yashar’el, y diles: Esto es lo que Yahuah ha ordenado, diciendo: 3 Cualquier varón de la casa de Yashar'el, que degollare un toro, o un cordero, o una cabra, en el campamento, o que lo degollare fuera del campamento, 4 y no lo llevare a la puerta del Tabernáculo de la asamblea, para ofrecerlo como ofrenda a Yahuah ante el Tabernáculo de Yahuah, al tal hombre se le imputará la sangre; derramó sangre y será cortado de entre su pueblo. 5 Esto, con el fin de que los hijos de Yashar'el traigan sus sacrificios que ofrecen את en el campo; es decir, que ellos puedan traerlos delante de Yahuah al sacerdote, para presentarlos como ofrendas de paz a Yahuah. 6 El sacerdote rociará את la sangre sobre el altar de Yahuah a la puerta del Tabernáculo de la asamblea, y hará arder la grosura como incienso aromá­tico delante de Yahuah. 7 Y nunca más ofrecerán את sus sacrificios a los demonios, tras los cuales se han prostituido. Este será un estatuto perpetuo para ellos a través de sus generaciones.”

8 Y les dirás: “Quienquiera que sea el hombre de la casa de Yashar'el o de los extranjeros que habitaren entre vosotros que presentare una ofrenda de humo ascendente o sacrificio, 9 y no lo llevare a la entrada del Tabernáculo de la asamblea para ofrecerlo a Yahuah, tal hombre será cortado de entre su pueblo.

10 Cualquier varón de la casa de Yashar’el, o de los extranjeros que habitaren entre vosotros, que comiere sangre, Yo pondré mi rostro contra esa persona que comiere את sangre, y lo cortaré de entre su pueblo. 11 Porque el alma de la carne está en la sangre. Él y yo os la hemos dado sobre el altar para hacer expiación por vuestras almas, porque es la sangre del sacrificio la que hace expiación en el alma.[2] 12 Por eso dije a los hijos de Yashar’el: ‘Ninguno de vosotros comerá sangre, ni ningún extranjero que habitare entre vosotros, comerá sangre. 13 Y cualquier varón de los hijos de Yashar’el o de los extranjeros que habitaren entre vosotros, que cazare animal o ave que pueda comerse, derramará את su sangre y la cubrirá con tierra; 14 porque esta es la vida de toda carne, su sangre. Su sangre es para su vida. Por eso dije a los hijos de Yashar'el: De ninguna manera comeréis sangre; porque la vida de toda carne es su sangre. El que la comiere será cortado. 15 Cualquier persona, sea natural o extranjero, que comiere animal muerto o despedazado, lavará sus vestidos, se bañará con agua y será impuro hasta el atardecer; entonces será limpio. 16 Mas si él no los lavare, ni bañare su cuerpo; entonces cargará su iniquidad.”

CAPÍTULO 18

HABLÓ Yahuah a Moshéh, dicien­do: 2 “Habla a los hijos de Yashar’el, y diles: Yo soy Yahuah Elohaykem. 3 No haréis conforme a las obras de la tierra de Mitsrayim, donde habitasteis. No haréis conforme a las obras de la tierra de Kena’an, a donde Yo os traigo; ni andaréis en sus ordenanzas. 4 Pondréis por obra את mis decretos, y guardaréis את mis ordenanzas para caminar en ellas. Yo soy Yahuah Elohaykem. 5 Por tanto, guardaréis את mis estatutos y את mis decretos, por los cuales el hombre que los hiciere, vivirá por ellos. Yo soy Yahuah.

6 Ninguno de vosotros se acercará a alguno de sus parientes para descubrir su desnudez. Yo soy Yahuah. 7 La desnudez de tu padre, o la desnudez de tu madre, no la descubrirás. Es tu madre. No descubrirás su desnudez. 8 La desnudez de la mujer de tu padre, no la descubrirás; es la desnudez de tu padre. 9 La desnudez de tu hermana, de la hija de tu padre o de la hija de tu madre, ya sea nacida en casa o nacida fuera de casa, su desnudez no descubrirás. 10 La desnudez de la hija de tu hijo, o de la hija de tu hija, su desnudez no descubrirás; porque es tu propia desnudez. 11 La desnudez de la hija de la mujer de tu padre, engendrada de tu padre, tu hermana es. No descubrirás su desnudez. 12 La desnudez de la hermana de tu padre no descubrirás; es pariente de tu padre. 13 No descubrirás la desnudez de la hermana de tu madre, porque ella es pariente de tu madre. 14 No descubrirás la desnudez del hermano de tu padre, no te acercarás a su mujer. Ella es tu tía. 15 No descubrirás la desnudez de tu nuera, ella es la mujer de tu hijo; no descubrirás su desnudez. 16 La desnudez de la mujer de tu hermano no descubrirás; es la desnudez de tu hermano. 17 No descubrirás את la desnudez de una mujer y את su hija, ni tomarás a la hija de su hijo ni a la hija de su hija para descubrir su desnudez; porque son sus parientes cercanos. Es maldad. 18 Tampoco tomarás mujer juntamente con su hermana, para irritarla, para descubrir su desnudez al lado de la otra, mientras ella viviere. 19 Tampoco te allegarás a mujer para descubrir su desnudez, cuando estuviere apartada por su impureza. 20 Además, no debes acostarte carnalmente con la mujer de tu prójimo, para contaminarte con ella. 21 No permitirás que ningún descendiente tuyo sea ofrecido a Molej, ni profanarás את el nombre de tu Elo­hiym. Yo soy Yahuah. 22 No te echarás את con varón como con mujer; es abominación.
23 Tampoco te ayuntarás con ningún animal para profanarte con él. Ninguna mujer se pondrá delante de un animal para ayuntarse con él. Es perversión. 24 No os contaminaréis con ninguna de estas cosas; porque con todas estas cosas se han contaminado las naciones que expulsé de delante de vosotros, 25 y la tierra está contaminada. Por esto visité su maldad, y la propia tierra vomitó את sus moradores. 26 Vosotros por tanto, guardaréis את mis estatutos y את mis decretos. No cometeréis ninguna de estas abominaciones; ni el natural, ni el extranjero que habitare entre vosotros. 27 (Porque los moradores de la tierra que estaban antes que vosotros, han cometido את todas estas abominaciones y la tierra está contaminada); 28 no sea que la tierra os expulse también, cuando la contaminéis, ya que expulsó a את las naciones que estaban antes de vosotros. 29 Porque cualquiera que cometiere alguna de estas abominaciones, será cortado de entre su pueblo. 30 Por tanto, guardaréis את mi ordenanza, no cometeréis ninguna de estas abominables costumbres, que fueron practicadas antes de vosotros, para que no os contaminéis con ellas. Yo soy Yahuah Elohay­kem.”

HAFTORÁH: Yejezq'el (Ezequiel) 22:1-19

LA PALABRA de Yahuah vino a mí, diciendo: 2 “Ahora, hijo de A’dam, ¿juzgarás, juzgarás את la ciudad sangrienta? Sí, le mostra­rás את todas sus abominaciones. 3 Entonces dile: Así dice Adonai Yahuah: La ciudad derrama sangre en medio de ella para que llegue su tiempo, y hace ídolos contra sí misma para profanarse. 4 Has venido a ser culpable por la sangre que has derramado; y te has contaminado con tus ídolos que hiciste; y has hecho que tus días se acerquen y has llegado al término de tus años; por eso te he hecho un oprobio para los paganos y objeto de burla para todas las naciones. 5 Los que están cerca y los que están lejos de ti, se burlarán de ti, lo que es infame y muy molesto. 6 He aquí, los príncipes de Yashar’el, todos estaban en ti con su poder para derramar sangre. 7 En ti han sido despreciados el padre y la madre; en medio de ti han tratado con violencia al extranjero; en ti han oprimido al huérfano y a la viuda. 8 Has despreciado mis cosas qadosh, y has profanado את mis Sha-bbaths. 9 En ti hay hombres calumniadores para derramar sangre, y en ti ellos comen en los lugares altos de las montañas; en medio de ti cometen perversidades. 10 En ti han descubierto la desnudez de sus padres; en ti han violentado a la que estaba apartada por su menstruación. 11 Uno ha cometido abominación את con la mujer de su vecino; y את otro ha contaminado a su nuera; y את otro en ti ha humillado a su hermana, la hija de su padre. 12 En ti ellos han tomado soborno para derramar sangre; has tomado usura e intereses y por extorsión, con avidez has obtenido ganancia de tus vecinos y me has olvidado,” dice Adonai Yahuah.

13 Mirad, por tanto he golpeado con mi mano, la ganancia deshonesta que has hecho, y tu derramamiento de sangre que ha habido en medio de ti. 14 ¿Puede tu corazón aguantar, o pueden tus manos ser fuertes, en los días que trataré contigo? Yo Yahuah lo he hablado y lo haré. 15 Y te esparciré entre los paganos y te dispersaré en las naciones, y consumiré de ti tu inmundicia, 16 y tomarás tu heredad en ti misma, a la vista de los paganos, y sabrás que Yo soy Yahuah.”

17 Vino a mí la palabra de Yahuah, diciendo: 18 “Hijo de A'dam, la casa de Ya-shar'el es para mí escoria. Todos ellos son bronce y estaño; y hierro y plomo, en medio del horno. Son la escoria de la plata. 19 Por eso, así dice Adonai Yahuah: Porque todos vosotros os convertís en escoria, he aquí, por tanto, os reuniré en medio de Yerushaláyim.

BESORÁH: Yojanon (Juan) 7:1-52

LUEGO de estas cosas, Yahusha andaba en Galiyl; porque no deseaba estar en la tierra de Yahud,[3] pues los yahudiym buscaban matarlo. 2 Ahora bien, estaba próxima la Fiesta de Yahuah, la de Cukkoth,[4] la cual los yahudiym observaban. 3 Sus hermanos por tanto, le dijeron: “Parte de aquí y ve hacia la tierra de Yahud, para que tus talmidiym también vean las obras que haces. 4 Porque no hay ninguno que buscando ser reconocido públicamente, haga cosas en secreto. Si tú haces estas obras, pues muéstrate al mundo.” 5 Porque ni siquiera sus hermanos creían en él. 6 Entonces, Yahusha les dijo: “Mi tiempo aún no ha llegado, mas vuestro tiempo siempre está presto. 7 El mundo no os aborrece, mas a mi me aborrece porque doy testimonio de que sus obras son malas. 8 Subid vosotros a esta Fiesta; yo no subo todavía a esta Fiesta, porque mi tiempo aun no ha llegado”; 9 habiéndoles dicho estas palabras, se quedó aún en Galiyl.

10 Mas cuando sus hermanos ya habían subido, entonces él también subió a la Fiesta; no abiertamente, sino como en secreto. 11 Luego, los yahudiym lo buscaron en la Fiesta y dijeron: “¿Dónde está él?” 12 Y había gran murmullo entre el pueblo acerca de él; porque algunos decían: “Es un buen hombre;” otros decían: “No, sino que engaña al pueblo.” 13 Sin embargo, ninguno hablaba de él abiertamente por temor a los yahudiym.

14 Ahora bien, a la mitad de la Fiesta, Yahusha subió al Templo y enseñó. 15 Y los yahudiym asombrados, decían: “¿Cómo sabe este hombre las Escrituras, si nunca aprendió?” 16 Yahusha les respondió y dijo: “Mi doctrina no es mía, sino del que me envió. 17 Si alguno desea cumplir su voluntad, sabrá si la doctrina es de Elohiym, o si hablo por mí mismo. 18 Aquel que habla por sí mismo busca su propia gloria, pero el que busca la gloria del que lo envió, este es verdadero y no hay injusticia en él. 19 ¿Acaso Moshéh no os dio la Ley, y aún así, ninguno de vosotros guarda la Ley? ¿Por qué buscáis matarme?” 20 La gente respondió y dijo: “Tienes un demonio, ¿quién busca matarte?” 21 Yahusha respondió y les dijo: “He hecho una obra y todos vosotros os asombráis. 22 Sin embargo Moshéh, os dio la circuncisión (no porque sea de Moshéh, sino de los padres) y vosotros, en Shabbath circuncidáis al varón. 23 Si un hombre recibe la circuncisión en el Shabbath, para que la Ley de Moshéh no sea quebrantada, ¿os enojáis conmigo porque he sanado a un hombre en el Shabbath? 24 No juzguéis según la apariencia, mas haced juicios justos.” 25 Entonces algunos de los de Yerushalayim decían: “¿No es este al que buscan para matarlo? 26 He aquí, habla abiertamente y no le dicen nada. ¿Saben acaso los líderes que este, es por cierto el mismo Mashiaj? 27 Sin embargo, este hombre, sabemos de donde es; pero cuando Mashiaj venga, nadie sabrá de donde es.” 28 Entonces Yahusha clamó en el Templo mientras enseñaba: “Vosotros sabéis quien soy y de donde vengo; pero yo no vengo por mi mismo, sino por el que me envió, que es verdadero, al cual no conocéis. 29 Mas yo lo conozco, porque vengo de Él y Él me ha enviado.” 30 Entonces, trataron de apresarlo, mas nadie le puso las manos encima porque su hora no había llegado aún. 31 Y muchas personas creyeron en él y decían: “Cuando Mashiaj venga, ¿hará más obras de las que ha hecho este hombre?”

32 Los parashiym oyeron que la gente murmuraba estas cosas respecto de él, y los parashiym y los sumos sacerdotes enviaron siervos a apresarlo. 33 Entonces, Yahusha les dijo: “Por un corto tiempo más estaré con vosotros y luego iré al que me envió. 34 Me buscareis mas no me hallaréis; y donde yo estaré, allí no podéis venir.” 35 Entonces, los yahudiym decían entre ellos: “¿A dónde se irá, que no lo podremos encontrar? ¿Irá a los dispersados entre las otras naciones y enseñará a las otras naciones? 36 ¿Qué clase de expresión es esta: ‘me buscarán y no me encontrarán; y a donde voy no pueden venir?’” 37 En el último día, ese gran día de la Fiesta, Yahusha se puso de pie y clamó diciendo: “Si alguno tiene sed, que venga a mí y beba. 38 El que cree en mí, como la Escritura ha dicho, de su interior fluirán ríos de agua viva.” 39 (Mas esto lo dijo acerca del Ruaj, el cual recibirían los que creyeran en él; porque el Ruaj Ha’Qodesh no había sido dado todavía, pues Yahusha no había sido aun glorificado).

40 Por tanto, mucha de la gente al oír esto decía: “Verdaderamente, este es el Profeta.” 41 Otros decían: “este es Ha’Ma­shiaj.” Pero otros decían: “¿Acaso el Mashiaj saldrá del Galiyl? 42 ¿No dice la Escritura que Mashiaj viene de la simiente de David y del pueblo de Beyt Lejem de donde era David?” 43 De manera que había división entre la gente por su causa. 44 Y algunos deseaban apresarlo, pero nadie puso las manos sobre él.

45 Entonces, fueron los guardias ante los sumos sacerdotes y los parashiym, y estos les dijeron: “¿Por qué no lo habéis traído?” 46 Los guardias respondieron: “Nunca un hombre ha hablado como este hombre.” 47 Entonces los parashiym les respondieron: “¿También vosotros estáis engañados? 48 ¿Ha creído en él alguno de los líderes o de los parashiym? 49 Esta gente que no conoce la Ley es maldita.” 50 Niqodiymon les dijo (el que fue a Yahusha de noche, que era uno de ellos): 51 “¿Juzga nuestra Ley a un hombre antes de oírlo o de saber qué hace?” 52 Respondieron y le dijeron: “¿Eres también de Galiyl? Investiga y mira, que de Galiyl no ha salido profeta.”

 

[1] Janok (Enoc) 8:1; 9:5; 10:6, 12; 13:1; 54:5; 55:4; 69:2.

[2] Yovheliym (Jubileos) 21:18; Daniy’el (Daniel) 9:24; Romaiym (Romanos) 3:25; 5:9, 11.

[3] La tierra o región de Judea.

[4] Tabernáculos.

  • Jubileos 12

    Y sucedió que en el sexto septenario, en el séptimo año, Avram habló a su padre Teraj diciendo: “¡Padre!” 2 Y él respondió: “Heme aquí, hijo mío”. Y aquél le dijo: “¿Qué ayuda y provecho tienes de esos ídolos que adoras, delante de los cuales haces reverencia? ... 

    LEER MAS 


  • Janok 1-9

    La palabra de la bendición de Janok, como bendijo a los elegidos y a los justos, que debían existir en el tiempo de la angustia, rechazando a todos los injustos e inicuos. Janok, un hombre justo, que con ELOHIYM, respondió y habló, mientras sus ojos estaban abiertos, y vio una visión santa en los cielos. Esto me mostraron los ángeles...

    LEER MAS 


  • Tefillah (Oración) de Azaryahu

    Y caminaron en medio del fuego, alabando a ELOHIYM y bendiciendo a YAHUAH. 2 Entonces Azaryahu se levantó y oró de esta manera y abriendo su boca en medio del fuego dijo:..

    LEER MAS


  • 2 Ezra (Esdras) 2

    Así dice YAHUAH: Saqué a este pueblo de la esclavitud y les di mis mandamientos por medio de los siervos los profetas, a los que no oyeron, sino que despreciaron mis consejos. 2 La madre que los concibió les dice: “Hijos, tomad vuestro camino, porque soy viuda y abandonada; ...

    LEER MAS 


  • Besorah (Evangelio) según Mattityahu (Mateo) 5-7

    Y viendo las multitudes, se fue a lo alto de una montaña, y cuando se hubo sentado sus talmidiym vinieron a él, 2 y abrió su boca y les enseñó, diciendo:
    3 “Bienaventurados son los pobres en ruaj, porque de ellos es el Reino de los Cielos”.
    4 “Bienaventurados son los afligidos, porque serán consolados”.
    5 “Bienaventurados son los humildes, porque recibirán...

     

    LEER MAS


  • Sabiduría de Salomón 14

    De nuevo, uno que se prepara para navegar, y está a punto de atravesar las olas furiosas, clama a un pedazo de madera más podrido que la nave que lo lleva. 2 Porque a la nave, un auténtico deseo de lucro la creó, y el artífice la fabricó con su habilidad; ...

    LEER MAS 


  • Yashar (Jaser) 8 

    Fue la noche que nació Avram, que todos los siervos de Teraj y todos los sabios de Nimrod y sus magos, vinieron comieron y bebieron en la casa de Teraj, y esa noche se regocijaron con él. 2 Y saliendo todos los sabios y magos de la casa de Teraj, alzaron los ojos al cielo aquella noche para mirarlas estrellas, y observaron que una gran estrella venía del oriente y corría en el cielo, y se tragó las cuatro estrellas de los cuatro lados de los cielos...

    LEER MAS


  • 2 Baruk 29-32

    Y Él, respondiendo me dijo: “Lo que aconteciere entonces, sucederá a toda la tierra; por lo tanto, todos los que viven lo experimentarán. 2 Porque en ese tiempo protegeré solo a aquellos que se hallan en esos mismos días en esta tierra. 3 Y sucederá, cuando se cumpla todo lo que debía suceder en esos lugares, que entonces Ha’Mashiaj comenzará a revelarse....

    LEER MAS


  • Hechos de los Apóstoles 29

    Y Pa'al lleno de bendiciones del Mashiaj, y lleno del Ruaj Ha’Qo­desh, salió de Roma, decidido a ir a España, puesto que desde largo tiempo atrás deseaba viajar allá; y planeaba también, ir hasta Gran Bretaña, 2 porque había escuchado en Fenicia, según los profetas, que parte de los hijos de Yashar’el, en el tiempo de la esclavitud en la tierra de Ashshur, habían escapado por mar hacia las islas lejanas, o Gran Bretaña, así llamadas por los romaiym...

    LEER MAS


  • Siraj - Eclesiástico 42-43

    De estas cosas no te avergüences, y no aceptes a persona alguna, que peque de este modo: 2 De la Toráh de El Elyon, y de su pacto; de la sentencia que disculpa a los malvados; 3 de hacer cuentas con tus socios y viajeros; o del regalo de la herencia de amigos; 4 de comprobar la balanza y de sus pesas; o de obtener ganancias grandes o pequeñas; 5 y de la venta desinteresada...

    LEER MAS


  • Toviyahu (Tobías) 1

    Cefer de las palabras de Toviyahu, hijo de Toviy'el, hijo de Ananiy’el, hijo de Ad`u'el, hijo de Gavay'el, de la descendencia de Aca'el, de la tribu de Naftaliy; 2 quien, en el tiempo de Enemessar, rey de Ashshur, fue llevado cautivo de Thisbe, que está a la derecha de esa ciudad, que se llama debidamente Naftaliy en Galiyl, arriba de Asher. 3 Yo, Toviyahu, he caminado todos los días de mi vida por los caminos de la verdad y la justicia, e hice muchos actos de generosidad a mis hermanos, y a mi nación, que vino conmigo a Niyneveh, a la tierra de Ashshur. 4 Y cuando estaba en mi propio país...

    LEER MAS


  • Mishlei - Proverbios 23

    Cuando te sientes a comer את con un gobernante, considera con diligencia את lo que tienes ante ti, 2 y pon un cuchillo a tu garganta, si eres un hombre de gran apetito; 3 no te muestres deseoso de sus manjares, porque son comida engañosa.

     

    4 Trabaja, no para ser rico; cesa de tu propia sabiduría. 5 ¿Pondrás tus ojos en lo que no es? Porque ciertamente las riquezas se hacen alas y como un águila vuelan hacia el cielo.

    LEER MAS


  • Tehilliym - Salmos 151-153

    Yo era el menor entre mis hermanos y un joven en la casa de mi padre. Solía alimentar el rebaño de mi padre y encontré un león y un lobo, los maté y los destrocé. 2 Mis manos hicieron una flauta y mis dedos formaron un arpa. ¿Quién me mostrará a mi Adonai? Él, mi Adonai, se ha convertido en mi Elohiym4 Envió a su ángel y me sacó del rebaño de mi padre y me ungió con el aceite de la unción. 5 Hermanos míos, hermosos y grandes, en ellos Yahuah no tuvo complacencia alguna. 6 Y salí para encontrarme con el pelishtiy...

    LEER MAS


  • Shushanah - Susana

    Un hombre llamado Yahuyaqiym habitaba en Babel, 2 y tomó por mujer, a Shushanah, la hija de Qelkyahu, una mujer muy hermosa que temía a Yahuah. 3 Sus padres también eran justos y enseñaron a su hija de acuerdo con la Toráh de Moshéh. 4 Ahora bien, Yahuyaqiym era un gran hombre rico, y tenía un hermoso jardín al lado de su casa; y a él recurrían los yahudiym, porque era más honorable que todos los demás. 5 El mismo año fueron designados como jueces, dos de los ancianos del pueblo, de aquellos a los que se refirió Yahuah diciendo: “La iniquidad proviene de Babel de jueces ancianos, que se hacen gobernantes del pueblo”. 6 Estos pasaban mucho tiempo en la casa de Yahuyaqiym y todos los que tenían...

    LEER MAS

© 2020 Cepher Publishing Group. All Rights Reserved. Website By Efinitytech